Géneros | Narrativa | Poesía | Ensayo | Teatro | Autores | Textos | Contextos | Glosario | Pruebas | Ayuda

Texto y Contexto

Contexto es todo aquello que nos permite establecer una interpretación. Esta frase, tan breve, define bien lo que queremos expresar con el término contexto, pero nos dice muy poco de cómo funciona en el proceso de la interpretación. Unos breves ejemplos nos permitirán comprender la complejidad de los procesos de contextualización. En un nivel simple de comunicación podemos decir que las letras solas no tienen significado (a-n-b-o-c), y que empiezan a significar algo al colocarlas en el contexto de una palabra: “banco”. Ahora bien, la palabra “banco” tiene muchos significados y para poderla interpretar necesitamos colocarla también en un contexto: “nos sentamos en el banco del parque”. Otro nivel es cuando nos referimos a un contexto cultural; por ejemplo, la frase, “hoy hace veinte grados de temperatura”, tiene un significado distinto en España que en Estados Unidos. A continuación anotamos varios ejemplos gráficos que nos van a ayudar a comprender lo que queremos decir con el concepto contexto.

“Texto” son los signos que vamos a interpretar. “Contexto” es todo aquello que nos permite la interpretación. Por ejemplo, la frase “te espero en el banco” tiene una multiplicidad de posibles significados. Para interpretarla necesitamos colocarla en un contexto. Veamos dos contextos comunes en nuestra vida cotidiana sobre el término banco:


Adaptado de Zipe Zape

Adaptado de Toby

En el proceso de interpretación de la frase “te espero en el banco”,  usamos una serie de códigos visuales y culturales que en ambos ejemplos nos inclinan hacia una interpretación diferente de la palabra banco: en el primer caso, un lugar para sentarse en un parque, y una institución financiera en el segundo caso.

Todo intento de comunicación implica, en primer lugar, un proceso de codificación por parte del autor, y luego modos de codificación y de decodificación por parte del lector. Los códigos mismos (las relaciones de contextualización) no siempre se encuentran explícitos en el texto. Por otra parte, lo que vemos quizás pueda ser producto de nuestras emociones (como en el siguiente dibujo de la cara de una mujer); o simplemente un caso de perspectiva (visto el dibujo hacia la derecha o la izquierda); o producto de un proceso cultural (como en el ejemplo de las aves volando). A veces, un simple proceso de análisis de las partes puede descubrir elementos que antes quizás no veíamos (como en la siguiente cara de un niño). Pero en otras ocasiones, el proceso de codificación depende de una perspectiva que sólo se adquiere a través de una experiencia vivida en propia carne. Por supuesto, ello no significa que la comunicación o el diálogo no sea posible, sólo que debemos ser conscientes de la dificultad de formular y de comprender dichas posiciones.

Para la discusión en clase debemos leer los puntos de reflexión sobre este tema.

(Gómez-Martínez)

Proyecto Ensayo Hispánico