Teoría, Crítica e Historia

El pensamiento latinoamericano del siglo XX
ante la condición humana: Argentina

 

"Rodolfo Mario Agoglia:
filosofía, historia y cultura nacional
"

 

Sara Jafella

Rodolfo Mario Agoglia nació en San Luis en 1920. Su vocación filosófica asomó tempranamente al graduarse como Profesor de Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, en 1945 y de Doctor en Filosofía, por el que obtuvo “medalla de oro” en mérito a su brillante carrera en esa institución. En los primeros años de su labor filosófica fue Secretario del “Primer. Congreso Nacional de Filosofía” (Mendoza, 1949), instancia que revela sus primeros acercamientos al Partido Justicialista. Su Ponencia sobre “La actualidad de la doctrina platónica del Ser” señala estudios sobre los primeros pensadores helénicos. Más tarde fue profesor e investigador en las Universidades Nacionales de San Luis, Buenos Aires, Mendoza, Bahía Blanca y Jujuy; también en universidades extranjeras: Salamanca y Puerto Rico. Su recorrido filosófico es tan extenso como significativo: Platón, Aristóteles, Humanismo, Renacimiento, filósofos modernos, Ilustración, Romanticismo alemán y, de manera especial Hegel.

En la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata ejerció su labor académica desde mediados de 1940; en la década de 1950 fue Director de un “Seminario sobre la Metafísica de Aristóteles” y Profesor Titular Regular de “Historia de la Filosofía Moderna”. Más tarde fue Director de Instituto de Historia del Pensamiento Argentino y Latinoamericano, luego del Departamento de Filosofía y posteriormente elegido Decano de esa Facultad, en dos períodos (ambos interrumpidos): 1953-1955 y año 1973; en el primer caso la interrupción se debió a restricciones políticas de la denominada “Revolución Libertadora” del año 1955. Posteriormente es reincorporado a la Facultad de Humanidades y dicta “Lógica” y “Filosofía de la Historia”.

Designado Decano en 1973 en la mencionada Facultad interrumpe esa actividad al ser designado Rector Normalizador de esta Universidad por el entonces Ministro de Educación de la Nación Dr. Taiana; tal cargo fue desempeñado en el breve período de mayo de 1973 a marzo de 1974[1]. Cabe agregar que en ese último año, con posterioridad a la muerte del Presidente de la Nación J. D. Perón el 1/7/ 74, tienen lugar en el país movimientos políticos atentatorios a la vida en democracia. El 7 de octubre de ese año se produce el asesinato del Secretario General de esa Universidad Prof. Achem y del investigador Prof. Miguel durante un viaje oficial a la ciudad de Buenos Aires. Tal crimen dio lugar al día siguiente de las masivas renuncias tanto del Rector como de los Decanos. Dos años después se produce el golpe militar del 26 de marzo de 1976; el día 23 de ese mes y año tuvo lugar el asesinato del hijo de Agoglia a manos de bandas homicidas en su casa de City Bell. Agoglia inicia entonces un largo exilio en el exterior donde puede volver a ejercer sus funciones docentes y de investigación en la Pontificia Universidad Católica de Ecuador donde más tarde fue Director del Instituto de Filosofía y Ciencias Sociales y luego Decano. Durante el exilio en Quito pudo elaborar y completar estudios filosóficos altamente significativos. Regresa a Argentina en 1985 –ya en el período democrático– con su salud muy deteriorada, no obstante es reincorporado a la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, donde dictó un Seminario del Doctorado sobre “Filosofía de la Historia”. Falleció en Buenos Aires, el 27 de octubre de 1985, acompañado por el reconocimiento moral e intelectual de colegas y amigos.

* * *

Durante sus primeros años como docente universitario Agoglia llevó a cabo estudios sobre enfoques políticos de pensadores de la “Generación de 1837” y sobre Juan Bautista Alberdi. Al respecto sostiene: “Si la filosofía argentina surgió de la necesidad de dar una fundamentación racional a nuestra independencia política y a nuestra organización nacional, si fue en sus orígenes filosofía política una de las características de este pensamiento filosófico es arraigar en la historia[2].

Esta referencia es tomada del Prólogo que elaboró para una de las obras del destacado pensador ítalo-argentino Coriolano Alberini (1866-1960), quien ejerciera una posterior influencia sobre su concepción filosófico-política de cuño nacional. Alberini asumió una posición antipositivista y, además, llevó a cabo importantes estudios sobre influencias de filósofos espiritualistas europeos (especialmente de Alemania) sobre el pensamiento filosófico argentino. Tales líneas de pensamiento fueron significativas en el pensamiento de Agoglia quien, además, mantuvo amistad y coincidencias filosóficas con Alberini así como con Carlos Astrada (1874-1970) y Juan Luis Guerrero (1896-1956). Posteriormente entabla una sólida y permanente amistad y diálogo filosófico con el destacado pensador mendocino Arturo Roig –también exiliado en Ecuador.

Breve referencia a su artículo acerca de una nueva semántica del término philo-sophia. Este estudio cuyo título es “La filosofía como sabiduría del amor”publicado en 1966– [3]; el vocablo “filosofía” generalmente, traducido como “amor a la sabiduría”; al respecto Agoglia sostiene que esta última expresión remite la actividad filosófica a un plano superior de carácter metafísico alejado de una interpretación de cuño “existencial” e “histórico” acerca de la condición humana. El autor afirma que el clásico contenido semántico adjudicado a la filosofía revela un concepto tradicional y ahistórico; en consecuencia, revierte tal concepto clásico y estima que su verdadera interpretación se expresa como “sabiduría del amor”, es decir, “sabiduría emergente del amor”.

A efectos de validar sus afirmaciones, analiza la raíz etimológica del término griego “filía”, que debe ser entendido como un “sentimiento amoroso desinteresado” que revela deseo o impulso del hombre hacia el encuentro con el Bien y, además, la inclusión del otro sujeto; esta última situación promueve un sentimiento de amistad que también implica la voluntad de sacrificio en función de la vida de los demás.[4]

Sin embargo, Agoglia indica los límites que se dieron en Grecia Antigua con respecto a tal intercomunicación: Claro está que el amor al hombre de los griegos era todavía –y esto es esencial– amor del griego por el griego y no por el griego en cuanto hombre. Ese amor –no cabe duda– se eleva a su universalidad en el cristianismo y, liberado de todo trarsfondo teológico y escatológico, a su plena humanidad en el Renacimiento. [5]

Dado la importancia del diálogo para promover la filía entre los hombres, el pensador argentino se refiere explícitamente a los Diálogos de Platón y a la sabiduría que emerge del amor expresada por Sócrates en sus diálogos con sus alumnos por las calles de Atenas.

El estudio e interpretación anteriormente llevados a cabo sobre el tema “sabiduría del amor” –como en otros trabajos anteriores– permite observar no sólo la riqueza conceptual y los conocimientos históricos sobre la filosofía occidental por parte de Agoglia, sino la elaboración y expresión de un pensamiento filosófico propio. Tal situación se manifiesta en esta segunda presentación de su posterior obra filosófica; un ejemplo de ello es la distinción que lleva a cabo entre “historia” y “metafísica” en tanto rasgos humanos. En un trabajo anterior sostiene: “[...] el hombre, indudablemente, es un animal histórico y metafísico, pero no es metafísico en cuanto histórico ni viceversa, sino que, en cuanto histórico, no se interesa por una verdad absoluta y eterna y sólo por fines concretos y particulares; y, en cuanto metafísico, irrumpe ya fuera de la historia, accede al ser (desde la concreta situación temporal desde la cual irrumpe) y busca principios y valores que no valgan para cierto hombre y su tiempo, sino para todo hombre en general”[6]

Durante se estadía en Quito la preocupación filosófica por la historia prevalece sobre la metafísica por cuanto, especialmente, se interesó por establecer conexiones filosóficas entre discursos sociales, políticos y culturales desde los que se fundamentan y estructuran conceptos tales como “nación”, “conciencia histórica”, “sociedad política”, “filosofía, historia y nacionalidad”, “procesos dialécticos en la configuración de la cultura de los pueblos” de los que resultan propuestas de una vida social y política centrada sobre la libertad y la democracia. De esta manera, los trabajos de este período de su vida reflejan nuevas formas de poiesis o producción de su pensamiento que, desde diferentes horizontes, sigue convocando a la praxis como acción ética y política a través de renovados enfoques sobre la conciencia histórica de los pueblos y la configuración de identidades nacionales.

En su exilio ecuatoriano, en el año 1979 edita su libro Sentido y trayectoria de la filosofía moderna, obra que responde a sus años de investigación y docencia en Argentina como profesor titular por concurso de la cátedra “Historia de la filosofía moderna” que ejerciera en la Facultad de Humanidades de La Plata durante un extenso período. Además, como culminación de sus estudios escribe dos obras mayores: en primer lugar se trata de Conciencia crítica y tiempo histórico (1980), que responde a sus posturas críticas en la configuración de la historia de la cultura de los pueblos y en la que reafirma la significación de la identidad nacional. Su obra póstuma es La filosofía del derecho en Hegel, cuya edición tuvo lugar con posterioridad a su fallecimiento, en 1993; en esta obra investiga sobre la filosofía social y jurídica del filósofo alemán.

Una posible síntesis sobre el recorrido de las temáticas abordadas por Agoglia podría dar lugar al siguiente esquema: un primer paso es estrictamente filosófico (sabiduría del amor e historia de la filosofía en el Occidente europeo, con una primera apertura sobre la filosofía argentina); en cambio, en estudios posteriores se reafirma su temprano interés sobre temáticas filosófico-sociales hecho que –a nuestro juicio– propicia una apertura a un escenario más amplio de investigaciones que retornan a una filosofía de la historia con referencia explícita –en muchos casos– a los pueblos latinoamericanos. Tales enfoques promueven rigurosos análisis sobre las creaciones culturales de los pueblos.

Sus tempranas investigaciones sobre filosofía argentina pudieron haber propiciado más tarde un interés filosófico más amplio sobre América Latina; a ese respecto, cabe señalar la riqueza de su enfoque que explora tradiciones, lenguaje, costumbres, arte, organizaciones políticas, conciencia crítica y filosofía de la historia.

* * *

La altamente significativa obra escrita de este pensador demuestra su permanente motivación por los estudios histórico-filosóficos. Sin embargo, se considera válido cerrar esta presentación con un breve retorno a su punto inicial, expresado en la fuerte conmoción que provocó el sentimiento trágico de la ausencia del hijo; en el análisis de ese duelo interior quizás sea posible encontrar una señal de aquello que luego estaría encarnado en su “Moira” o Destino. Al respecto, cabe hacer referencia a problemáticas no relativas a la cosmovisión teórica del intelectual sino a aquéllas que atravesaron dramáticamente su historia personal y tuvieron intervención en el entramado trágico de su vida. Sus estudios filosóficos y éticos sobre “conciencia crítica” y “tiempo histórico” –como posturas teóricas– dieron paso a profundos e inabarcables sentimientos de dolor frente a una aberrante e inmoral praxis política que tuvo lugar en el oscuro escenario de la historia que atravesó entonces Argentina –desde mediados de la década del ’70– y que, de alguna manera, se introdujo en “su propia historia”.

No obstante, durante el exilio en Ecuador, Agoglia pudo haber podido alcanzar, en lo personal, aquello que también fuera motivo de sus estudios filosóficos sobre la concepción de Aristóteles acerca de la “tragedia” como obra de teatro en la Antigua Grecia; tales estudios aristotélicos fueron analizados por Agoglia en su artículo –antes señalado– “Arte y tragedia en Aristóteles”(1950). Según el filósofo griego la representación teatral de la tragedia provoca en el espectador una catarsis o purificación de las pasiones; al respecto, seguramente Agoglia nunca imaginó que su investigación más tarde podía ser un referente en el entramado de su vida personal, por cuanto es posible que el desgarrante dolor e impotencia frente a la injusticia haya podido promover una forma de catarsis o purificación de las pasiones en homenaje a su hijo. [7] Su personal catarsis como actor real y no como espectador unida a una emergente expresión de templanza en una personalidad vital y vigorosa permitieron la restauración de su capacidad y rigor filosóficos en tierras de América Latina. Por tal motivo es posible considerar que su trayectoria trasciende la usual biografía del intelectual destacado y, al mismo tiempo, es la que construye su identidad no sólo como filósofo, político, profesor e investigador sino, especialmente, como sujeto humano.

 

Bibliografía

Obras de Rodolfo Mario Agoglia. Artículos y libros

  • Parménides. Traducción, notas y comentarios de R, M. Agoglia. Buenos Aires, ed. Interamericana. 80 p, 1944.

  • “La actualidad de la doctrina platónica del Ser”. Actas del Primer Congreso Nacional de Filosofía. Mendoza, vol. II (1950): 649-656.

  • “Arte y tragedia en Aristóteles. Notas para una reinterpretación”. Revista de Filosofía. Instituto Filosofía, Facultad de Humanidades y Cs.Educación (FAHCE).UNLP (1950): 59-69.

  • “La tarea actual de la filosofía”. Revista de Filosofía nº 1. Instituto Filosofía. FAHCE, Universidad Nacionl de La Plata, 1 (1951):19-26.

  • “La teoría del arte en Leonardo”. Philosophia. Mendoza, Instituto Filosofía, Universidad Nacional de Cuyo, 25 (1962).

  • “Conocimiento y valoración en Platón”, Revista de Filosofía. Depto. Filosofía, FAHCE, Universidad Nacional de La Plata, 12-13 (1963): 39-52.

  • “Coriolano Alberini en la cultura y el pensamiento argentino”. Revista de Filosofía. Ed.cit., 12-13 (1963): 75-82.

  • Prólogo a la obra de Coriolano Alberini, Problemas de la historia de las ideas filosóficas en Argentina. La Plata, Universidad Nacional, Colección Pensamiento Argentino, 1966.

  • “La filosofía como sabiduría del amor”. R evista de Filosofía. Depto. Filosofía, FAHCE, Universidad Nacional de La Plata, 17 (1966): 15-30.

  • Platón, su pensamiento filosófico. Buenos Aires, Centro Editor de América Latina. p.120, 1967.

  • “In memoriam”, (página inédita que iba a ser la dedicatoria de un artículo a la memoria de su hijo). Hechos e ideas, 3ª. Época. Tribuna abierta del pensamiento nacional. Buenos Aires, 22-24 (1995): 157-160.

  • “La cultura como facticidad y reclamo”. Quito, Separata de Cultura nº 5, revista Cultura, Banco Central del Ecuador, 5 (1979): 11-36.

  • “Historia contemporánea y contemporaneidad de la historia”. Quito. Separata de Cultura, revista del Banco Central del Ecuador, 1979.

  • Sentido y trayectoria de la filosofía moderna. Quito, Ediciones de la Universidad Católica de Ecuador. p. 180, 1979.

  • "La filosofía de Latinoamérica como filosofía del Tercer Mundo”. Quito, Separata de Cultura, revista del Banco Central del Ecuador, 1980.

  • “El pensamiento romántico en Ecuador”. Quito, Banco Central de Ecuador- Corporación Editora Nacional, 1980.

  • Conciencia histórica y tiempo histórico. Quito, Ediciones de la Universidad Católica de Ecuador, p. 214, 1980.

  • “Cultura nacional y filosofía de la historia en América Latina” Cuadernos Salmantinos de Filosofía, Salamanca (España),  VIII (1981): 236.

  • “La idea de identidad nacional en América Latina”, Cuadernos Salmantinos de Filosofía, Universidad de Salamanca (España)  X (1983): 265-277.

  • La filosofía del derecho en Hegel. Quito, Ediciones del Banco Central de Ecuador. p. 389, 1981.

  • Historiografía ecuatoriana, Estudio introductorio y selección a cargo de R.M.A.”. Quito, Ediciones del Banco Central del Ecuador, 1985.

Obras sobre Rodolfo Mario Agoglia

  • Ali Jafella, Sara. "Aspectos de la carrera de filosofía en la Facultad de Humanidades y Cs. de la educación (UNLP) en la década de 1950. Una semblanza del Dr. Rodolfo M. Agoglia”. Revista Diálogos. Sociedad Argentina de Profesores de Filosofía (SAPFI) UBA, Año VII, nº 13, noviembre 2000.

  • Bonilla, Alcira. “Vías abiertas: obra y pensamiento del profesor Dr. Rodolfo Mario Agoglia”. Quito, Ediciones de “El Comercio”. (Por separado incluye títulos de las temáticas de las clases de R.M-A. y reconocimiento de alumnos ecuatorianos) p. 128-133.

  • Bonilla, Alcira. “Filosofía y realidad. La filosofía latinoamericana como filosofía de la historia”. Revista de Filosofía y teoría política nº 28-29 Dpto. Filosofía, Facultad de Humanidades y Cs. Educación, Universidad Nacional La Plata, p.23-28.

  • Bonilla, Alcira. “El reclamo amoroso del filosofar en Rodolfo M. Agoglioa.” Buenos Aires, Biblioteca Nacional, ed. La Biblioteca, nº 202, 11 pp.

  • Lasala, Malena. “La filosofía argentina en su lugar. Un intento de pensar con R. M. Agoglia.. Revista de Filosofía y teoría política nº 28-29 Dpto. Filosofía, Facultad de Humanidades y Cs. Educación, UNLP, p.96-105..

  • Paladines, Carlos. “El humanismo histórico a la luz de un pensador argentino: Rodolfo Agoglia. Prólogo a la obra de R. M. Agoglia La filosofía del derecho en Hegel. Quito, ed. cit.

  • Roig, Arturo. “Una semblanza de Rodolfo Mario Agoglia”. Introducción a la obra La filosofía del derecho en Hegel. Quito, ed. cit.


Notas

[1] Por licencia del Dr. Agoglia asume interinamente el Rectrado el médico F.Camperchioli.

[2] Agoglia, R.M. “Prólogo” .Alberini, Coriolano (1966). Problemas de la historia de las ideas filosóficas de Argentina..La Plata, UNLP. Colección Pensamiento Argentino, p.10

[3] Agoglia, Rodolfo M. (1966) “La filosofía como sabiduría del amor”. La Plata, Revista de Filosofía nº 17, FAHCE, UNLP.

[4] Agoglia, Rodolfo M. (1966)”, Ob.cit, p.21-.29.

[5] Agoglia, Rodolfo M. (1966) Ob. cit, p. 26.

[6] Agoglia, R.M. (1951) “La tarea actual de la filosofía". Revista de Filosofía nª 2, ed.citada, p.20.

7. Agoglia, R.M. (1950). “Arte y tragedia en Aristóteles”. En: Revista de filosofía nº2, ed.cit.pp-59-69. (Se retoma esta temática al final del trabajo.

Sara Jafella
Actualizado, marzo 2008

 

© 2003 Coordinador General Pablo Guadarrama González. El pensamiento latinoamericano del siglo XX ante la condición humana. Coordinador General para Argentina, Hugo Biagini. El pensamiento latinoamericano del siglo XX ante la condición humana. Versión digital, iniciada en junio de 2004, a cargo de José Luis Gómez-Martínez.

 

© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

PROYECTO ENSAYO HISPÁNICO
Home / Inicio   |    Repertorio    |    Antología    |    Crítica    |    Cursos