Géneros | Narrativa | Poesía | Ensayo | Teatro | Autores | Textos | Contextos | Glosario | Pruebas | Ayuda

Aliteración

Denominamos aliteración a la repetición de sonidos, preferentemente de consonantes, en un texto. La aliteración es especialmente importante en poesía.

Veamos unos ejemplos de aliteración y de cómo la aliteración puede ayudar a crear ritmo y, en ocasiones, enlazar ritmo y significado.

1) La forma más frecuente de aliteración es la repetición de consonantes:

  • Busca a la blanca cubana
                        (Rubén Darío)

  • Bajo el ala aleve del leve abanico
                                    (Rubén Darío)

  • Salí sin ser notada
    (San Juan de la Cruz)

  • Cuán altiva en tu pompa, presumida
                 (Sor Juana Inés de laCruz)

  • Oyendo a los mares amantes,
    mezo a mi niño
                    (Gabriela Mistral)

2) Cuando el poeta hace coincidir la aliteración con la sílaba tónica (el acento de intensidad) que establece el ritmo del verso, la combinación produce un efecto poderoso, como en el siguiente verso de Góngora:

  • Infame turba de nocturnas aves

3) Esta repetición de sonidos, como el anterior verso de Góngora, puede llegar a unir ritmo y significado; así en el siguiente verso de Rubén Darío:

  • Era un aire suave, de pausados giros

El uso repetitivo de los diptongos (uno por sinalefa) reproduce el ritmo que señala la palabra “pausados”. De igual modo Garcilaso de la Vega imita el sonido de las abejas a través de la aliteración de la “s” en los siguientes versos:

  • En el silencio sólo se escuchaba
    un susurro de abejas que sonaba.

(Gómez-Martínez)

Proyecto Ensayo Hispánico