Teoría, Crítica e Historia

 

Dos caminos ante la pobreza: Los padres Gabriel y Néstor en la novela Nicodemus

Steven Casadont

 

la iglesia católica y el estado peruano

En una entrevista personal con el Antropólogo Social peruano, Luis Fernando Calderón Carvajal, éste resalta las estrechas relaciones entre la Iglesia y el gobierno, en lo que se refiere al poder político que la Iglesia católica mantiene en el Perú:

La Iglesia Católica, es considerada una de las instituciones más influyentes en la sociedad peruana y latinoamericana, al punto de participar activamente en la toma de decisiones del Estado en aspectos básicamente sociales; sin dejar de mencionar que maneja una importante red de asistencialismo a través de programas particulares como CARITAS, a través del cual se entrega a manera de dádivas, alimentos u otras limosnas.

Como hecho anecdótico podemos recordar la importante participación del cardenal Cipriani en la crisis política producida por la toma de la Embajada de Japón en Lima en diciembre de 1997 por el grupo subversivo MRTA (movimiento revolucionario Tupac Amaru).  Durante el largo secuestro en el que los subversivos conviven con importantes personalidades de la política nacional, se produjeron intensas negociaciones en las que las solicitudes de ambas partes (Gobierno-secuestradores) eran remitidas a través del primado de la Iglesia Católica.  Sin embargo, internamente, el gobierno de Fujimori, venía preparando el rescate de los rehenes utilizando la fuerza a través de un cuerpo de elite por túneles construidos ex profeso que fueron ampliamente conocidos por la prensa internacional.  No sería disparatado pensar que hubo conocimiento por parte de todos los protagonistas (excepto los enclaustrados), que lo que se necesitaba era hacer lo más larga posible las negociaciones para dar tiempo al rescate bélico.  

El Perú es un país que, a pesar de otorgar a sus ciudadanos una absoluta libertad de credo, es eminentemente católico; tan así, que cuando fue candidato a la Presidencia de la República el laureado escritor (ahora peruano-español) Mario Vargas Llosa, auto-declarado agnóstico, fue motivo de duras críticas por parte de un sector de la ciudadanía que no imaginaba como Presidente del Perú a un individuo que no rinda como le corresponde (al Presidente) homenaje al Cristo Morado (Señor de los Milagros), en la importante procesión limeña del mes de octubre.

El Presidente del Perú, independientemente de la religión que profese, rinde homenaje a la Iglesia Católica desde el primer momento de la toma de juramento.  La asistencia a la Catedral de Lima, a la misa del Te Deum, es parte obligada de los actos protocolares del cambio de mando presidencial.  El Arzobispo de Lima, bendice al nuevo mandatario augurándole éxitos en la próxima gestión gubernamental.

La actitud de la Iglesia cuando bendice (en el nombre de Dios), desde el alto nivel de Arzobispo, hasta el más modesto sacerdote del más lejano pueblo del país, la encontramos en las diversas actividades de la vida social y política.  Ya hemos visto lo que ocurre a nivel del Presidente de la Republica.  Podemos poner a este acto litúrgico un sin número de ejemplos: cuando se trata de inaugurar una obra pública, en la que se pone al servicio de la colectividad una nueva escuela, es el sacerdote quien arroja el agua bendita sobre  el inmueble acompañado este hecho con las letanías en la que pide la influencia divina para que esta cumpla su cometido como bien terrenal; lo mismo ocurre con cualquier otro tipo de obra física: una calle asfaltada, una instalación de alcantarillado, un parque infantil; o yendo a otros casos, los patrulleros de la policía, las motocicletas, bicicletas o cualquier objeto que tenga que usarse en la vida pública.  Pero, lo que más podría causar asombro, es que el propio Ejército Peruano, tiene como miembro activo un Capellán que se encarga de las liturgias en el seno de esta institución castrense, y si fuera el caso, bendice las armas que  usarían “sus” soldados contra otro ejército, en el hipotético caso de un enfrentamiento bélico.

Es importante no dejar de mencionar otro hecho anecdótico.  En la década de Fujimori, gobierno considerado nefasto en cuanto a los altos niveles de corrupción, el control político era considerado de dictadura, y cuando se producían algunas medidas, ya sea en el plano social o económico, que por su contenido podrían causar reacción en la comunidad, se producían ‘fenómenos divinos” manipulando el acendrado fervor católico del pueblo.  Aparecían así vírgenes que lloraban (léase ídolos de madera o yeso), “grabados” de la silueta de cristo en la ventana de un feligrés, etc.; hechos de los que la prensa parametrada se encargaba de divulgar de manera sensacionalista para distraer la opinión pública.

Como hemos indicado, el sacerdote de la Iglesia Católica es un miembro activo en la vida de cada uno de los pueblos del país a lo largo y ancho de éste, de tal manera, que en toda ceremonia cívica en la que deba estar representada la comuna a través del alcalde de ese lugar, el gobernador o teniente gobernador, la policía, el director del colegio o escuela, el juez de paz, representantes de los sectores de gobierno en dicha localidad, es imprescindible la presencia del representante de la Iglesia Católica, a quien se le considera una autoridad más.

Mencionamos al principio que el Estado garantiza libertad de credo (Art. 2do. Inc. 3 De los Derechos de la Persona Humana – Constitución Política del Perú); sin embargo, la religión católica se imparte en las instituciones educativas de los niveles primario y secundario como una asignatura más como las matemáticas o el lenguaje.  El respeto a la constitución se da en ese camino al exonerarle de calificaciones al estudiante que certifique su pertenencia a otra religión que no sea católica.

 

Bibliografía

  • Calderón, Luis, entrevista personal, 17 septiembre 2005.

 

© Steven Casadont,
Dos caminos ante la pobreza: Los padres Gabriel y Néstor en la novela Nicodemus. 2005.

PROYECTO ENSAYO HISPÁNICO
Home / Inicio   |    Repertorio    |    Antología    |    Crítica    |    Cursos