Géneros | Narrativa | Poesía | Ensayo | Teatro | Autores | Textos | Contextos | Glosario | Pruebas | Ayuda

Asíndeton y Polisíndeton

El asíndeton es una figura retórica que "consiste en omitir las conjunciones para dar viveza o energía al concepto" (Diccionario de la Real Academia). Ejemplo: En preparación para la fiesta vamos a comprar bocadillos, queso, refrescos, cerveza, vino.

El recurso opuesto lo denominamos polisíndeton que "consiste en emplear repetidamente las conjunciones para dar fuerza o energía a la expresión de los conceptos" (Diccionario de la Real Academia). Ejemplo: En preparación para la fiesta vamos a comprar bocadillos y queso y refrescos y cerveza y vino. En ambos casos se trata de transgredir el uso "normal" de las conjunciones y su uso es tan frecuente en poesía como en prosa.

De las anteriores definiciones y ejemplos se desprende que el efecto estilístico que puede producir el asíndeton y el polisíndeton no depende tanto de la omisión o del uso repetido de las conjunciones, como de la manera y el lugar en que un escritor emplea estos recursos.

*  *  *  

Un asíndeton famoso es la frase atribuida a Julio César: veni, vidi, vici. Entre los textos incluidos en la antología de esta introducción a la literatura, destaca el uso del asíndeton en los dos tercetos del soneto de Luis de Góngora "Mientras por competir con tu cabello". En el primer terceto incluye dos enumeraciones en correlación: cuello=lilio; cabello=oro; labio=clavel; frente=cristal luciente. El objetivo en el segundo terceto, en el último verso, es el de crear una gradación que nos lleva a un clímax como culminación del poema. El objetivo, pues, en cada caso es diferente, pero el efecto que produce el uso del asíndeton en las tres situaciones es extraordinario:

goza cuello, cabello, labio y frente,
antes que lo que fue en tu edad dorada
oro, lilio, clavel, cristal luciente,

no sólo en plata o vïola troncada
se vuelva, mas tú y ello juntamente
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada

Los ejemplos de asíndeton que anotamos a continuación muestran su variedad y uso en diversos géneros literarios. En el verso de Mantero sólo se omite una conjunción mientras que el texto del ensayo de Larra hace uso de prolongadas enumeraciones. Los dos textos de Bécquer muestran también dos aproximaciones distintas: el primero, de un ensayo, hace un uso moderado del asíndeton, el segundo, de un cuento, desarrolla una gradación hasta terminar con la palabra "muerta", que es también el punto culminante del cuento, su clímax. Quizás el más complejo, por la riqueza de significados que aporta, sea el empleo del asíndeton en el ensayo de Martí:

*  *  *  

El polisíndeton se asocia en el habla común con pobreza de expresión y con este significado es también frecuente en literatura, especialmente en la narrativa; Cervantes lo usa en ocasiones con esta implicación en su obra El Quijote. Pero el polisíndeton es una figura retórica que puede aportar riqueza, sonoridad y profundidad a un texto. Los siguientes versos del poema "Lo fatal" de Rubén Darío representan un excelente ejemplo de la riqueza que aporta el polisíndeton cuando se usa con maestría:

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!...
(Rubén Darío, "Lo fatal")

Los ejemplos de polisíndeton que anotamos a continuación, extraídos de diversos géneros literarios, muestran múltiples facetas de su uso en literatura:

  • La otra fue más sensitiva,
    y más consoladora y más
    halagadora y expresiva,
    cual no pensé encontrar jamás
    (Rubén Darío, "Canción...")

  • [...] tú echas mano de tu corazón, y vas y lo arrojas a los pies de la primera que pasa, y no quieres que lo pise y lo lastime, y le entregas ese depósito sin conocerla.
    (Mariano José
    de Larra, "La Noche Buena de 1836")

  • [...] y crea usted, que a pesar del digital y baños y todos los remedios, la bala no perdona.
    (Emilia Pardo Bazán, "El revólver")

  • [...] y padece, de la fatiga de acomodación entre los elementos discordantes y hostiles que heredó de un colonizador despótico y avieso, y las ideas y formas importadas [...] Nos quedó el oidor, y el general, y el letrado, y el prebendado.
    (José Martí, "Nuestra América")

  • Y el que vea raciocinios y lógica, y método y exégesis, más que vida, [...]
    (Miguel de Unamuno, "Mi religión")

  • –¡Hola, la hija de la Simona –me dijo en cuanto me vio–, y hecha ya toda una moza, y sabiendo francés, y bordar y tocar el piano y qué sé yo qué más! [...]Y fue mi hermano mismo quien recogió la hostia y se la llevó a la boca. Y el pueblo al ver llorar a Don Manuel, lloró [...] Me levanté sin fuerzas y como sonámbula. Y todo en torno me pareció un sueño. Y pensé: “Habré de rezar también por el lago y por la montaña”. Y luego: “¿Es que estaré endemoniada?”. Y en casa ya [...].
    (Miguel de Unamuno, "San Manuel Bueno, Mártir")

  • Yo quisiera pensar para mí y gozar con mis alegrías, y llorar con mis dolores, adormecido en los brazos de la pereza, y no tener necesidad de divertir a nadie con la relación de mis pensamientos y mis sensaciones más secretas y escondidas.
    (Gustavo Adolfo Bécquer, "La pereza")

(Gómez-Martínez)

Proyecto Ensayo Hispánico