Don Juan Manuel

 

Libro de los Estados
(1330)

Miguel Vicente Pedraz
Universidad de León

[Libro primero]

[Capitulo XXVII]

El xxviiº capitulo fabla en commo Julio dixo al infante que esta pregunta que el le fazia era muy grave, pero que lo que el ende sabia et fallasse en las Scripturas, que gelo diria en manera que lo entendiese muy bien.

–Sennor –dixo Julio–, esta pregunta que me vos fazedes es muy graue, pero aquello que yo se ende, et lo falle por las scripturas, dezir vos lo he.

Sennor, quando Dios crio el mundo, fizolo todo en seys dias et en aquel poco tienpo crio los çielos et la tierra et la mar, et en estas tres criaturas crio todas las otras cosas. Ca en el çielo puso el sol et la luna et las planetas et las otras estrellas, et a estas dio tan grant virtud, por la su merçed, que por ellas se fazen muchas cosas, et sennalada mente por ellas se fazen el dia et la noche: ca el dia non es al sinon la claridad del sol, que anda sobre la tierra, et la noche non es al sinon [la] escuridat quel dura en quanto el sol pasa deyuso de la tierra, et por que esta escuridat non fuese tan grande, paresçe de noche la luna et las estrellas et fazenla ya quanto que non sea tan escura. Otrosi, por el mouimiento de las planetas se saben los tienpos; ca el anno non es sinon quanto anda el sol desque sale de vn lugar fasta que torna aquel lugar mismo. Et el mes non es otra cosa sinon deque sale la luna de vn lugar et torna aquel lugar mismo. Et las oras non son al sinon lo que anda el sol en vn dia et en una noche, que son veynte et quatro oras. Et todas estas cosas commo son conplida mente fasta que descenden a grados, et a puntos, et [a] atomos et a menudos; et commo cada una de las planetas cunplen sus meses et cada vna en quanto tienpo porque tanne a la sciençia de la estroligia, et seria luenga cosa de vos lo dezir todo, non vos quiero mas departir en ello, mas tornare a la pregunta que me feziestes.

Ya vos dixe que en los çielos pusiera Dios todas estas cosas et otras muchas en muchas maneras, et non faze ninguna [mengua] de uos lo dezir para esto que avemos de fablar. Pero dezir vos he, tan bien de la mar commo de la tierra, lo que se non puede escusar para esto que queredes de mi saber.

Bien asi commo Dios crio estas dichas cosas en el çielo, asi el quiso que se ayuntasen las aguas en vn lugar, et aquel ayuntamiento de las aguas llamo mares [et] lo que finco seco llamo la tierra. Et de las mares sallen todas las aguas et a ella[s] se tornan. Et en las mares et aguas, todas las cosas viuas que en ellas viuen [et] guaresçen nadando, llaman los pescados. Et en la tierra crio todas las yeruas et las piedras et los arboles et los metales, et las animalias, tan bien las que son linpias et andan, a que llaman animalias, commo las que andan rrastrando, a que llaman reptilias, commo las aves que guaresçen en la tierra et en el ayre. Et entre todas las otras cosas, crio Dios el omne en la tierra, et este fizo a su ymagen et a su semejança. Et en quanto lo fizo a su ymagen, sienpre crea en el firme mente que Dios, que es cosa spiritual, quedara a ser corporal; et asi lo fue quando Ihesu Christo fue conçebido por el Spiritu Sancto en el cuerpo de la vien aventurada virgen sancta Maria. Et ante que fuese conçebido, et despues que nascio et quando visco en el mundo, [et] agora (que esta et estara para sienpre sin fin en cuerpo et en alma en Paraiso), sienpre fue Dios et sienpre fue omne en el ordenamiento de Dios; mas non fue omne que paresçiese a los omnes en cuerpo fasta que nasçio de sancta Maria, commo dicho es. Et asi non puede ninguno contra dezir que, pues dixo que faria el omne a su imagen, que forçada mente non conuiniese que Dios oviese aver cuerpo, que ymagen non es al sinon vn cuerpo que semeja a otro. Otrosi, fizo el omne a su semejança; et esta semejança que el omne a con Dios es en el alma; que asi commo Dios es cosa spiritual et dura para sienpre, asi el alma es cosa spiritual et dura para sienpre. Pero entre Dios et el alma a dos departimientos: el vno, que Dios es criador et el alma criatura; et el otro, que Dios nunca ovo comienço, mas sienpre fue, et el fue comienço et criador de todas las cosas, et el alma a comienço quando Dios la cria et la pone en el cuerpo del omne desque es viuo et formado en el cuerpo de su madre; et [des]que una vez es criada, nunca despues puede aver fin; et a comienço, mas non fin. Et asi, a este segundo departimiento entre Dios et el alma. Et semeja el omne en la razon a Dios, et en el entendimiento, et en el libre albedrio. [Et] por estas cosas que puso Dios en el omne, dixo quel querie fazer a su ymagen et a su semejança, por estos conplimientos et mejorias quel dio mas que a todas las otras cosas; por ende quiso que se apoderase et se seruiese et se aprouechase de todas criaturas que son en el çielo et en la mar et en la tierra. Et todas estas cosas crio Dios en los seis dias dichos; et el seteno folgo. Et quando crio el omne, criolo solo, et pusol nonbre Adam, que quiere dezir omne eterrenal, buscador de tierras. Et desque Adam fue criado, veyendo nuestro sennor Dios que era mester [muger] por que oviese [en] qui pudiese engendrar, fizol adormeçer et saco del una costiella, et sobre aquella costiella puso carne et todas las cosas que conplian, fasta que fizo mugier conplida, et dio gela por muger en que pudiese aver fijos, sin pecado. Et bien la pudiera Dios criar, et si quisiera, asi commo Adam; mas quisola criar de una partida de la carne et de los u[e]sos del omne por dar a entender que la muger que es parte del cuerpo del omne, et que asi la deve omne tener et amar a su muger commo a su cuerpo mismo. Et desque los ovo criado, bendixolos, et mandoles que engendrasen et cresçiesen et amucheguasen et finchiesen la tierra. Et pusol no[n]bre Adam, et a la muger, Eua, que quiere dezir ‘vida’ o ‘escuredunbre’, o ‘madre de los vivos’. Et Adam conosçio a su muger et e[n]gendro a Cayn et Avel, et con cada uno dellos nascio vna muger. Et tienen los sabios que natural mente sienpre las mugeres deuian encaesçer vn fijo et vna fija, et por ende sennalada mente an las mugeres dos tetas, por dar a entender que deuen criar vn fijo et vna fija. Et cada uno de los fijos de Adam ovo por muger a su hermana. [Et] asi fueron cresçiendo los omnes en el mundo, [et fue] tan lleno dellos que olbidaron las merçedes que Dios les fiziera, et començaron a fazer tantas malas obras, fasta que Dios se enojo dellas et envio el delluuio sobre la tierra, et murieron todas las gentes; et estruyo todo el mundo, asi que non fincaron sinon sola mente Noe et su muger et tres sus fijos et las mugeres de sus fijos, et todas las naturas de las animalias et de las aves que touo consigo Noe por mandado de Dios. Et estas escaparon et guaresçieron en vn arca que Dios mando fazer a Noe ante que el deluuio viniese. Et despues que el deluuio fue pasado, mando Dios a Noe et a sus fijos et a sus mugeres que engendrasen et poblasen el mundo. Et tienen que fasta que los omnes et las mugeres fueron muchos, que non guardauan a otras mugeres sinon a sus madres et sus fijas. Et todos estos viuian en ley de natura, et asi se mantovieron fasta el tienpo de Abraan, que fue patriarcha. Et a este dio Dios la ley çierta, asi commo la çircu[n]çision, et otras cosas que le mando guardar. Et en esta ley que Dios lis dio se mantovieron fasta el tienpo de Moysen. Et a este Moysen dio Dios la ley escripta en que son los dies mandamientos, et en que manda commo deuen fazer sacrifiçios et commo deuen usar los sacerdotes, et commo se deuen alinpiar las gentes de los pecados, et como deuen beuir et mantenerse las gentes vnos con otros, et otras cosas muchas que serian muy buenas de poner en este libro. Pero en cada ley nunca les prometio sinon bienes tenporales, tan bien de galardon de los vienes, si los fiziesen, commo de pena si fiziesen el contrario. Et en esta ley se mantouieron fasta el tienpo de Ihesu Christo, que fue conçebido por [el] Spiritu Sancto en el vientre de la virgen sancta Maria, et fue et es et sera verdadero omne et verdadero Dios. Et la ley que Ihesu Christo dio, commo quier que en algunas pocas cosas fabla en los bienes tenporales, asi commo en los sacramentos et en algunas pocas otras, pero en todo lo mas que el dixo fue para saluamiento de las almas, et dio maneras çiertas en la ley que dio en que se pudiesen saluar.

 

Índice

Siguiente

Miguel Vicente Pedraz
Universidad de León
dmpmvp@unileon.es

 

© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

 

 

Home Repertorio Antología Teoría y Crítica Cursos Enlaces