Teoría, Crítica e Historia

INICIO    |    CRONOLOGÍA    |    LEGISLACIÓN    |    ESTUDIO    |    ÍNDICE DE TEMAS

La abolición de la esclavitud
y el mundo hispano


Discurso del señor Plaja
(14 de junio de 1870)

Señores Diputados, con razón extrañaría la Cámara ayer que al dirigirse ciertos cargos graves, ciertas inculpaciones de todo punto inconvenientes a los propietarios de esclavos en las Antillas, no pidiese yo la palabra como uno de ellos. Eso obedecía a dos ideas: la primera, el creer que ayer hablaría con motivo de la enmienda que hoy apoyo; y la segunda, que tenía el firmísimo propósito de no terciar en este debate más que para pronunciar las palabras indispensables en apoyo de la enmienda que tengo presentada, que más que enmienda, es una aclaración del proyecto, con el cual estoy completamente de acuerdo.

Poco tendré que esforzarme al apoyar mi enmienda, por consiguiente, porque creo que los dignos individuos de la comisión la han de aceptar.

Decía que había formado el propósito de no terciar en este debate más que en lo puramente preciso e indispensable, para que no pudiera dirigírseme el cargo de que tenía interés en retardar ni entorpecer este asunto. Y en efecto: nadie más que yo desea que hoy mejor que mañana, y mañana mejor que pasado mañana, sea esto una ley.

Pero los cargos que se hicieron ayer tarde, aunque ya fueron contestados por mi digno compañero y amigo el señor Vázquez Oliva, yo tengo necesidad de protestar de ello hoy de nuevo, y lo haré con más extensión y con suficientes datos, a fin de borrar en lo posible el mal efecto que han de causar en Cuba aquellos dardos venenosos.

Que la esclavitud ha de desaparecer, esto todos lo sabemos. Esa institución que en un tiempo tuvo su razón de ser, está hoy anatematizada por las ideas del siglo. Todos estamos conforme en esto: estamos divergentes en la forma, y yo estoy muy de acuerdo con el dignísimo señor Ministro de Ultramar en que ninguna puede ser tan conveniente como aquella que tenga el apoyo de los interesados. No me permito leer un párrafo de un discurso pronunciado por el dignísimo señor Ministro de Ultramar hace veinte meses, porque ya se refirió a él el viernes, si mal no recuerdo; pero debo decir que el señor Ministro de Ultramar ha sido consecuente, como no podía menos de serlo, con las ideas que había emitido en actos públicos; y yo le felicito, porque, si bien deploro que no estén aquí presentes los diputados de Cuba para tratar esta cuestión y todas las que a las Antillas se refieren, lo cual está muy de acuerdo con los principios establecidos en la Constitución de la monarquía y con los principios a que obedecen todos los actos del Gobierno que hoy nos rige, por más que encuentre un lunar en no haber presentado este proyecto estando presentes los Diputados de Cuba, y esto no es una censura de mi parte; si bien deploro, repito, todo esto, no dejo de reconocer el peso que tienen las razones que han inducido al Gobierno a obrar así. El señor Ministro de Ultramar, que siempre ha querido pagar un tributo a ese principio, ha tenido buen cuidado, y por ello le felicito, de inspirarse, ya que no en los legítimos representantes de Cuba porque no están en esta Cámara, en las ideas que en la isla se han emitido en más de una ocasión.

Se decía ayer aquí: “Para el crimen no hay indemnizaciones; los propietarios son criminales.” Luego contestaré a esto, que pongo como pie forzado.

Pregunto yo: ¿en qué somos responsables los actuales poseedores, ni por qué hemos de sufrir las consecuencias de la esclavitud? Y no digo ya los actuales poseedores, sino los primitivos, los insulares, no han sido nunca ni han podido ser responsables de los actos en que no han tenido parte. ¿Fueron ellos por ventura los que llevaron a América la esclavitud? No: fue el Gobierno de la Nación, que obedecía entonces, si no a las leyes políticas, a las preocupaciones o a las costumbres de aquellos tiempos, el que la llevó; pero ya que en esta Cámara pocas voces se levantan para defender la honra nacional, cuando tantas veces se ve atacada, yo en esta cuestión saldré a la defensa de nuestra Patria; porque he de decir que si bien sobre el Gobierno recae la culpa, para honra de los españoles debemos decir que no fuimos nosotros los primeros que allí importaron esa fatalísima institución. Cierto que fue el Gobierno quien la prohijó; pero los extranjeros los que la pusieron en práctica: principiaron los genoveses, siguieron los holandeses y los franceses, y por último, señores, los filántropos ingleses, que no han cesado un momento de echarnos en rostro esa mancha, el año 1713 hicieron el célebre asiento, que dio lugar a tantos y tan lamentables hechos. En el intermedio de contrato a contrato hacíase la trata, todos sabéis cómo, por administración; el Estado tenía la casa de Contratación en Sevilla, y se encargaba de llevar los esclavos.

Así, pues, desde el año 1517 hasta el año 1820, en que se prohibió por el tratado con los ingleses la trata, se hizo con completo conocimiento y autorización del Gobierno; porque cuando cesaron los contratos en 1789, si no recuerdo mal, se declaró completamente libre la trata, pagando los esclavos a su introducción en la isla, como cualquiera otro objeto, un derecho fiscal.

Tenemos, pues, que casi toda la culpa, casi toda la responsabilidad es del Gobierno; y digo casi y no toda, porque es indudable que después de esa prohibición, se ha hecho la trata, y de consiguiente, ahí no tiene responsabilidad ninguna efectiva; que moral, en la conciencia de todos está que no se hubiera hecho si el Gobierno no hubiese querido. (El señor Pellón y Rodríguez: ¿Qué gobierno?)

Ya supondrá el seños Pellón que no es el actual; se habla de hechos pasados.

Digo, pues, que si no en todo, la parte principal de la responsabilidad de esa plaga, que si bien ha desarrollado la riqueza material de las Antillas, nos ha traído ese tenebroso problema que estamos abogados a resolver, recae sobre el Gobierno, y la otra parte, puesto que yo uso el casi, ¿recae sobre los propietarios actuales? De ninguna manera. De los propietarios de Puerto Rico (y sin duda alguna sucederá lo mismo respeto a la mayor parte de los de Cuba), puedo decir que los que hoy poseemos, no hemos invertido ni un céntimo en ninguna expedición. Hemos comprado una propiedad como cualquier otro señor Diputado puede adquirir una finca cualquiera, como yo mismo la he adquirido aquí. Los esclavos formaban parte de las fincas, y por consiguiente, ¿qué responsabilidad puede haber cuando la ley autorizaba aquellas adquisiciones? ¿A que viene, pues, eso de decir que no hay indemnización para el crimen? ¿A que viene acusarnos de criminales? Así, pues, yo rechazo la palabra dura e incalificable de criminales que el señor Díaz Quintero arrojó sobre los propietarios de esclavos; si bien es verdad que luego quiso paliar el calificativo cuando rectificó a mi amigo el señor Vázquez Oliva; pero la intención fue bien marcada; no exceptuó a nadie: “no hay indemnización para el crimen; los propietarios son criminales.” Yo rechazo con toda mi alma esta acusación.

EL SR. VICEPRESIDENTE (Madrazo): Ruego a su señoría que se limite a la enmienda.

EL SR. PLAJA: Ya he dicho antes, señor Presidente, que ayer debía haber consumido turno, y que no lo hice por no molestar a la Cámara, porque conozco que no tengo las dotes oratorias, no digo yo del cisne de la Cámara, del señor Castelar, sino ni mucho menos, y quiero molestarla lo menos posible. Pero ¿he de dejar pasar desapercibidos los duros cargos que se nos han dirigido? Yo lo dejo a la consideración del señor Presidente. Digo, pues, que nosotros, los actuales propietarios, poseemos eso con tan justo título como cualquiera otro español su propiedad, porque después de todo, nosotros no hemos creado esa propiedad; nos la han garantizado.

Así lo han reconocido absolutamente todas las naciones: No hay ninguna que haya intentado la abolición de la esclavitud en nuestras Antillas sin previa indemnización; pero, señores, aunque yo, como propietario, no tengo la autorización en nombre de los demás propietarios, agradezco al señor Ministro de Ultramar sus palabras, y al Gobierno, que haya consignado el principio de la indemnización, al cual no podía faltar ningún hombre de gobierno; a ese principio justo que han reconocido todas las naciones, como acabo de indicar. ¿Pero realmente se nos indemniza? No; varios Diputados que han hablado en contra de este proyecto de ley lo han manifestado. Por consiguiente, no se puede decir que nosotros hagamos hincapié: los Diputados de Puerto Rico y creo que muchos habaneros piensan con nosotros; pero contrayéndome a los Diputados de Puerto Rico, nosotros no hemos venido a ponernos en frente al Gobierno en esta cuestión, no; hemos venido a ponernos a su lado, porque debe creerse que nosotros debemos poseer algunos conocimientos prácticos par poder hacer algunas indicaciones que llevan a buen término esa cuestión.

Parece, pues, que cuando hemos visto en el preámbulo del proyecto que se discute, después de haber oído al señor Ministro de Ultramar, lo mismo que procedía en este negocio de acuerdo con los interesados; parecía, pues, repito, que después de haber dado esa prueba, no ya de desprendimiento, sino de amor a la humanidad, superior a todo encomio, debía haberse tenido un poco más de benevolencia y consideración hacia la clase que se presentaba aquí dispuesta a ayudar al Gobierno con todos los medios que tenía en su mano, puesto que ellos son sin duda los que los tienen para auxiliarle, y que resuelva ese problema y sin duda alguna, como lo dijo con mucho acierto el señor Ministro de Ultramar, sin la experiencia y sin las aspiraciones de los propietarios, la Asamblea hubiera podido hacer esto, toda vez que es omnipotente; pero eso podría traer funestísimas consecuencias para aquellos países, y fatalísimos resultados también para la madre Patria; porque ninguna madre puede ver, no digo con gusto, sino con indiferencia, la pérdida de sus hijos.

Y digo, señores, que yo me prometía que de ningún lado de la Cámara saldría una palabra que pudiese herir en lo más mínimo a los que nos presentábamos en el Congreso con tan buenos deseos y con tan humanitarios propósitos, porque estos son raros, muy raros. Ningún gobierno ha encontrado en los propietarios el apoyo que ha encontrado el Gobierno actual en los propietarios de Puerto Rico. Sin embargo, señores, parece que se hace muy poco caso de esto; al menos parece que lo indican ciertas demostraciones; pero yo he de decir que ese acto de los propietarios, lo repetiré mil veces, es humanitario cual hay pocos, porque, señores, ser humanitario sin dar un centavo para coadyuvar a llevar a cavo el pensamiento; ser humanitario sin exponer el pellejo, es muy fácil; pero cuando se reclama el sacrificio del peculio y se expone la vida del individuo y su familia, ya entonces se piensa de muy distinta manera. Por esto digo yo que el rasgo que nosotros hacemos, no lo ha hecho ninguna nación, no se ha visto en ninguna nación, y dudo que hubiera muchas docenas de esos filántropos a que antes me he referido que lo hiciesen.

Señores, yo admiro, ¿y cómo no lo he de admirar? La fe y la abnegación de los primitivos cristianos, aquellos que para redimir cautivos escogitaban todos los medios que les permitía su fe; y cuando los agotaban, llegaba a tal punto abnegación, que algunos hasta se daban en cautiverio para salvar la vida de un padre de familia. Yo, señores, hasta ahora, oigo hablar a muchos filántropos, pero ninguno ha dado una onza de oro para redimir un esclavo: la filantropía de los filántropos de hoy día es una filantropía especial; no es de la humanidad; es de una casta. Todo para los buenos, entre ¡Bendito sea el pensamiento! Pero no se acuerdan de los malos. Ayer resonaban en nuestro oídos las correcciones algo más duras por cierto que las que señalan los reglamentos de esclavos en Puerto Rico; resonaban, repito, en nuestros oídos ayer mismo los tremendos castigos que caían sobre el pobre soldado.

Y a propósito de esto, de la nación por excelencia filantrópica, de aquella cuyas huellas parece que todos deseamos seguir, durante la guerra de Crimea entraron en el hospital 1.774 individuos enfermos a consecuencia de los azotes, de los cuales murieron muchos.

En Burgos, cuando la guerra civil, se le dieron 800 palos a un soldado, si bien antes de terminar el número había fallecido. Aun ahora, bien es verdad que por la ordenanza que nos e castiga; pero he oído a oficiales de mi amistad y confianza, que muchas veces para evitar un castigo mayor (porque saben los señores Diputados que la más pequeña falta lleva a un infeliz soldado, si no al patíbulo, a un presidio), suelen darle 25 o 30 palos.

Pero al fin y al cabo, si las ideas por las cuales se rigen esos filántropos son reales, tal como ellos las suponen, para los infelices a quienes creen favorecer, yo diría: pase; vamos, quizás entre los blancos no haya ninguno que necesite de la filantropía de esos señores, y con tal que los negros la obtengan, pase; pero es el caso que si se llevase a cabo la abolición tal cual ayer se indicaba, se haría la desgracia de esos mismos individuos a quienes se trata de favorecer.

Y creo, señores, que no se necesita esforzar mucho el argumento para probarlo, puesto que sabido es que estos individuos, que toda la vida han dependido de sus amos, al siguiente día de ser lanzados a la calle, no solamente no sabrían cómo subvenir a sus necesidades, sino (y esto es lo peor) serían hasta un motivo de perturbación en aquel país.

Reconozco que estoy abusando de la bondad de la Cámara: realmente estas no son cuestiones del momento, son más propias para discutirlas después; creo, sin embargo, que aunque todo lo que estoy refiriendo y lo que ayer se dijo nada tiene que ver en sustancia contra el proyecto de ley que se debate, es sensible que se haga servir un proyecto tan simpático, no ya a todos los señores Diputados, sino a todos los cristianos, y aunque no sean cristianos, porque todo el mundo participa de ese sentimiento natural; sensible es, repito, que se hagan, como ayer aquí se hicieron, inventivas contra los voluntarios de Cuba (pronuncio bien la palabra), contra quienes ese buen señor Díaz Quintero, haciéndose eco aquí de los rumores, sin intención sin duda, yo salvo siempre las intenciones de todo el mundo (El señor Díaz Quintero pide la palabra para una alusión personal); pero sí digo que así como al señor Romero Robledo aquel digno cuerpo le ha felicitado y le ha condecorado con la investidura de aquel noble cuerpo, las palabras del señor Díaz Quintero habrán resonado de un modo sumamente satisfactorio en los oídos de los enemigos de España. Y decía el señor Díaz Quintero, haciéndose eco de una noticia que hasta ahora no es cierta, porque no se ha hecho más que decir en un periódico, se dice, haciéndose eco, como se hacen aquí, de otros muchos rumores; es el sistema que tienen los filibusteros, porque es necesario decir la verdad: en Puerto Rico para alterar el orden se dice una veces que Caballero de Rodas está suspenso, así como aquí se dice que en Cuba los voluntarios se ha rebelado contra el Caballero de Rodas y no obedecen a nadie, y se fingen otra porción de noticias en otros lugares, ya de que los rebeldes han tomado Puerto-Príncipe, ya que han tomado a Bayamo, ya de que tienen buques blindados...

El Sr. VICEPRESIDENTE (Madrazo): ¿Piensa su señoría continuar por mucho tiempo en el uso de la palabra?
El Sr. PLAJA: Sí, señor.
El SR. VICEPRESIDENTE (Medrazo): Se suspende esta discusión.

 

[Fuente: Diario de sesiones de las Cortes Constituyentes. Número 306, 14 de junio de 1870, páginas 8855-8858. El señor Plaja tuvo la palabra de nuevo en la sesión del 17 de junio, donde se refiere otra vez a lo dicho en este discurso.]

 

© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

PROYECTO ENSAYO HISPÁNICO
Home / Inicio   |    Repertorio    |    Antología    |    Crítica    |    Cursos