Géneros | Narrativa | Poesía | Ensayo | Teatro | Autores | Textos | Contextos | Glosario | Pruebas | Ayuda

Alusión

La alusión es una figura retórica mediante la cual se hace referencia a alguna persona, cosa o idea sin nombrarla, a través de palabras que nos hacen pensar en ella. José Martí hace uso de varias alusiones en el siguiente texto de "Nuestra América":

"Ni ¿en qué patria puede tener un hombre más orgullo que en nuestras repúblicas dolorosas de América, levantadas entre las masas mudas de indios, al ruido de pelea del libro con el cirial, sobre los brazos sangrientos de un centenar de apóstoles?"

En esta pregunta retórica, Martí se refiere a la historia de los países iberoamericanos durante el siglo XIX. Los gobiernos republicanos ignoraron, cuando no oprimieron y esclavizaron, a los pueblos de ascendencia precolombina (masas mudas), que no participaban en el gobierno de sus países a pesar de ser en muchos casos mayoría. Al mismo tiempo, el siglo XIX parece surcado por constantes luchas entre las nuevas ideas de los liberales (libro) y la posición tradicional identificada aquí con la Iglesia (cirial). Las alusiones pueden ser un recurso poderoso pues proyectan el texto en el lector, quien ha de colaborar dando significado a lo que sólo se alude; pero también requieren un lector competente capaz de comprender lo que el autor alude con sus palabras, de lo contrario se pierde el sentido del texto. Veamos por ejemplo el siguiente soneto de Quevedo:

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra
, que me llevare el blanco día;
y podrá desatar esta alma mía
hora, a su afán ansioso lisonjera;

mas no de esotra parte en la ribera
dejará la memoria, en donde ardía;
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un Dios prisión ha sido,
venas, que humor a tanto fuego han dado,
medulas, que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejarán, no su cuidado,
serán ceniza, mas tendrán sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.

Escrito en el siglo XVII, en una época en la cual tuvo extraordinaria difusión la mitología griega, la alusión central resulta incomprensible para la generalidad de los lectores contemporáneos. El soneto comienza con la llegada de la muerte, “la postrera sombra”, y usa en el segundo cuarteto una alusión a la mitología griega, a la barca de Carón o Caronte (hijo de Erebo y de la Noche), que tenía la misión de pasar las almas al otro lado del lago Estigia. El poeta señala que “mi llama” (la memoria, llama de amor), parte del alma, sabe “nadar” el “agua fría” (del lago Estigia) y así ir contra la ley (separar el alma del cuerpo), y así también poder quedar (el último verso) “polvo enamorado”. El alma, nos dice Quevedo en el primer terceto, ha sido prisión de "todo un Dios", el dios del amor, Cupido (Eros).

De los ejemplos anteriores se deduce igualmente el parentesco de la alusión con la metonimia, con la perífrasis, con la antonomasia, con la intertextualidad.

(Gómez-Martínez)

Proyecto Ensayo Hispánico