Géneros | Narrativa | Poesía | Ensayo | Teatro | Autores | Textos | Contextos | Glosario | Pruebas | Ayuda

Ángeles Mastretta

(1949)

 

Ángeles Mastretta nació en Puebla (México) el 9 de octubre de 1949, en el seno de una familia acomodada. Siguió estudios de primaria y secundaria en su ciudad natal, y en 1971, tras la muerte de su padre, el periodista Carlos Mastretta, se trasladó a la ciudad de México. Cursó periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México, a la vez que comienza su colaboración en periódicos (Excelsior, Unomásuno...), pero su verdadero inicio en el periodismo fue a través de su columna “Del absurdo cotidiano” en el periódico Ovaciones.

Un momento decisivo en su arranque como escritora, nos dice Carlos Coria, fue en 1974, cuando le otorgaron “una beca del Centro Mexicano de Escritores para participar en un taller literario al lado de escritores como Juan Rulfo y Salvador Elizondo.”*

En 1975 publica un libro de poemas, La pajarita pinta, pero su vocación como escritora se dirigía a la narración y el ensayo, que le permitía articular mejor su preocupación social, que en la década de los ochenta y noventa se proyecta como preocupación feminista.

Ángeles Mastretta publica su primera novela, Arráncame la vida, en 1985. Galardonada con el premio Mazatlán, Arráncame la vida obtuvo un rápido éxito editorial nacional e internacional (con traducciones al inglés, italiano, alemán, francés...). Arráncame la vida, además de mostrar dominio del arte narrativo, aportaba dos innovaciones con respecto a la literatura iberoamericana de los años sesenta y setenta: está escrita en un estilo fluido, directo, natural, y muestra personajes femeninos que toman conciencia de su posición marginal en las estructuras de poder político, económico y social; toda la novela está escrita desde esa periferia, o mejor dicho, desde el mundo de esa periferia que ocupaban las mujeres y ante el cual se rebelan.

Ángeles Mastretta encuentra su propia voz en esta primera novela, tanto en lo referente a un estilo literario personal como a la forma que le permitía articular de un modo más eficaz su pensamiento. Ante la pregunta en una entrevista de qué es lo más importante para ella cuando narra, responde:

“Yo sí creo (no sé si en "la" literatura, pero al menos sí en mi compromiso con la literatura) en el valor de contar una historia. Eso es lo que quiero hacer. Yo sí quiero, y me propongo, contar una historia que se resuelva allí mismo, y que esa historia sea como un barquito que lleva al lector de un lado al otro. La otra parte de ese compromiso, que ha pasado de compromiso a obsesión, es que esté bien escrito. Tengo un encanto con las palabras. Me preocupa cómo suenan, que no haya rimas involuntarias... Eso me importa mucho.”**

Sus próximas novelas reafirman su arte narrativo: Mujeres de ojos grandes (1990), Mal de amores (1996, primera vez que se otorgó el premio Rómulo Gallegos a una mujer), Ninguna eternidad como la mía (1999). Ha publicado igualmente un libro de cuentos Maridos (2007), así como dos libros de ensayos: Puerto libre (1993) y El mundo iluminado (1998). Para más información, véase el estudio de Carlos Coria, “Ángeles Mastretta: la mujer y su obra”.

En la antología de esta introducción a la literatura incluimos un ensayo, “La mujer es un misterio” (1993), que ejemplifica bien una faceta del pensamiento de Ángeles Mastretta.

(Gómez-Martínez)

_________________

* Calos Coria, “Ángeles Mastretta: la mujer y su obra” en Proyecto Ensayo Hispánico.
**Leonado Tarifeño, “En las mujeres hay algo especial”, entrevista a Ángeles Mastretta.

Proyecto Ensayo Hispánico