Novela indigenista

De acuerdo con la crítica, la narrativa que atiende a la cuestión indígena puede clasificarse en indianista, indigenista y neoindigenista.  Julio Rodríguez-Luis apunta que la literatura indianista, de la cual Tabaré, Cumandá y Enriquillo son ejemplos clásicos, se aproxima al indio a través de una lente romántica, enfocándose en el carácter exótico de lo “autóctono americano” (Rodríguez-Luis, Hermenéutica 8).  Luis Alberto Sánchez añade que el indianismo fue un producto de raíz autóctona que llegó a formar parte de la cuestión americana al ser importado/adoptado en un afán de imitación de Europa (Sánchez, Indianismo 23).  Tanto Sánchez como Rodríguez-Luis señalan que es precisamente esta aproximación exotista, en contraste con la intención social de la novela indigenista, lo que primordialmente establece la diferencia entre la novela indianista y la indigenista (Sánchez, Indianismo 29, Rodríguez-Luis, Hermenéutica 17).  Rodríguez-Luis apunta

la novela indigenista va a combinar en su nacimiento dos corrientes literarias que, provenientes del siglo XVIII —con las Lettres persanes, de Montesquieu— florecen durante el XIX, el costumbrismo y la novela de tesis, la cual se desarrolla a su vez dentro del naturalismo, aunque más tarde se independice de éste. (Hermenéutica 17)

Dado el carácter político del cuestionamiento de Matto de Turner en Aves sin nido, tanto Aída Cometa Manzoni como Rodríguez-Luis la incluyen dentro de la narrativa indigenista como la pionera.  Concha Meléndez, sin embargo, asume una actitud más conservadora, enfocando la atención en los elementos estéticos románticos de la novela sobre la reflexión de la autora.  A causa de esto, Meléndez clasifica a Aves como una novela indianista de reivindicación social (180-1).  El rol de Aves, señala Meléndez, es el de establecer la transición entre la novela indianista y la indigenista.  Es decir, entre aquélla que atiende al tema del indio desde una posición estilizada, romantizada y exótica y aquélla que reflexiona y cuestiona la situación de opresión, la injusticia en que se ve sumida la población de origen indígena.  De acuerdo con Meléndez, es Raza de bronce (1919), de Alcides Arguedas, la que inicia la corriente de la narrativa indigenista (184).  Meléndez apunta que la “emoción social, el anhelo de reivindicación indígena se expresa sin sentimentalismo [rasgo que censura severamente en Aves]; el alma india, doliente y supersticiosa, fue sorprendida por [Alcides] Arguedas con nitidez” (184).

El denominado neoindigenismo se aparta de estas dos aproximaciones, en tanto atiende a otras cuestiones.  Antonio Cornejo Polar, en La novela peruana, señala que

…el neoindigenismo se definiría por la convergencia de los siguientes caracteres:

a)      El empleo de la perspectiva del realismo mágico, que permite revelar las dimensiones míticas del universo indígena sin aislarlas de la realidad, con lo que se obtiene imágenes más profundas y enteras de ese universo.

b)      La intensificación del lirismo como categoría integrada al relato.

c)      La ampliación, complejización y perfeccionamiento del arsenal técnico de la narrativa mediante un proceso de experimentación que supera los logros alcanzados en este aspecto por el indigenismo.

d)      El crecimiento del espacio de la representación narrativa en consonancia con las transformaciones reales de la problemática indígena, cada vez menos independiente de lo que sucede a la sociedad nacional como conjunto. (207)

En este trabajo entendemos narrativa indigenista como una totalidad dinámica, de la que se evidencian distintas formas de articular el discurso que responden al contexto en el cual fueron escritas.  Esta aproximación, a diferencia de la perspectiva tradicional, que atiende a momentos o períodos —indianista, indigenista, neoindigenista—, aprehende la novela indigenista como un todo, teniendo en cuenta la manera en que las distintas obras se relacionan entre sí.  Esto significa un diálogo múltiple y continuo, no sólo con el contexto en el cual las novelas fueron escritas, sino también con las otras obras que contribuyen a conformar el cuadro.

Los personajes del sacerdote “converso” de Cumandá, el inmoral de Aves sin nido, o el codicioso de Huasipungo, (y aún los sacerdotes negligentes de Los ríos profundos) dialogan con el contexto de las obras, asimismo se manifiestan posteriormente.  Esta dinámica presenta a la narrativa indianista, indigenista y neoindigenista en diálogo, como parte de un proceso continuo de articulación de la identidad americana.  Es con este diálogo intertextual en mente que el comentario airado de Andrés Tupatauchi, en Porqué se fueron las garzas adquiere su significado completo.  Andrés reflexiona

Y nosotros, guambritas, no necesitamos que nadie nos trate lascasianamente.  Así pensamos todos, pero si hay un congreso indigenista, los indios deberíamos estar presentes y hacernos oír, como sea. (Jácome 156, énfasis mío)

Es decir que extendemos la definición de novela indigenista abarcando tanto a Cumandá como a Porqué se fueron las garzas, como muestra la cronología de obras.

Bibliografía

  • Arguedas, Alcides. Raza de bronce. Edición crítica de Antonio Lorente Medina. Madrid: Archivos, 1988.

  • Arguedas, José María. Los ríos profundos. Ricardo González Vigil, ed. Madrid: Cátedra, 1995.

  • Cometta Manzoni, Aída. El indio en la novela de América. Buenos Aires: Editorial Futuro S.R.L, 1960.

  • Cornejo Polar, Antonio. La novela peruana. Lima: Editorial Horizonte, 1989.

  • Icaza, Jorge. Huasipungo. Madrid: Cátedra, 1994.

  • Jácome, Gustavo Alfredo. Porqué se fueron las garzas. Barcelona: Seix Barral, 1980.

  • Matto de Turner, Clorinda. Aves sin nido. Estudio preliminar de Fryda Schultz de Mantovani. Buenos Aires: Hachette, 1968.

  • Meléndez, Concha.  La novela indianista en Hispanoamérica (1832-1889). Río Piedras: Ediciones de la Universidad de Puerto Rico, 1961.

  • Mera, Juan León. Cumandá o un drama entre salvajes. Quito: Editorial Don Bosco, 1965.

  • Rodríguez-Luis, Julio. Hermenéutica y praxis del indigenismo. La novela indigenista de Clorinda Matto a José María Arguedas. México: Fondo de Cultura Económica, 1980.

  • Sánchez, Luis Alberto. Indianismo e indigenismo en la literatura peruana. Lima: Mosca Azul, 1981.

  • Zorrilla de San Martín, Juan. Tabaré. Edición conmemorativa del centenario del nacimiento del autor dirigida por sus hijos. Versión definitiva.  Segunda edición. Montevideo: Mosca Hnos. Editores, 1962.

© Marina Herbst,
El concepto de identidad iberoamericana como elemento posibilitador del discurso indigenista. 2003.