Géneros | Narrativa | Poesía | Ensayo | Teatro | Autores | Textos | Contextos | Glosario | Pruebas | Ayuda

La estrofa
Tipos de estrofas

Al estudiar el verso lo hemos clasificado como la unidad básica del poema. La estrofa es una unidad superior en la versificación regular que completa los efectos rítmicos del verso. Si usamos la prosa como analogía, podemos decir que el verso representa la unidad sintáctica (la frase), mientras que la estrofa representa la unidad conceptual: el párrafo. Una estrofa es, pues, la agrupación de dos o más versos que siguen un esquema formal y rítmico que se repite a lo largo del poema, como ejemplificamos con las siguientes tres estrofas de un poema de Rubén Darío:

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
y a veces lloro sin querer...

Plural ha sido la celeste
historia de mi corazón.
Era una dulce niña, en este
mundo de duelo y de aflicción.

Miraba como el alba pura;
sonreía como una flor.
Era su cabellera obscura
hecha de noche y de dolor.

La combinación de versos en la formación de estrofas es muy variada. Entre las estrofas más frecuentes en la poesía española destacan las siguientes: el pareado, el terceto, el cuarteto, el serventesio, la redondilla (la cuarteta), la lira, la octava real, la décima.

 

El pareado

El pareado es la estrofa más simple y consta de dos versos que riman entre sí:

La metáfora, el canto tan diverso
de un Centro que se irradia en universo.

No son símbolos vuestros las estrellas,
pues sois los dioses símbolos de ellas.
                            (Manuel Mantero)

 

La primavera ha venido.
Nadie sabe como ha sido.
        (Antonio Machado)

 

El terceto

El terceto es una estrofa de tres versos, generalmente endecasílabos y con rima consonante. Los siguientes tercetos son las dos últimas estrofas de un soneto de Garcilaso de la Vega:

Coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado,
todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.

Los poemas escritos en tercetos pueden presentar diversas estructuras formales. La siguientes estrofas, que pertenecen al poema “Viento sagrado” de Enrique González Martínez, tienen un verso heptasílabo y dos versos endecasílabos con monorrima (aAA bBB):

Sobre el ansia marchita,
sobre la indiferencia que dormita,
hay un sagrado viento que se agita;

Un milagroso viento,
de fuertes alas y de firme acento,
que a cada corazón le infunde aliento.

 

Cuarteto, Serventesio, Redondilla (Cuarteta)

Las estrofas de cuatro versos son muy frecuentes en la poesía de lengua española. Por esta misma razón los manuales de poesía usan nombres diferentes según los versos sean de arte mayor o de arte menor, o según tengan rima abrazada o rima cruzada.

El cuarteto es una estrofa de cuatro versos de arte mayor con rima abrazada (ABBA). Los siguientes cuartetos pertenecen a un soneto de Garcilaso de la Vega:

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende al corazón y lo refrena;

y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena;

El serventesio es una estrofa de cuatro versos de arte mayor con rima cruzada (ABAB). Los siguientes serventesios pertenecen a un poema de Rubén Darío:

Era un aire suave, de pausados giros;
el hada Harmonía ritmaba sus vuelos;
e iban frases vagas y tenues suspiros
entre los sollozos de los violoncelos.

Sobre la terraza, junto a los ramajes,
diríase un trémolo de liras eolias,
cuando acariciaban los sedosos trajes
sobre el tallo erguidas las blancas magnolias.

La redondilla es una estrofa de cuatro versos de arte menor con rima abrazada (abba) o cruzada (abab). Algunos manuales de poesía denominan cuarteta a la estrofa de cuatro versos de arte menor con rima cruzada. Las siguientes redondillas pertenecen a un poema de Rubén Darío:

Poesía dulce y mística,
busca a la blanca cubana
que se asomó a la ventana
como una visión artística.

Misteriosa y cabalística,
puede dar celos a Diana,
con su faz de porcelana
de una blancura eucarística.

 

La lira

La lira es una estrofa de cinco versos, heptasílabos y endecasílabos, con rima consonante (aBabB). Las siguientes estrofas son ejemplos de lira:

Si de mi baja lira
tanto pudiese el son, que en un momento
aplacase la ira
del animoso viento,
y la furia del mar y el movimiento;
              (Garcilaso de la Vega)

¡Qué descansada vida
la del que huye el mundanal ruïdo
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido;

que no le enturbia el pecho
de los soberbios grandes el estado,
ni del dorado techo
se admira, fabricado
del sabio Moro, en jaspes sustentado!
                         (Fray Luis de León)

 

La octava real

La octava real es una estrofa de ocho versos endecasílabos con rima consonante (ABABABCC). La siguiente octava real pertenece al poema “El canto a Teresa” de José de Espronceda:

¿Quién pensara jamás, Teresa mía,
que fuera eterno manantial de llanto,
tanto inocente amor, tanta alegría,
tantas delicias, y delirio tanto?
¿Quién pensara jamás llegase un día,
en que perdido el celestial encanto,
y caída la venda de los ojos,
cuanto diera placer causara enojos?

 

La décima

La décima es una estrofa de diez versos, con frecuencia octosílabos y con rima consonante; hay muchas variedades de décimas sobre todo en la combinación de la rima y en la medida de los versos. El siguiente ejemplo de décima (abbaa ccddc) pertenece a Julio Herrera y Reissig:

¡Deja que incline mi frente
en tu frente subjetiva,
en la enferma, sensitiva
media luna de tu frente,
que en la copa decadente
de tu pupila profunda
beba el alma vagabunda
que me da ciencias astrales
en las horas espectrales
de mi vida moribunda!

(Gómez-Martínez)

Proyecto Ensayo Hispánico