Géneros | Narrativa | Poesía | Ensayo | Teatro | Autores | Textos | Contextos | Glosario | Pruebas | Ayuda

El Renacimiento y el Barroco

Aunque las manifestaciones del Barroco no siempre se corresponden en las distintas expresiones artísticas, para los efectos de este curso y para comprender su evolución y contraste con el Renacimiento vamos a usar unos ejemplos visuales (haga clic en las fotos si desea verlas de mayor tamaño).


Fig. 1


Fig. 2


Fig. 3

En la pintura renacentista predomina la línea, el equilibrio, la superficie; en el barroco destaca la distancia, el cuerpo (la masa, el color define la forma), la profundidad, el movimiento. De un modo gráfico podríamos ejemplificar este proceso con tres pinturas: La primera de Giotto, "La crucifixión” (fig. 1); la segunda, “El entierro del conde Orgaz”, del Greco (fig. 2); y la tercera, “Las hilanderas” de Velázquez (fig.3). La primera, “La crucifixión” (fig. 1), refleja la pintura renacentista y las características anteriormente mencionadas. La segunda pintura, “El entierro del Conde Orgaz” (fig. 2), del Greco supone una posición intermedia y en ella se descubren ya rasgos que luego se acentúan en el barroco. La tercera, “Las hilanderas” (fig. 3), de Velázquez, representa bien las características asociadas al barroco.


Fig. 4


Fig. 5

En la escultura podríamos caracterizar ambos momentos con “El Cristo atado a la columna”, de Diego de Siloe (fig. 4), y el “Éxtasis de Santa Teresa” de Bernini (fig. 5).


fig. 6


fig. 7

La arquitectura renacentista busca su inspiración en los modelos de la antigüedad clásica (Roma y Grecia) y en ella destaca la sobriedad en las formas y el equilibrio entre las partes. Como ejemplo del renacimiento español tenemos “El Escorial”, obra de Juan de Herrera (fig. 6). Durante el Barroco se recargan los elementos decorativos. Sus líneas arquitectónicas vienen del Renacimiento, por lo que más que un estilo se trata de una forma de adornar la arquitectura, como ejemplificamos con las dos fachadas que incluimos aquí. La fachada barroca es de Pedro de Ribera, “Fachada del Hospicio de Madrid” (fig. 7).

(Gómez-Martínez)

Proyecto Ensayo Hispánico