Don Juan Manuel

 

Libro del cauallero et del escudero
(1326)

Miguel Vicente Pedraz
Universidad de León

CAPITULO XXVº
Commo el cauallero nouel se partio de las cortes et torno por la hermita del cauallero ançiano; et quisiera aver respuesta de las otras preguntas, et el cauallero ançiano se escuso con razon.

El cauallero nouel, acordandose de quanto bien aprendiera del cauallero que estaua en la hermita, tomo su camino para aquel lugar do lo fallara; et quando llego a la hermita do el omne bueno moraba, et el bueno lo bio et sopo quanto onrado et quanto bien andante venia, plogol mucho et gradeçiolo mucho a Dios. Et el cauallero nouel moro y con el algunos dias, ca el traia biandas et todo lo que avian mester; et en aquel tiempo que en vno moraron, quisiera el cauallero nouel aver repuesta del cauallero ançiano que moraba en la hermita de las preguntas quel fiziera ante que del se partiesse, a que avn non le respondiera; mas por la grant flaqueza que en el omne bueno avia, non le pudo dar repuesta conplida mente. Et desque entendieron que era tienpo de se yr el cauallero nouel para su tierra, despediose del; et el omne bueno [finco] rogando mucho a Dios quel endereçasse et lograsse de bien en mejor. Et el cauallero nouel dexol de lo que y traya para que pudiesse y passar su vida algun tienpo mas sin lazeria que fasta entonçe; et muy mas le dexara si el bueno lo quisiera tomar. Et asi se partieron muy pagados el vno del otro; et fuesse el cauallero nouel para su tierra; et finco el omne bueno en su hermita, conpliendo su penitençia.

 

Índice

Siguiente

Miguel Vicente Pedraz
Universidad de León
dmpmvp@unileon.es

 

© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

 

 

Home Repertorio Antología Teoría y Crítica Cursos Enlaces