Don Juan Manuel

 

Libro de los Estados
(1330)

Miguel Vicente Pedraz
Universidad de León

[Libro primero]

[Capitulo LII]

El liiº capitulo fabla de commo Julio dixo al infante commo el rey Dauid et los otros sanctos que fizieron los strumentos para cantar, que la razon por que los fizieron fue por dar loores a Dios, mas los que agora cantan con ellos, cantan et fazen sones para mouer los talantes de las gentes a plazeres.

– El rey Dauid et los otros sanctos que fizieron los estrumentos, la razon por que los fizieron fue para cantar con ellos loores a seruiçio de Dios; mas los que agora tannen los strumentes, cantan et fazen sones con ellos para mover los talantes de las gentes a plazeres et delectes corporales, que tornen mas las gentes a pecar que a serviçio de Dios. Pues asi, bien entendedes vos que la culpa non es de parte de los estrumentos nin de los primeros que los fizieron, mas es de parte de las gentes que usan mal dellos.

Otrosi, los primeros que ordenaron los ayunos, fizieron[lo] por dos cosas: la primera, por dar parte a Dios del tienpo, commo es desuso dicho; la segunda, por apremiar el cuerpo, que non cobdiçiase tanto las locuras et los delectes de la carne. Mas agora, en los dias de ayuno [se] fazen mas menjares, et mas deleitosos, et aun comen viandas et letuarios que natural mente mueven las voluntades de las gentes et ayudan a desear et querer todo [el] contrario de aquello para que los ayunos fueron ordenados. Pues, otrosi, la culpa non es de parte de los ayunos nin de los primeros que los ordenaron, mas es de parte de los que vsan mal dellos. Otrosi, los primeros que ordenaron que las gentes fiziesen vigilias, fizieronlo por que las gentes fuesen aquellos santuarios en que oviesen deuoçion, et que alli velasen et rogasen a Dios que les perdonase sus pecados et los endereçase para salvar las almas et los cuerpos; mas en las vigilias que se agora fazen, alli se dizen cantares et se ta[n]nen estrumentos et se fablan palabras et se ponen posturas que son todas el contrario de aquello para que las vigilias fueron ordenadas. Et asi la culpa non es de parte de las vigilias, nin de los que las ordenaron, mas [es de parte] de los que vsan mal dellas. Et esto vos podria dezir en otras muchas cosas que fueron ordenadas por los omnes, tan bien [en las] elemosinas commo en las romerias commo en las oraciones, commo en muchas otras cosas, sinon por vos non alongar mucho la razon. Et avn vos dire otras cosas que ordeno nuestro sennor Dios.

Natural mente es ordenado e comer, para rehazer lo que se desfaze del cuerpo de cadaldia por los trabajos, et por que pudiese[n los omnes] beuir para servir a Dios; mas los omnes non comen por esa entençion, mas comen tanto et tales menjares que lo traen a grandes dolençias et a menguar mucho la vida, et avn desean et fazen por el comer muchas cosas que les son dannosas a las almas et a los cuerpos. Pues la culpa non es de parte del comer, nin de Dios que lo ordeno natural mente, mas [es] de los que vsan dello mal. Otrosi, el beuer ordenolo Dios natural mente para enraleçer la vianda, por que la pueda mejor moler el estomago, et pueda pasar por las venas para gouernar et mantener el cuerpo, para vmicar et enfriar et escalentar el cuerpo, segund le fuere mester; mas los omnes non beuen sinon por el plazer et por el sabor que toman en el veber, et fazenlo en guisa que muchos toman grandes yerros en los entendimientos, et grandes dannos en los cuerpos, et grandes movimientos, para fazer muchas cosas que non son serviçio de Dios. Pues la culpa non es de parte de Dios, que lo ordeno, nin del beuer, mas es de parte de los que non vsan dello commo deuen.

Otrosi el e[n]gendrar de los fijos, ordenolo Dios natural mente, por que pues los omnes non pueden dura [r], que finquen los fijos para mantener el mundo et para que Dios sea seruido et loado dellos. Mas muchos omnes non lo fazen por esta entençion, sinon por el plazer et por el deleyte que toman en ello, et fazen todo el contrario de aquello para que nuestro sennor Dios ordeno en engendramiento. Pues la culpa non es de parte de Dios nin del e[n]gendramiento, mas de parte dellos que vsan dello mal.

Et asi, sennor infante, por estas semejanças que vos he mostrado, et otras muchas que vos podria mostrar, podedes entender que las cosas que son vien ordenadas et con razon, si se non guardan commo deuen, que la culpa es de parte de los que lo guardan mal, et non es de parte de los buenos ordenadores nin de las cosas bien ordenadas. Et asi, pues los primeros ordenadores ordenaron muy bien la eslecçion et los esleedores que [la] an de ordenar, deuedes entender que los esleedores que son agora, o seran de aqui adelante, si non vsaren de la esleccion commo deuen, que non es culpa de los ordenadores primeros, nin de la eslecçion, mas es de parte de los esleedores que usan del[l]o mal.

 

Índice

Siguiente

Miguel Vicente Pedraz
Universidad de León
dmpmvp@unileon.es

 

© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

 

 

Home Repertorio Antología Teoría y Crítica Cursos Enlaces