Géneros | Narrativa | Poesía | Ensayo | Teatro | Autores | Textos | Contextos | Glosario | Pruebas | Ayuda

José de Espronceda

(1808 - 1842)

 

José de Espronceda y Delgado nació el 25 de marzo de 1808 en Villafranca de los Barros (Badajoz). Su padre era un coronel en el ejército español, por lo que de niño vivió en distintos lugares. En 1821 ingresó en el Colegio de San Mateo (Madrid), donde enseñaba el poeta Alberto Lista. Ya desde esa edad temprana, Espronceda destacaba por su espíritu rebelde e ideas liberales. En 1823, junto a un grupo de amigos (varios de los cuales destacaron luego como escritores), fundó una sociedad secreta, “Los Numantinos” (todos eran jóvenes de doce a diez y seis años). La sociedad fue denunciada y se condenó a Espronceda, que ejercía como presidente, a permanecer en el convento de San Francisco (Guadalajara) por seis meses. En 1827 salió de España en exilio voluntario, primero a Lisboa y luego a Londres, Bruselas, París y finalmente Burdeos, donde colaboró con los exiliados liberales españoles contra el gobierno absolutista de Fernando VII. En 1833, a la muerte de Fernando VII, regresó a España donde tuvo participación activa en la vida política y literaria del país: como militar, como periodista y como político. Murió en 1842.

La obra poética de Espronceda anterior a su exilio voluntario en 1827 tiene marcada influencia de su maestro Alberto Lista y responde al gusto neoclásico. Su poesía empieza a transformarse durante los años de exilio (1827-1833), y a su regreso a España es ya de carácter romántico. Con la publicación de la “Canción del pirata” (1835) se aleja de los formalismos del romanticismo tradicional para expresar de modo más preciso sus preocupaciones rebeldes y sus sentimientos de libertad, igualdad y fraternidad. Sus cinco canciones (“Canción del pirata [1835]”, “El canto del cosaco” [1838], “El mendigo” [1835], “El reo de muerte” [1837] y “El verdugo” [1835]) reflejan una conciencia social a través de personajes simbólicos del romanticismo, pero Espronceda trasciende en dichas canciones lo particular en una proyección universal.

Aunque escribió una novela (Sancho Saldaña, 1834) y tres obras de teatro, su prestigio como escritor se debe a su poesía; especialmente a las cinco canciones citadas anteriormente y a dos obras extensas: El estudiante de Salamanca (1840) poema narrativo (leyenda fantástica de 1704 versos) y a su obra más ambiciosa, pero inconclusa, de El diablo mundo, del cual compuso una introducción y seis cantos (más de 5.700 versos).

Espronceda expresó su pensamiento liberal en un ensayo, “Política y filosofía: Libertad. Igualdad. Fraternidad” (1836), que muestra extraordinaria comprensión de su momento y de lo que suponía el Romanticismo como periodo de transición, a la vez que proyectaba una visión todavía actual en nuestros días. Su definición del concepto de igualdad expresa bien su posición como intelectual:

La igualdad significa que cada hombre tiene una misión que llenar según su organización intelectual y moral, y que no debe encontrar trabas que le detengan en su marcha, ni privilegio que delante de él pongan hombres que nada valieran sin ellos; significa, en fin, que todo sea igual para todos y que la facilidad o dificultad de su merecer esté en razón de la igualdad o desigualdad de las capacidades y no de los obstáculos, que antiguos abusos o errores perjudiciales establecieron. En la igualdad consiste por último la emancipación de las clases productoras, hasta ahora miserables siervos de una aristocracia tan inútil como ilegítima. Ella es sola la fianza de la Libertad, así como la fraternidad es el símbolo de su fuerza.”

(Gómez-Martínez)

Proyecto Ensayo Hispánico