Teoría, Crítica e Historia

Mario Roberto Morales

 

La articulación de las diferencias
o el síndrome de Maximón
(Los discursos literarios y políticos del debate interétnico en Guatemala
)

 

A los mestizos,
no importa si son indios o ladinos.

"PRESENTACION"

Este libro pretende dar cuenta del estado de la cuestión étnica en Guatemala. Es un análisis de los discursos posmodernos de la interetnicidad guatemalteca, y también una reflexión sobre la importancia de esclarecer el carácter de los movimientos indígenas ligados a reivindicaciones identitarias, culturales y diferenciales en ese país, para introducir al lector a la posibilidad posterior de ofrecer una explicación de las variables que ahora se intersectan forzosamente con este estudio, a saber: la cooperación internacional, el turismo y, como acción concreta de su conjunción, la creación y venta del producto "herencia cultural-identidad-otredad." Todo, a la luz de variables teóricas como el debate sobre la posmodernidad latinoamericana, la relación de los estudios culturales con la crítica literaria y cultural, y la movilidad y usos intersemánticos de conceptos como pueblo, nación, etnia, raza, mestizaje, ideología, cultura, identidad y etnicidad.

Se ha insistido mucho en que, en Guatemala, los indios no se distinguen de los ladinos por la raza sino por la cultura. Vale la pena preguntarse entonces, a estas alturas de la posmodernidad globalizada, ¿en qué consiste la diferencia? Aquí se argumenta que consiste en dos posicionalidades interculturales, mestizas, con énfasis diferentes según sea su elemento articulador (clase, etnia, género, etc.): el énfasis cultural indio o el ladino, considerados ambos como polaridades socialmente abstractas pero ideológicamente concretas que todavía articulan, aunque en forma decreciente, la diferenciación étnico-cultural. Por indio se entiende al guatemalteco que ostenta rasgos culturales propios de los 22 grupos étnicos de ascendencia maya-quiché; y por ladino al guatemalteco que acusa rasgos culturales más remitidos a las costumbres occidentales. La intensidad de estos énfasis culturales, los cuales están determinados por la manera cómo los individuos manipulan y negocian los códigos culturales que los expresan como tales, es variable (porque hay maneras dominadas y dominantes, hegemónicas y contrahegemónicas de negociar los códigos) y origina una gran cantidad de identidades híbridas, mestizas, imposibles de explicar mediante la fórmula binaria indio-ladino, a no ser tomando ambas polaridades como abstracciones referenciales para ubicar las gradaciones de heterogeneidad, mestizaje, e hibridación múltiple y plural que interactúan en la cotidianidad.

En los años noventa, ciertas organizaciones del movimiento indígena de Guatemala han adoptado el nombre de "maya" para decirse a sí mismas, para expresar su identidad histórica y cultural, y como emblema étnico para reclamar sus reivindicaciones específicas frente a la interetnicidad de la que forman parte y, sobre todo, frente a su contraparte ladina, a la cual ha construido como su "otro" y bautizado como "mestiza." La relación binaria indio-ladino, que servía para explicar la dinámica interétnica de Guatemala ha cedido su lugar a la igualmente binaria relación maya-mestizo. El cambio es significativo porque, si bien indio es --como estableció Severo Martínez en 1970 para el caso guatemalteco-- un término de contenido colonial que designa una realidad de esclavitud, servidumbre, vasallaje, opresión, explotación y discriminación, cierta intelligentsia indígena había venido usándolo, a lo largo de la década del setenta (Morales, Luis) como emblema de orgullo desafiante, un poco al estilo del apelativo Black que fue usado en los años sesenta en Estados Unidos, y un poco en la forma como hoy día se asume el gay pride por parte de los homosexuales norteamericanos. El término "maya" no tiene connotaciones despectivas en el imaginario colectivo guatemalteco; al contrario, se asocia en forma automática --aunque sea sólo arqueológicamente-- con un nostálgico pasado de esplendor precolombino. Y, por otra parte, permite, como emblema ideológico, una mejor posibilidad de negociación identitaria en los espacios de la multiculturalismo y de otras tendencias ideológicas internacionales, como el relativismo cultural y la political correctness, las cuales --como se sabe-- se hallan absolutamente politizadas en sus usos académicos y, en general, solidarios para con los grupos étnicos subalternos. La negociación a la que me refiero se ubica en el mismo ámbito en el que se mueven términos políticamente correctos como African American o Native American para evitar pronunciar los prejuiciados apelativos de Negro o Indian, en Estados Unidos; todo lo cual ubica a los grupos subalternos así apelados en una posición de relatividad ideológica y cultural que los faculta para negociarse así mismos y a sus reivindicaciones frente a las centralidades Anglo de una manera igualitaria, aunque sea sólo en el discurso. Fuera del discurso políticamente correcto los prejuicios raciales, étnicos y culturales siguen rigiendo el comportamiento de los grupos en los espacios multiculturales, como puede fácilmente comprobarse por medio de la simple experiencia empírica o del examen de las discursividades articulatorias de los poderes y los contrapoderes involucrados en la multiculturalidad.

El parangón con Norteamérica no es gratuito. Buena parte de la actual intelligentsia "maya" se está educando y ha sido educada en la academia norteamericana, sobre todo en el campo de la antropología, la lingüística y la educación, y bajo el alero de los Postcolonial Studies y otras direcciones posmodernas del pensamiento occidental contemporáneo, como el multiculturalismo, el desconstruccionismo, el feminismo y, en general, el pos-estructuralismo. Una crítica de la cuestión intercultural e interétnica en Guatemala debe, entonces, ubicarse en el terreno de la posmodernidad téorica y de la producción, circulación y consumo globalizado de ideas académicas.

Para el efecto, empezaremos por recapitular los hechos que han llevado la cuestión étnica al punto en el que se encuentra ahora: el activismo culturalista "maya" por la reivindicación de la diferencia cultural (primer capítulo). Después, analizaremos dos textos literarios (Hombres de maíz, de Miguel Angel Asturias, y Me llamo Rigoberta Menchú, de Elizabeth Burgos-Debray) que dialogan desde las dos ya mencionadas posicionalidades interculturalmente mestizas e híbridas y desde los dos énfasis posicionales posibles en este ámbito, remitidos a la polaridad indio-ladino (segundo capítulo). Seguidamente, pasaremos a desconstruir los discursos del debate que sobre el "mayismo" se ha desatado en medios locales de comunicación en Guatemala desde 1992, para confrontar las posiciones esencialistas y fundamentalistas del movimiento indígena, y la propuesta de mestizaje intercultural democrático que yo me permito desarrollar, como parte del debate mencionado (tercer capítulo). Después, pasaremos a estudiar al conglomerado multihíbrido en el que la polaridad indio-ladino se negocia en el espacio del consumismo de bienes simbólicos globalizados, para ilustrar cómo, en lo concreto, no opera la diferencia cultural como separadora y, por el contrario, se diluye en identidades híbridas, neomestizas (de un nuevo mestizaje intercultural) para proyectar el estado de la cuestión étnica hacia el futuro turístico y de marketing que, creo, revestirán tanto las culturas como las identidades "mayas" de Guatemala en el futuro cercano (cuarto capítulo). Una quinta sección abordará el asunto de la posibilidad de un construccionismo identitario ladino, así como el de lo que consideramos la inutilidad de confrontar identidades construidamente diferenciadas. También se propondrá una agenda para ordenar el debate interétnico y algunos criterios para realizar la necesaria negociación interétnica que, como parte del proceso general de democratización en marcha, debe realizarse en Guatemala.

No está de más adelantar que este estudio se realiza desde una posicionalidad ladina, inevitable para el autor, y que desde ella se efectúa la natural apropiación de la cultura indígena como parte integrante de la cultura y la identidad ladinas de quien escribe. El proceso inverso ocurre con los intelectuales indígenas. Este es, pues, un discurso ladino.

La realización de este trabajo fue posible gracias a los auspicios de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Pittsburgh y de su Departamento de Lenguas y Literaturas Hispánicas, en donde realicé mis estudios de doctorado; del Centro de Estudios Latinoamericanos de la misma universidad, que me permitió realizar el trabajo de campo que aparece descrito en este libro; y de la beca Andrew W. Mellon que, al relevarme de mis obligaciones docentes por un año académico, me permitió escribir el manuscrito sin interrupciones. A estas instancias, mi agradecimiento.

Agradezco asimismo a John Beverley sus agudos señalamientos en relación a la problemática que trata el libro, así como su amistad y el estimulante intercambio intelectual que mantuvo conmigo a lo largo de mi estadía en Pittsburgh. También quedo agradecido con Gerald Martin, cuyo conocimiento de Guatemala, de la obra de Asturias y de la narrativa latinoamericana faciltó un intercambio para mí fecundo de ideas y experiencias. A Mabel Moraña y Michael Jiménez, agradezco su apoyo académico, su amistad y su lectura crítica del manuscrito. Y, finalmente, le agradezco a Ivonne Recinos la agudeza con que me escuchó pensar en voz alta este libro, convirtiéndose en la primera interlocutora entusiasta de las ideas que lo estructuran y, al final, en su correctora implacable.

 

 

[Esta edición electrónica, autorizada por su autor, es una adaptación de la obra de Mario Roberto Morales, La articulación de las diferencias o el Síndrome de Maximón (Los discursos literarios y políticos del debate interétnico en Guatemala). Guatemala: FLACSO, 1998.]

 

© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

PROYECTO ENSAYO HISPÁNICO
Home / Inicio   |    Repertorio    |    Antología    |    Crítica    |    Cursos