Géneros | Narrativa | Poesía | Ensayo | Teatro | Autores | Textos | Contextos | Glosario | Pruebas | Ayuda

Emilia Pardo Bazán

(1851-1921)

 

Emilia Pardo Bazán nace en la Coruña, España, el 16 de septiembre de 1851, en el seno de una familia acomodada, y muere en Madrid el 12 de mayo de 1921. Se casa en 1868, en 1869 su padre es elegido diputado y toda la familia se traslada a Madrid, pero en 1870, por razones políticas, tiene que salir de España y reside primero en Francia y luego en 1872 en Austria. Son años formativos de mucha lectura y en los que viaja también por Italia e Inglaterra, perfeccionando sus conocimientos de inglés y alemán.

Aunque sus padres se preocuparon por su educación, desde niña tuvo acceso a los libros, y asistió en Madrid a un colegio francés, las tradiciones de la época limitaban la instrucción formal de la mujer. Pardo Bazán tiene una formación autodidacta. Desde muy temprano tomó conciencia de la situación de postergación en que se mantenía a la mujer:

“Apenas pueden los hombres formarse idea de lo difícil que es para una mujer adquirir cultura autodidáctica y llenar los claros de su educación. Los varones desde que pueden andar y hablar, concurren a las escuelas de instrucción primaria; luego, al Instituto, a la Academia, a la Universidad, sin darse punto de reposo […]. Todo ventajas, y para la mujer, obstáculos todos” (Apuntes autobiográficos).

Ella misma sufrió los prejuicios de su época cuando, por ser mujer, se le negó la entrada en la Academia Española. Pardo Bazán fue una escritora muy precoz; escribió sus primeros versos a los ocho años y a los quince, en 1866 publicó su primer cuento. Es una autora prolífica y polifacética, pues escribió poesía, teatro, ensayo, libros de viajes, cuentos y novelas, además de ser aficionada a la pintura. También destacan sus ensayos sobre teoría literaria (La cuestión palpitante, 1882), en los que trata la integración de los movimientos filosóficos de su momento en la creación artística. Entre sus numerosas novelas sobresalen dos, Los pazos de Ulloa (1886) y La madre naturaleza (1887). Ambas novelas tienen lugar en su tierra nativa, Galicia, y representan uno de los mejores ejemplos del naturalismo en la literatura española, y en ellas prevalece un fondo determinista, que se acentúa todavía más en novelas posteriores como Insolación (1889). Estas obras tuvieron gran repercusión y se tradujeron rápidamente a los principales idiomas europeos.

Con todo lo importante de su obra ensayística y del impacto de sus novelas, Emilia Pardo Bazán destaca en las letras españolas por el número y calidad de sus cuentos, publicados originalmente en periódicos y revistas españolas y americanas (los críticos han recogido ya más de 600 cuentos suyos).

El revólver, uno de sus cuentos más leídos, representa bien el arte de narrar de Emilia Pardo Bazán: un estilo preciso y ágil; un relato breve que mantiene hasta el fin la intensidad del suspenso; la influencia del naturalismo en la estructura de causa efecto; una denuncia del abuso psicológico y desamparo de la mujer. En la sección de antología incluimos también el cuento Drago, que pertenece a la serie de Cuentos trágicos.

 (Gómez-Martínez)

Proyecto Ensayo Hispánico