Hugo E. Biagini
  

 

"APORTACIONES REFORMISTAS"

En el homenaje rendido a Arturo Ardao y Arturo Andrés por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Corredor de las Ideas del Cono Sur se ha tenido en cuenta para hacerlo su hondo compromiso con la causa reformista. Ensayemos una somera aproximación a sus respectivas contribuciones en tal sentido.

Arturo Ardao, a poco de cumplir los 20 años de edad, siendo dirigente estudiantil, redacta un sesudo y valeroso trabajo sobre “La Reforma Universitaria y la organización de la enseñanza superior en Uruguay”, escrito durante la dictadura que se instala en su país hacia 1933 y que prácticamente disuelve la participación del alumnado al establecer la siguiente falacia: los estudiantes sólo podían contar con un único delegado que debía tener tres años como mínimo de graduado...

Allí Ardao rescata la misión social de la universidad como una finalidad apremiante para naciones como las nuestras que viven culturalmente de prestado bajo la tiranía intelectual europea, insistiendo en la adecuación de la enseñanza terciaria a la realidad nacional y en su relevante función para el esclarecimiento de los problemas que se le plantean a la colectividad. Asimismo, Ardao enfatizaba dos clásicos postulados reformistas: por una parte, la autonomía universitaria integral (pedagógica, administrativa y financiera); por otra, la importancia de aumentar la representación directa de los alumnos en los Consejos Académicos y hasta la consagración legislativa de las Asambleas de docentes y estudiantes en idénticas proporciones, con la facultad de designar al mismo decano y de dictar normas sobre la orientación general de la enseñanza.

Hacia 1950 Ardao publicará una obra de mayor aliento sobre la evolución histórica de la Universidad de Montevideo para la Revista del Centro de Estudiantes de Derecho, donde recoge un artículo alusivo en torno a los estudiantes en el gobierno universitario y examina la cuestión capital de la representación de ese claustro como tal. Por último, allá por 1985 cuando aún se halla exiliado en Venezuela, Ardao contesta lúcidamente a una requisitoria sobre el persistente desafío supuesto por el concepto de Universidad Nueva.

El legado bolivariano de integración continental y la creación de una universidad latinoamericana ha sido uno de las preocupaciones temáticas de Arturo Andrés Roig, Junto a ello, su revalorización de la Reforma Universitaria hasta en países menos conocidos como el Ecuador o de los vínculos de la misma reforma con las innovaciones pedagógicas insinuadas prematuramente en España a través de la Institución Libre de Enseñanza.

Cabe destacar la hermenéutica que Roig aplica a la comprensión del juvenilismo rioplatense junto a sus interpretaciones sobre las diversas corrientes internas que nutrieron al complejo movimiento reformista entre nosotros. Se distingue su abordaje del célebre manifiesto liminar con el cual dicho movimiento obtuvo en Córdoba -urbi et orbi- su carta de ciudadanía bajo la inspiración personal de Dedodoro Roca.

También están los reparos de Roig a la enseñanza magistral y su defensa de la actitud dialógica y problematizadora, de la participación creativa del alumno universitario; su reflexión sobre las ligazones entre Universidad y Región para superar la antinomia entre localismo y universalismo, entre una universidad pragmático-profesional y una universidad científico-investigadora. Roig ha denunciado al sistema educativo autoritario que niega la personalidad del educando a veces en nombre de la libertad, la patria, el amor, el pueblo, o la civilización, alentando en cambio por su parte la formación de conciencias justicieras: “Es necesario que los marginados en todos los órdenes, aquéllos que con su presencia y con su fuerza tienen el poder de quebrar los universales ideológicos y de exigir una nueva nación, adquieran la capacidad de organizar socialmente su presencia y su fuerza. El niño, el adolescente, desconocidos en las relaciones educativas en su alteridad, integran también el mundo de los marginados. De ahí el sentido profundo de las rebeliones estudiantiles”

Antes que nada y por sobre todas las cosas, tenemos en Ardao y en Roig, en Roig y en Ardao, a dos Maestros de Vida, sin temor aquí, a diferencia de otros casos, en escribir con letra capitular, porque ella nos acerca más a la utopía que uno y otro nos enseñaron a estimar visceralmente.

Hugo E. Biagini
Universidad de La Plata

 

índice

siguiente

 

Hugo E. Biagini, Compilador. Arturo Ardao y Arturo Andrés Roig. Filósofos de la autenticidad. Jornada en homenaje a Arturo Andrés Roig y Arturo Ardao, patrocinada por el Corredor de las Ideas y celebrada en Buenos Aires, el 15 de junio de 2000. Edición digital de José Luis Gómez-Martínez y autorizada para Proyecto Ensayo Hispánico, Marzo 2001.
© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

 

Home Repertorio Antología Teoría y Crítica Cursos Enlaces