Géneros | Narrativa | Poesía | Ensayo | Teatro | Autores | Textos | Contextos | Glosario | Pruebas | Ayuda

Versificación
Creación del ritmo
Acento rítmico

Versificar significa hacer versos. Es decir, la “ordenación del discurso en un conjunto formado por la unión de segmentos individualizados por pausas en función de un principio rítmico” (Domínguez).

El ritmo es, pues, el elemento esencial que estructura las palabras dentro de cada verso. El rasgo fundamental del ritmo es su dimensión sensorial; es decir, es necesario que pueda ser percibido a través del oído. Los elementos más importantes en la creación del ritmo son el número de sílabas del verso, la distribución de las sílabas tónicas (sílabas con acento de intensidad), pausas dentro del verso y la rima.

El siguiente ejemplo es una octavilla (estrofa de ocho versos de arte menor) de la “Canción del pirata” de José de Espronceda. Esta estrofa es un ejemplo de versificación regular, con ritmo preciso en todos sus versos: cada verso tiene cuatro sílabas, con un acento tónico en la primera y tercera, y una pausa entre la segunda y tercera sílaba. También la rima repite un proceso rítmico: quedan sueltos el primero y el quinto verso y riman el segundo con el tercero, el cuarto con el octavo y el sexto con el séptimo. Otros elementos que colaboran a crear el ritmo peculiar de esta estrofa son el encabalgamiento y la aliteración de la letra “e” en la primera parte de la estrofa.

1 2   3 4
ó-o
 ó-o
Vein-te pre-sas
he-mos he-cho
a des-pe-cho
del in-glés, (+1)
y_han ren-di-do
sus pen-do-nes
cien na-cio-nes
a mis pies. (+1)

Denominamos acento rítmico a los puntos de intensidad que establecen el ritmo de un verso. Todos los versos poseen un acento rítmico en la penúltima sílaba. En la versificación regular, la distribución de los acentos rítmicos es bastante precisa en sus variantes y según la medida métrica del verso. Así, por ejemplo, en el “Soneto XXIII” de Garcilaso de la Vega predomina el acento en la segunda, sexta y décima sílaba:

o ó o o o ó o o o ó o

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,

Pero la distribución del acento rítmico entre las sílabas tónicas de un verso depende también del ritmo (e incluso de la interpretación) que el lector da al poema. Por ejemplo, en la estrofa anterior de Espronceda podemos establecer un ritmo basándonos en un sólo acento rítmico en la tercera sílaba y sin pausa interna:

1 2  3 4
o-o  ó-o
Vein-te pre-sas
he-mos he-cho
a des-pe-cho
del in-glés, (+1)
y_han ren-di-do
sus pen-do-nes
cien na-cio-nes
a mis pies. (+1)

(Gómez-Martínez)

________
José Domínguez Caparrós. Diccionario de métrica española. Madrid: Alianza Editorial, 1999.

Proyecto Ensayo Hispánico