Don Juan Manuel

 

Libro de los Estados
(1330)

Miguel Vicente Pedraz
Universidad de León

[Libro segundo]

[Capitulo III]

[El] capitulo terçero fabla en commo Julio dixo al infante [en commo] se le non queria escusar del responder, porque ya otra vez se le escusara del non responder et nol touiera pro, ca forçada mente le oviera a responder.

–Sennor infante –dixo Julio–, porque yo muchas vezes me quis escusar devos responder a otras preguntas que me feziestes et non me touo pro, antevos ove despues a responder, por ende non quiero agora començar a escusarme et auer vos a responder despues. Et asi digo vos que en fablar conplida mente en el estado de la clerezia es muy graue cosa, ca en la clerezia son muchos estados et muy departidos vnos de otros. Et otrosi, el estado de la clerezia es el mas alto estado que puede seer, por muchas razones, de las quales la vna es que deste estado fue nuestro sennor Ihesu Christo, ca el fue el primero que fizo sacrifiçio del su cuerpo et de la su sangre, et del dixo el propheta Dauid por el Spiritu Sancto: "Tu eres sacerdote para sienpre, segund la orden de Melchisedec". Et otrosi, porque los sacerdotes, por la virtud de las sus palabras [et] por el poder que an, pueden fazer et fazen que el pan verdadero se torne carne et cuerpo de Ihesu Christo, et el vino, su sangre propia; et otrosi pueden dar et dan todos los sacramentos de sancta Eglesia. Et todas estas cosas non puede fazer otro omne sinon el sacerdote que es clerigo misa cantano. Et otrosi, los clerigos deuen mantener la ley et lidiar por ella en tres maneras: la primera es que deuen lidiar con armas contra los moros, que son nuestros enemigos; la segunda, deuen lidiar con el diablo et con el mundo et consigo mismos, faziendo tales obras quales les pertenesçe et dando de si buen exiemplo a las gentes. Et bien creed, sennor infante, que non es esta menor lid que la primera. La terçera es que deuen lidiar por çiençia con los contrarios de la ley, mostra[ndo]les por scripturas et por razones manifiestas que la nuestra ley de los christianos es la ley en que se pueden saluar las almas, et que en ninguna otra ley al tienpo de agora non se pueden saluar. Et avn, con los que son christianos, predicandoles la manera commo mejor pueden veuir para saluamiento de las almas et mantenimiento de sus estados, segund la manera de que cada vno fuere, et sacandolos de qualquier dubda en que qualquier cayese.

Et, sennor infante, las gentes con que los sacerdotes an de lidiar son quatro: primero con los christianos, et con los judios, et con los moros, et con los paganos et gentiles, que son los que non an ninguna ley nin secta çierta. Et cred, sennor infante, que todas estas quatro maneras de gentes pueden vençer los sacerdotes por siençia et por razon, si Dios les faze atanta merçed que les quiera dar buen entendimiento et firme, et que biuan buena vida et linpia, por que non aya[n] aquel enbargo por que enbarga la graçia de Dios. Et abiendo en si primero estas cosas dichas, en pos esto, las maneras para los vençer son estas: a los christianos que non dubden en ningun articulo de los de la fe, non an vencimiento, sinon predicarles et amostrar les las maneras commo pueden en mejor saluar las almas et mantener sus estados, diziendoles quanto bien an en fazer bien et guardarse de pecado, et la gloria que avran en el Parayso por sus buenas obras, et las penas que avran en el Infierno por sus malas obras. Et a los que en alguna cosa er[r]asen o dubdasen, mostrargelo por los dichos de [los sanctos pasdres et de] la sancta Scriptura, ca çierto es que non a cosa en que ningun christiano pueda dubdar en la fe nin en los sacramentos, que todo non se muestre llana mente por los dichos de los sanctos ductores que fueron de sancta Eglesia; et asi [puedan lidiar] con estas dos maneras de christianos.

Otrosi, pueden vençer a los judios, mostrandoles por su ley que por los dichos de las sus prophetas que todas las cosas que en su ley fueron dichas, que toda fue figura desta nuestra et que todo lo que fue dicho del Mesias, que todo fue dicho et se cunplio por Ihesu Christo. Et bienvos digo, sennor infante, que avn con razon tengo que commo quier que otras muchas buenas [razones] ha para ello, que vna de las buenas es la que es en el comienço de la primera partida deste libro que yo fiz.

Otrosi, a los moros pueden vençer los sacerdotes muy ligera mente por su secta misma; ca ellos creen que Ihesu Christo que fue conçebido en el vientre de sancta Maria, et en ante que fuese prennada [que] era virgen, et seyendo prennada que era virgen, et despues que pario que finco virgen, et que Ihesu Christo non fue e[n]gendrado de padre que fuese omne, sinon de spiritu de Dios. Et, pues ellos todas estas cosas creen, preguntoles yo que pues Dios non puede fazer nin faze ninguna cosa sin razon, que me digan qual fue la razon por que Dios tantas estrannas et marabillosas cosas quiso que se fiziesen en la nacençia et coçebimiento de Ihesu Christo, o que bien se sig[u]io ende por que el tantas cosas et tan fuera de natura quiso que fuesen fechas. Et si me respondieren que fue porque Dios quiso, et que a la voluntad de Dios non a omnne por que buscar razon, digo les que esto non es verdat, ca en ninguna ley non ha cosa en que razon non aya. Et si dixieren que asi fizo Adam sin omne et sin muger, digo les que lo fizo por nesçesidat: ca Adam fue criado et fecho para que se poblase el mundo, et si Adam, o otro omne, non fuera criado, non oviera y qui loase nin cognosçiese lo que se puede cognosçer de Dios, que es la mayor cosa por que el mundo es fecho. Et si me dixieren que asi fizo a Eua de omne, sin muger, digo les que avn Eua fue fecha con razon et por neçesidat; ca commno quier que Dios criara Adam, non se poblara el mundo si Adam non oviera en qui pudiera engendrar. Et otrosi, quiso que fuese fecha de vna costiella del omne, por razon que la muger es vna partida del omne, pero non es [tan] conplida commo [el]; porque da a entender que, pues non es tan conplida commo el, que sienpre el omne deue aver sennorio et mejoria de la muger. Et asi, todo esto fue fecho con razon; mas en la nacençia et conçebimiento de Ihesu Christo, que fue de muger sin omne, et non avia y ninguna destas razones nin neçesidades, digame el moro que por que fue esto. Et, sennor infante, digo vos que me dixo don Iohan, aquel mio amigo, que ya oviera el departimiento con algunos moros muy sabidores, et quando llego a esto con ellos, dixome que fazian mucho poder por non le responder a esto; pero desque mucho les afincaba, dixome quel dixieran que tenia[n] que Ihesu Christo que fuera criado et nasçiera para que fuesen las almas por el [saluadas] et para redemir los pecadores. Et dixome que les respondiera el que bien sabia que ninguna cosa non ha sennorio en su egual; pues si Ihesu Christo avia de saluar las almas, que son spirituales, que cierto es que non podria fazer esto el cuerpo de Ihesu Christo, que es cosa corporal, nin la su alma, que era alma de omne; mas que esto avia de fazer la diuinidat, que era ayuntada a la vmanidat. Et por que llana mente podades entender esto, mostrar vos lo he bien declarada mente. Vos sabedes que las yeruas et las plantas an mejoria et avantaja de las piedras, en tanto que an a ser commo las piedras, et an, de mas, cresçer et fazer fructo. Otrosi las animalias an an seer commo las piedras et cresçer et fazer fructo commo las plantas, et demas an [esta]: mejoria, que sienten et biuen et an los mouimientos que les cunplen para veuir et enjendrar. Otrosi, los omnes an todas estas cosas, [et] demas an entendimiento et razon et libre albedrio; [et] todo esto ovo Ihesu Christo conplida mente, commo omne verdadero asi commo otro omne; et demas ovo la diuinidat, que fue et es Dios verdadero, que se ayunto a la umanidad. Et esta diuinidad, que es Dios, fue lo que ovo en nuestro sennor Jhesu Christo mas que [en] otro omne; bien asi commo cada vna de las cosas que son dichas ovo lo que avian las otras cosas et lo suyo demas. Et çierto, esta mejoria que nuestro sennor Ihesu Christo ovo de los otros omnes en seer Dios, seyendo omne, bien tengo que vale çinco sueldos mas que las otras avantajas dichas. Et esta diuinidat que Ihesu Christo ovo en si, que fue et es verdadero Dios, esto es lo que puede saluar las almas et redemir los pecadores commo Dios criador et fazedor de todas cosas. Ca si Ihesu Christo fuese egual de las otras almas et spiritus de los omnes, ¡que sin razon seria de poderlas saluar! Mas para las poder saluar, que forçada mente conuenia quel saluador fuese Dios. Et asi que, por fuerça, pues, conosçian que Ihesu Christo fuera criado et nasçiera para saluar las almas, que avian a crer que Ihesu Christo es aquel mismo Dios, et cria las almas et las puede saluar. Et otrosi, pues dizen que fue criado et nasçio para redemir los pecadores, bien commo es dicho que egual en egual non a sennorio çierto, si Ihesu Christo fuera omne sola mente et non oviera mejoria nin auantaja de los otros omnes, non pudiera el redemir los omnes; mas esto pudo el fazer porque fue omne verdadero et Dios; fue et es omne, por que fizies emienda por el omne; et fue et es Dios, por que asi [commo] puede fazer todas las cosas de nada, pudiese redemir los pecadores, pues fazia tan grant emienda por ellos. Et digo vos, sennor infante, que tengo que les dixo tan buenas razones et tan çiertas que con razon non las podrian desfazer. Et por todas estas razones desuso dichas, et por otras muchas que dexo de poner aqui, por non alongar el libro, pueden vençer los sacerdotes a los moros.

 

Índice

Siguiente

Miguel Vicente Pedraz
Universidad de León
dmpmvp@unileon.es

 

© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

 

 

Home Repertorio Antología Teoría y Crítica Cursos Enlaces