Teoría, Crítica e Historia

 

Dos caminos ante la pobreza: Los padres Gabriel y Néstor en la novela Nicodemus

Steven Casadont

 

LA SOTANA

Los teólogos de la liberación pedían que la Iglesia derribara las barreras que la separaban del mundo de los pobres. La solidaridad con el pueblo oprimido significaba que los curas vivieran entre los pobres, “para que sientan nuestro aliento y sepan que no escucharemos voces interesadas en desfigurar su labor” (Documentos 14). El padre Gabriel proclama que “el sacerdote seglar está hecho para vivir en el mundo, entre el mundo, para el mundo de los prójimos” (116). No obstante, la ropa misma que lleva el sacerdote le dificulta que pueda asimilarse entre las masas; al ponerse la sotana el sacerdote anuncia, visualmente, una cierta distancia entre él y la gente.

En cuanto a esta separación entre los sacerdotes y el pueblo, Nicodemus nos presenta con otro tema relevante: el del celibato. Al obligar a sus curas vivir sin esposa, la Iglesia no solamente hace más distinción entre su clero y el mundo en que viven, sino también le niega la posibilidad de conocer “uno de los aspectos más imperativos del amor al privársele del amor de mujer” (Nicodemus 116). La doctrina del celibato le hace a Néstor abandonar a su novia para seguir el camino de sacerdote. Su buena formación como sacerdote no le permite alejarse de su voto del celibato, pero sus pensamientos nos revelan pensamientos sobre la mujer que tuvo que dejar para ser sacerdote:

Camino del ancianato, por la mente de Néstor desfilaban muchas imágenes, algunas de ellas incoherentes y confusas como las de un sueño. Entre todas ellas, un nítida como si no perteneciera al pasado sino al presente. La suya y la de Irene, cuando en sus paseos a caballo, en Iscatá, emparejaban las cabalgaduras cabeza a cabeza y se besaban de silla a silla. (168)

Los Documentos de Medellín tomaron grandes pasos para traer la Iglesia al mundo moderno; no obstante, con lenguaje ambiguo, reafirman la condición del celibato para los sacerdotes:

El Concilio Vaticano II y los Sumos Pontífices han reafirmado recientemente la vigencia del celibato para los sacerdotes. Siendo el motivo central del celibato la entrega a Cristo y con él a la Iglesia, y constituyendo al mismo tiempo una forma de caridad pastoral que se confunde con la consagración total y es testimonio escatológico ante los hombres, es necesario que se den al seminarista bases muy sólidas para vivirlo gozosamente en la plenitud del amor. Así, pues, dadas las circunstancias concretas en que frecuentemente le toca vivir al sacerdote latinoamericano, es de particular importancia una cuidadosa formación de los seminaristas en este sentido. Esto exige principalmente una formación gradual de acuerdo con el desarrollo físico y psicológico; estar en condiciones de realizar una elección madura, consciente y libre; capacidad de amor y de entrega sin reservas, lo que a su vez reclama una fe fuerte que lo haga capaz de responder al llamado de Dios; disciplina ascética y vida de oración que lo lleve a una madurez en las relaciones con el otro sexo; realización del sentido de la amistad y capacidad para trabajar en equipo. (13)

 

Bibliografía

  • Canal Ramírez, Gonzalo. Nicodemus. Bogotá: Congreso Eucarístico Internacional, 1968.

  • Documentos finales de Medellín. Teología de la liberación en hipertexto. Proyecto Ensayo Hispánico. 13 de junio de 2004. <http://www.ensayistas.org/critica/liberacion/TL/>

 

© Steven Casadont,
Dos caminos ante la pobreza: Los padres Gabriel y Néstor en la novela Nicodemus. 2005.

PROYECTO ENSAYO HISPÁNICO
Home / Inicio   |    Repertorio    |    Antología    |    Crítica    |    Cursos