Repertorio de Ensayistas y Filósofos

Para la integración de las
referencias en el texto

 

Las publicaciones en Internet, que pueden llevar enlaces a otras lexias cuando el autor lo considere oportuno, eliminan la necesidad de notas a pie de página. En Proyecto Ensayo Hispánico seguimos aceptando notas a pie de página en casos extraordinarios y cuando estas son sustantivas; es decir, cuando incluyen un breve texto que no se desea colocar en una lexia adicional. Pero eliminamos todas las notas que sólo incluyen una referencia bibliográfica, y añadimos una bibliografía de obras citadas al final. En lugar de las “notas a pie de página”, incluimos la información mínima necesaria en el texto mismo, entre paréntesis, recordando que luego en la bibliografía de obras citadas se incluye la ficha completa. Hay modos muy diversos de hacerlo, para poder así ajustarse a las diversas circunstancias que se puedan dar. La regla general es que siempre se debe incluir lo necesario para poder luego identificar la ficha bibliográfica completa en la bibliografía de obras citadas. Puede ser muy simple cuando sólo citamos una obra de un autor y un poco más complejo cuando son varias las obras de un mismo autor que se citan. A continuación incluimos varios ejemplos que mostrarán la pauta de lo que deseamos. No debemos utilizar en ningún momento abreviaturas como ibid, ibidem, loc. cit., op. cit., etc.

 

Un autor con una sola obra citada

El siguiente testimonio de Marina Núñez es un documento precioso de este sentir: “La Revolución, con mayúscula, operada en 1910 en México, tiene para el arte de toda América una significación de emancipación” (34).

Hasta entonces había dominado la imitación: “en escultura, usando la técnica del modelado, copiábamos casi siempre figuras clásicas en yeso” (Núñez 21).

 

Cuando incluimos citas de varias obras de un autor

Jaime Mendoza vino a destacar este aspecto, pues basándose en que “el medio es forjador de razas, creador de naciones”, concluye: “De ahí que los pueblos que se han hecho conformes a las inspiraciones de su medio sean los dotados de vida más vigorosa” (El macizo boliviano, 205).

Más directa y por su constancia más influyentes fue la obra de Jaime Mendoza, quien dio a conocer la Bolivia no altiplánica con palabras que iban resultando proféticas: “Suerte lamentable de un pueblo que por indolencia y timidez no supo aprovechar para sus propios hijos ante todo, de las ventajas que de suyo le ofrece la naturaleza” (Vialidad al Chaco, 22).

Las referencias a la obra de Tamayo son a veces implícitas: "Lo frecuente es más bien buscar inspiración en fuentes exóticas. Se tiene a la vera el Illampu -el genuino Olimpo, según Villamil de Rada- pero las trashumante imaginación del poeta vuela hasta el Hélade para cantar al Olimpo griego, que al lado del coloso boliviano resulta un chiquitín" (Mendoza, El macizo, 10)

 

Bibliografía de obras citadas

Mendoza, Jaime. Vialidad al Chaco. Sucre, 1928.

______. El macizo boliviano. La Paz: Editorial Don Bosco, 1972.

Núñez del Prado, Marina. Eternidad en los Andes. Santiago de Chile: Editorial Lord Cochrane, 1973.

 

© Repertorio de Ensayistas y filósofos Ibero e Iberoamericanos
   ISBN 0-9763880-1-4
Created and Maintained by José Luis Gómez-Martínez


© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

PROYECTO ENSAYO HISPÁNICO
Home / Inicio   |    Repertorio    |    Antología    |    Crítica    |    Cursos