Jorge Vergara Estévez
  

 

"CULTURA Y MESTIZAJE EN AMÉRICA LATINA
UNA CRITICA A LA TESIS DE LA IDENTIDAD CULTURAL MESTIZA"

A Jorge Iván Vergara por sus valiosos comentarios

Introducción

Al dirimir la cuestión sobre la identidad cultural en Latinoamericana deben tenerse en cuenta varios aspectos que trascienden las clásicas interpretaciones metafísicas o biopsíquicas. Estamos aludiendo con ello a las peculiaridades y diferencias con otros pueblos, así como nuestra común experiencia histórica ante similares desafíos internos y exógenos. (Hugo E. Biagini, Filosofía americana e identidad, 1989).

En América Latina, el tema de la identidad cultural ha adquirido especial relevancia en los últimos años, no sólo para los especialistas: historiadores, sociólogos, antropólogos, filósofos y ensayistas, sino también para los artistas, especialmente escritores, los políticos y el amplio público. No obstante, el tema ha estado siempre presente, aunque no con la misma relevancia. Se ha dicho, quizá exageradamente, que "desde mediados del siglo XVIII, la preocupación dominante en la mente de los hispanoamericanos ha sido la de la propia identidad" (Uslar Pietri 1969: 9). Sin embargo, hay algunos períodos en que la preocupación por la identidad se desplaza a un segundo plano, y es sustituido por otras cuestiones y tareas. Esas son épocas (relativamente) serenas, en que nuestros países parecen haber encontrado un estilo de desarrollo histórico. En otras épocas, la temática identitaria se potencia, adquiere especial significación simbólica, se difunde y surgen nuevas y variadas interpretaciones, a menudo opuestas. Estos períodos son los de profundas transformaciones societales y culturales. Así sucedió, por ejemplo, en las primeras décadas del período republicano (Larraín y Vergara 1998: 23 a 34).

Desde fines del siglo diez y nueve hasta las primeras cuatro décadas del veinte, la mayoría de las sociedades latinoamericanas experimentaron la larga crisis de la república oligárquica. Esta se expresó no sólo en la decadencia y posterior derrumbe de su sistema político; estuvo acompañada por cambios de sus economías exportadoras; a la vez que se producían procesos de organización de las clases sociales mesocráticas y populares, y crecientes conflictos sociales. La cultura elitaria de las oligarquías, de raigambre liberal conservadora y positivista, tanto en el terreno estético y de las ideas, fue perdiendo vigencia y legitimidad, sea por las transformaciones sociales así como por el surgimiento de nuevos estilos culturales en el arte y el en campo del pensamiento política y social. Esta fue una época de revoluciones antioligárquicas, la más importante y exitosa fue la revolución mexicana y, a la vez, una fase de intenso y explícito expansionismo norteamericano.

Estos complejos procesos en las sociedades latinoamericanas fueron favorecidos y potenciados por el contexto internacional. Europa estaba viviendo la llamada "primera crisis de la modernidad europea" (Wagner 1994). Esta se produjo por el profundo malestar que vivían las principales sociedades europeas a consecuencias de la primera revolución industrial y las promesas incumplidas del liberalismo: paz, progreso y prosperidad. Fue, por ello, el fin de la ilusión del liberalismo clásico de la sociedad regida por el mercado autorregulado y la (re)emergencia de concepciones alternativas de derecha y de izquierda: anarquismo, liberalismo social, socialcristianismo, comunismo, fascismo y nacionalismos (Polanyi 1944). Este clima favoreció la organización de los sectores obreros y sus reivindicaciones, la emergencia de "la cuestión social" y, a la vez, muestra un profundo pesimismo que se expresa en la obra de Nietzsche, Spengler y otros autores.

En este contexto, los principales intelectuales críticos latinoamericanos: Víctor Raúl Haya de la Torre, José Martí, José Carlos Mariátegui, José Vasconcelos, Manuel González Prada, José Enrique Rodó y otros, elaboraron una nueva discursividad en la cual, de una parte, a nivel político y social, realizaron la crítica de la sociedad oligárquica por su carácter clasista y excluyente; de otra, propusieron una nueva concepción del Estado nacional, de carácter incluyente, igualitaria y modernizante.

A la vez, cuestionaron el expansionismo norteamericano que se ejercía especialmente sobre Centroamérica y su ideología el panamericanismo; y propusieron retomar el camino de la integración regional. En el campo político cultural, estos autores no sólo cuestionaron sus doctrinas imperialistas del "destino manifiesto" -la política de Estados Unidos hacia América Latina y su influencia en los distintos países- sino que extendieron su reflexión a la cultura norteamericana. Cuestionaron su materialismo, maquinismo e individualismo; su darwinismo social; su exaltación de la competencia económica; de las concepciones que afirmaban la superioridad de la cultura anglosajona sobre la latina-iberoamericana y sus concepciones raciales que afirmaban la superioridad de la raza blanca y la inferioridad de "la raza indígena" y los mestizos.

Especial influencia ejerció el pensamiento de Rodó, quien en su obra Ariel, de 1900, criticó la nordomanía anglosajona por su orientación materialista, mercantilista, utilitarista y su democracia de masas, carencia de sentimientos artísticos y de búsqueda desinteresada del conocimiento científico. Su conclusión es que "la civilización norteamericana no puede servir de tipo o modelo único" (Rodó 1900: 196). Propuso a la juventud latinoamericana "un programa propio", de carácter católico; en que convergían distintas tradiciones culturales y políticas; de desarrollo de todas las facultades humanas; a la vez, que una actitud ética basada en una actitud estética y una democracia no utilitarista "en que dominen los mejores" (Rodó 1900: 196).

Las concepciones norteamericanas sobre la superioridad de la raza blanca, coincidían, en varios aspectos, con los planteamientos anteriores de Sarmiento; y en general, de los partidarios de la "tesis civilizatoria", como la llama Zea, y con las concepciones racistas de algunos positivistas como Javier Prado. Estos consideraban que la raza indígena era inferior a la blanca y su predominio sólo podía significar estancamiento y decadencia para nuestras naciones. En consecuencia, propusieron quitarles su territorio a los indios y traer emigrantes europeos.

Dice, por ejemplo, Sarmiento en Conflicto y armonía de razas en América: "¿En qué se distingue la colonización del Norte de América? En que los anglosajones no admitieron las razas indígenas, ni como socios, ni como siervos. ¿En qué se distingue la colonización española ? En que la hizo un monopolio de su propia raza que no salía de la edad media al trasladarse a América y que absorbió en sus sangre una raza prehistórica servil (...) Están mezcladas a nuestro ser como nación razas indígenas, primitivas, destituidas de todo rudimento de civilización y gobierno (...) La inmigración sola bastaría de hoy en adelante para crear una nación en una generación, igual a cualquiera de las que más poder ostentan en Europa occidental (...) Alcancemos a Estados Unidos (...) Seamos Estados Unidos” (1883. 407, 408, 410).

En contraste, los ensayistas críticos de comienzos del siglo XX, valorizaron al indio, al mestizo y el mestizaje cultural, tanto desde el punto de vista social como cultural. Mostraron y cuestionaron la situación subordinada de los indígenas, especialmente en el sistema hacendario. Algunos de ellos, incluso, se refirieron elogiosamente a las grandes culturas precolombinas, comparándolas con las grandes culturas de Europa y Asia. Su reflexión contribuyó a la elaboración de las posturas y políticas indigenistas que buscaban mejorar la condición de los indígenas, su plena incorporación a la nación, especialmente, mediante la educación pública.

Asimismo, en oposición a la tradición sarmientina y anglosajona, estos autores revalorizaron el legado cultural de la colonización española y del catolicismo, lo cual formaba parte de la reivindicación de la cultura latina. En importante medida, sus conceptualizaciones y argumentos provenían del hispanismo conservador de Marcelino Menéndez Pelayo, Ramiro de Maeztu y otros.

La raza cósmica de Vasconcelos

En este clima cultural y horizonte simbólico José Vasconcelos publicó La raza cósmica, en 1925. Esta podría ser considerado la obra fundacional de la tesis de la cultura mestiza en América Latina. Lo nuevo de ella no es la simple reivindicación del mestizaje biológico, supuesto fundamento de virtudes nacionales, como es el caso, por ejemplo, de Nicolás Palacios. Este ensayista chileno de comienzos del siglo XX escribió en 1904 La raza chilena. Allí sostuvo que en Chile se había constituido una raza excepcional por el mestizaje de españoles de origen germánico con una raza india, ambas razas viriles, valientes, sobrias, y con indudables virtudes militares.

Vasconcelos, en La raza cósmica, empieza refiriéndose a la conquista y colonización de América por los europeos. La pugna "de instituciones, de propósitos y de ideales" (1925: 72) que, desde entonces, se ha dado entre las naciones de origen sajón con las latinas, se produjo tanto en Europa como en América, y siempre los sajones han resultado vencedores. A comienzos del siglo veinte, afirma que esta pugna asumió la forma de conflicto entre el monroísmo o panamericanismo opuesto al latinoamericanismo o bolivarismo, el cual se manifiesta tanto en las relaciones internacionales como dentro de la política de cada país latinoamericano (Vasconcelos 1937: 9 a 40).

Sigue diciendo que los pueblos sajones, ingleses, norteamericanos y otros tienen un fuerte sentido de su identidad común y se ayudan entre sí; en cambio, los pueblos iberoamericanos, incluyendo España, permanecen desunidos. Después de la Independencia, los latinoamericanos nos habríamos separado de España, pero también entre nosotros y, movidos por nacionalismos provincianos, abandonamos el proyecto bolivariano, creando una veintena de débiles naciones Estados, dominadas por las naciones sajonas. Propone (re)crear la identidad iberoamericana: "Nosotros no seremos grandes mientras el español de América no se sienta tan español como los hijos de España" (Vasconcelos 1925: 74). Si renegáramos de "nuestra raza" y nuestra cultura y asumiéramos un internacionalismo abstracto, se consumaría el triunfo de los más fuertes, de los ingleses. El patriotismo latinoamericano se nos impone "como una necesidad de defensa de intereses materiales y morales, pero es indispensable que ese patriotismo persiga finalidades vastas y trascendentales" (Vasconcelos 1925: 75).

Vasconcelos piensa, que desde la conquista, en Iberoamérica se ha ido produciendo un inédito y gigantesco mestizaje donde convergen la raza europea blanca, la indígena roja, la asiática amarilla y la negra africana. Tan profundo ha sido este mestizaje racial y cultural que ya no hay indios ni negros propiamente tales: "Los mismos indios puros están españolizados, están latinizados, como está latinizado el ambiente (Vasconcelos 1925: 78). Asimismo, "tenemos poquísimos negros, y la mayor parte de ellos se han ido ya transformando en poblaciones mulatas" (Vasconcelos 1925: 90). Esta situación cree que es definitiva e irrecuperable: "Los rojos, los ilustres atlantes de quienes viene el indio, se durmieron hace millares de años para no despertar" (Vasconcelos 1925: 90).

Esta interpretación y predicción se funda en una filosofía evolucionista de la historia, en la cual se percibe la influencia hegeliana, comtiana, spengleriana, probablemente de Berdaiev, y de otros autores. Para esa filosofía la principal ley de la historia es que cada una de las cuatro razas puras que componen la humanidad ha predominado durante un período histórico y actualmente estaríamos viviendo el fin del reinado de la blanca: "Ninguna raza vuelve; cada una plantea su misión la cumple y se va (...)" (Vasconcelos 1925: 90). Así sucederá también con la raza blanca: "Los días de los blancos puros están contados como los de sus antecesores" (Vasconcelos 1925: 90). Dicha ley señala que las razas puras "desaparecerán para crear un quinto tipo étnico superior (...). Ya nadie puede contener la fusión de la gente, la era de la universalidad y el sentimiento cósmico" (Vasconcelos 1925: 147 y 152). En virtud de esta ley de la historia, la raza mestiza latinoamericana se convertirá en "la raza cósmica".

De acuerdo a Vasconcelos, el verdadero conflicto, en las primeras décadas del siglo XX, se producía entre dos razas y dos civilizaciones. De una parte, la blanca sajona, la última raza pura, y, de otra, la civilización que está formando "una raza nueva, una raza de síntesis hecha con el genio y la sangre de todos los pueblos, que aspira a englobar y expresar todo lo humano en maneras de constante superación" (Vasconcelos 1925: 82). Esta naciente civilización representa un progreso histórico porque Vasconcelos cree que las razas puras tienden a degenerar.

La nueva raza, denominada también 'integral', 'cósmica', 'síntesis', no pretende imponer su dominio sobre las otras: "la quinta raza no pretenderá excluir a los blancos, como no se propone excluir a ninguno de los demás pueblos (...). Por lo que hace al blanco y su cultura, la quinta raza cuenta ya con ellos y espera beneficios de su genio" (Vasconcelos 1925: 80). La nueva civilización superará la dominación de las potencias de raza blanca cuya doctrina es la lucha, el antagonismo, el triunfo del más apto y se fundará en la concordia y en la integración de las razas y los pueblos. En el mundo, según Vasconcelos, habría una ansia infinita de integración.

Destacaremos algunos aspectos relevantes de esta primera versión, que podría considerarse fundacional, de la tesis de la identidad cultural mestiza. Gran parte de estos aspectos o principios se mantienen en las versiones posteriores hasta ahora. Esta versión se funda sobre el supuesto de la existencia de razas, cada una de las cuales posee un 'genio' propio, características culturales trasmitidas biológicamente. Este supuesto, como veremos, tiende a desaparecer en varias versiones contemporáneas, entre ellas las que analizaremos de Morandé y Uslar Pietri.

Su concepto de identidad es de carácter naturalista y esencialista; es decir ésta se habría constituido en el pasado, y se habría conservado sin modificaciones a través del decurso histórico. Sin embargo, Vasconcelos no ofrece una reflexión sobre el concepto de identidad mestiza, que es uno de los más difíciles o imposibles de construir teóricamente. Asimismo, ésta es una concepción monista de la identidad y de la cultura: habría una sola identidad social fuerte y una sola cultura latinoamericana. Por su parte, las identidades nacionales serían o un error histórico, producto de la Independencia, o bien son secundarias respecto a la identidad latinoamericana fundamental. La versión de Vasconcelos se inscribe en una "hermenéutica objetivista", cuyas metodologías son la introspección, análisis y reflexión de su autor, sin incluir la experiencia y reflexividad de sus supuestos portadores. Esta versión se basa en una concepción biológica, la cual es una generalización de lo que sucede con los animales, según la cual las razas humanas puras tienden a degenerar y el mestizaje evita ese riesgo.

Ella incluye, o pretende fundarse en una filosofía de la historia evolucionista, según la cual estamos entrando a una fase de tendencia a la fusión y de predominio de la raza mestiza. Aunque no puede decirse que sea una concepción religiosa de la identidad, es una concepción católica militante, basada en una idealización de esta religión y de su importancia cultural. Esta versión forma parte de un proyecto político cultural, concebido, de una parte, como la 'filosofía' de una 'raza' que busca superar la relación de subordinación a la civilización anglosajona desarrollar sus potencialidades; de otra, como un proyecto latinoamericanista de respuesta a las tesis panamericanistas, y a las ideologías raciales positivistas.

Aunque su autor afirma la existencia de una identidad mestiza -lo que supone aportes de todas sus vertientes culturales- hay una escasa valoración de los aportes culturales de la 'razas' india y negra, frente a la importancia de los europeos, especialmente el cristianismo. Asimismo supone que ya se ha producido un mestizaje biológico y cultural, de modo que las culturas indígenas y negras han desaparecido en América Latina. Existe una ambigüedad o inconsistencia en este planteamiento, puesto que los latinoamericanos seríamos, a la vez, una raza e identidad cultural mestiza, y parte de la cultura ibérica y latina. Esta versión posee un marcada carácter mesiánico y utópico, puesto que la raza mestiza encarnaría la liberación y el progreso moral de toda la humanidad.

Relevancia de la tesis sobre la identidad mestiza

En una mirada de conjunto, podría decirse que la tesis de la identidad mestiza es uno de los principales aportes del pensamiento latinoamericano del siglo XX, tanto por el interés y la diversidad que presentan sus distintas versiones así como por la importancia de sus expositores. Ha alcanzado una gran difusión y aceptación en círculos intelectuales, artísticos, literarios y políticos, de algunos países. Se diría que fue, y quizá sigue siendo, la concepción predominante de la identidad latinoamericana, en algunos países como Venezuela y México. Sin embargo, especialmente en los países del Cono Sur, desde su origen, ha estado en relación de competencia con otras representaciones sobre la sociedad, y sobre todo con otras tesis sobre la identidad latinoamericana: la hispanista, la indianista y la que podríamos llamar 'occidentalista', de una parte, y de otra, con interpretaciones específicas sobre la identidad nacional, construidas desde otros ejes (Vergara J. I. y Vergara J: 1996). Puede comprenderse su relevancia si se considera que ha sido sostenida por influyentes instituciones, entre las que se cuenta actualmente la Iglesia Católica; movimientos políticos y sociales, como el Apra en Perú; importantes investigadores como el chileno Pedro Morandé; destacados ensayistas como el venezolano Arturo Uslar Pietri; e incluso escritores como García Márquez.

Esta tesis era muy cercana o coincidente con las tendencias culturales potenciadas por los Estados populistas, especialmente el mexicano, con su idea de pueblo y su propósito de integrar a toda la nación en un proyecto compartido, el que incluyó el desarrollo de la educación pública, del urbanismo, la industrialización sustitutiva, el aumento y organización de la clase obrera, etc. Esta tesis expresa(ba), asimismo, en cierta medida, la experiencia social de los sectores populares de origen campesino, o provinciano, que emigraron a las ciudades, accedieron a la educación pública gratuita secundaria, y universitaria o técnica, desarrollaron su capacidades y alcanzaron un efectivo ascenso social mediante su esfuerzo individual. Esto fue posible por las tendencias meritocráticas e inclusivas del Estado populista.

El filósofo mexicano Luis Villoro ha señalado que la tesis del mestizaje es concordante con una experiencia identitaria compleja y contradictoria, que se produjo en el contexto de la primera crisis de la modernidad en América Latina, la cual se extendió desde la decadencia de la república oligárquica hasta el surgimiento del Estado populista (Larraín y Vergara 1998: 23 a 34). "Al tratar de conocerse a sí mismo el americano contemporáneo suele verse inseguro y contradictorio. Quiere reconocerse (...) como una identidad compacta, coherente y firme. Al verse a sí mismo no encuentra nada substancial ni suficiente (...). Entonces recuerda que en él imperan principios contrapuestos que lo dividen en su sangre, en su historia y en su cultura (....) ¿qué mejor expresión podría encontrar que el hecho mismo del mestizaje?. Lo indígena y lo hispánico, el antagonismo de las fuerzas que lo engendraron será entonces para muchos autores el símbolo cabal que expresa sus contradicciones internas" (Villoro 1965: 434).

Las versiones de la tesis del mestizaje son muy diversas entre sí y llegan a diferentes conclusiones. Podríamos ordenarlas de acuerdo al grado de integración cultural que plantean. Algunas consideran que el mestizaje cultural no ha sido completo y subsisten importantes focos culturales, de raíz indígena o ibérica. Otros versiones afirman que ya se ha constituido la cultura mestiza, aunque muchos no la reconozcan como la fuente de identidad de los sujetos. Otra posibilidad es clasificarlas de acuerdo al peso relativo que otorgan a sus distintos componentes culturales: indígena, ibérico (o europeo) y negro. Asimismo, podemos hablar de tendencias laicas y otras que destacan factores religiosos. Se expondrán brevemente dos interpretaciones: una de carácter laico de Arturo Uslar Pietri y otra construida a partir de supuestos teológicos, la de Pedro Morandé.

La versión de Uslar Pietri

Uno de los autores más representativos de la tesis del mestizaje como fuente de la identidad latinoamericana es Arturo Uslar Pietri. Durante cerca de medio siglo ha escrito diversos libros y ensayos de estilo fluido y elegante, en los cuales su versión de esta tesis es el hilo conductor de sus estudios sobre la cultura latinoamericana (1956, 1969 y 1991). Su interpretación se basa en un esbozo de una teoría, o mejor dicho, de una filosofía de la cultura, en la cual podría reconocerse una lejana influencia hegeliana. La ley suprema del progreso cultural de la humanidad residiría en la apertura de las culturas al mestizaje con otras. Hay algunas semejanzas significativas con la versión de Vasconcelos, pero los protagonistas de su metarrelato no son las razas sino las culturas. Análogamente, así como las razas puras tienden a degenerar, las culturas que se cierran al mestizaje se harían abstractas y estériles.

"La historia de las civilizaciones es la historia de los encuentros. Si algún pueblo hubiera podido permanecer indefinidamente aislado y encerrado en su tierra original, hubiera quedado en una suerte de prehistoria congelada" (Uslar Pietri 1969: 10). Inversamente, las culturas o períodos más creativos de las culturas, corresponden a los de mestizajes más intensos: la Grecia clásica, el Renacimiento, España hasta el siglo XVI, etc. Más aún, escritores europeos relevantes como Dante, Cervantes y Shakespeare fueron "grandes creadores de mestizaje cultural" (1969: 12). Como puede verse, se trata de una concepción organicista de las culturas, en la cual aunque se diferencia el mestizaje cultural del biológico, las culturas, a su vez, son consideradas (como) organismos que pueden mestizarse.

De acuerdo a esta supuesta ley de la historia, la Conquista significó un indudable progreso histórico, pues si hubiera fracasado, o bien si en las rebeliones posteriores los indígenas hubieran podido expulsar a los europeos, "América se hubiera convertido en una suerte de inmenso Tibet" (1969: 14). La invasión europea y la colonización habrían producido, espontáneamente, "una confluencia creadora": "un ilimitado proceso de fusión de culturas del que surge, desde el primer momento, un hecho nuevo que no tiene paralelo en las experiencias coloniales de las otras potencias europeas (...) El Nuevo Mundo, con todas sus peculiaridades y matices, se hizo cristiano y parte de la cultura de Occidente, lo que definirá para siempre su identidad y su destino" (1991: 16 y 25).

Uslar Pietri sostiene que se ha producido un proceso de mestizaje no sólo biológico sino cultural: lingüístico, gastronómico, en las costumbres, etc., que se expresó, desde los inicios, en la transformación que sufrieron los conquistadores y los colonizadores al convertirse en "indianos". Siendo el ambiente de América tan diferente al europeo y con características muy específicas, todo componente cultural europeo no podía sino transformarse. Similar transformación sufrieron los indios en su visión del mundo.

Este autor trata de probar que, en sus aspectos más diversos, la cultura latinoamericana es mestiza. Sin embargo, su argumentación implica un uso extremadamente amplio y polisémico de la categoría del mestizaje. El español latinoamericano sería 'mestizo' porque incorpora léxico de las lenguas vernáculas o latinomericanismos. El arte barroco de la región sería 'mestizo' porque incorporaría el sentido de la forma y el color de las culturas originarias (1969: 17). Incluso Sarmiento habría sido "un gran mestizo cultural de su tiempo", por la razón que aunque "abierta y desesperadamente pretendió europeizar (...) el hecho americano, sin embargo en nadie es más visible que en él el aluvión de contrarias influencias de la historia y las lecturas (1969: 20 y 21).

Con respecto a la identidad, Uslar Pietri sostiene la idea de que existe una común identidad latinoamericana de carácter mestizo, aunque no tengamos conciencia de ello, y aunque creamos que es otra, lo que introduce la idea de una identidad falsa opuesta a la verdadera. Asume así una postura radicalmente objetivista, que otorga el privilegio discursivo del conocimiento al intérprete, independientemente de la experiencia de los portadores de la identidad.

La identidad que el autor cree descubrir es únicamente un legado o resultado de la tradición histórica. Para Uslar Pietri, América Latina tiene la importantes tarea “de asimilar el pasado y la de aceptar su identidad para saber quienes somos y dar por buenos quienes somos” (1969: 177). Somos lo que somos, se diría en el lenguaje del esencialismo, porque el proceso histórico nos ha hecho así. En este sentido, la identidad cultural sería un destino que debemos asumir radicalmente, como un riguroso deber ser, independientemente de nuestras preferencias y proyectos. Para él “lo mestizo, lo impuro, la capacidad de absorber y abarcar los contrarios, es una de las características que más se marcan en lo hispanoamericano” (Uslar Pietri 1991: 44).

Uslar Pietri sostiene que la identidad cultural mestiza tiene, en ciertos casos, un carácter conflictivo o dramático. A través de los análisis de la vida y obra del inca Garcilaso de la Vega y de otros personajes históricos nos muestra la dificultad de vivir esa experiencia de mestizaje cultural, pues los elementos que la componen no sólo son disímiles, sino opuestos. Dice sobre Garcilaso: " Se esfuerza por ser leal a dos tradiciones y no quiere renunciar a ninguna de ellas. En ningún momento es un renegado, ni un converso, sino un hombre genuino que logra expresar con grandeza la condición conflictiva que forma parte indisoluble de su rica naturaleza" (1991: 15).

En un ensayo: "Notas sobre el vasallaje", de 1969, el autor intenta responder al desafío, en cierto sentido similar al actual, en implicaba el que América Latina estaba sufriendo un acelerado proceso de aculturación de la cultura norteamericana, e influencias de los entonces países socialistas. Frente a esto, Uslar Pietri, reivindica la especificidad cultural de América Latina, que se habría constituido en la Colonia. Propone que superemos una actitud de subordinación cultural, pues "la mentalidad vasalla tiende a ser imitativa y estéril" frente a estas influencias culturales (1969: 42).

Sigue diciendo: "El remedio no puede ser el aislamiento, ni una beata complacencia nacionalista, ni menos un anacronismo sistemático como una droga alucinógena. Hay que estar en el mundo (...) apostando lucidamente a la contemporaneidad y a la universalidad, pero sin perder la base de situación que se halla el apostador (pero) ni exacta contemporaneidad, ni rigurosa universalidad uniforme son posibles (...) el remedio está en enfrentarse con la dura América nuestra (...) con el propósito de hallar lo nuestro y expresarlo" (1969: 45 y 47).

La interpretación de la 'síntesis cultural' de Morandé

El punto central de toda cultura la ocupa la actitud del hombre ante el misterio más grande: el misterio de Dios. Las culturas de las diversas Naciones son en el fondo, otras tantas maneras diversas de plantear la pregunta acerca del sentido de la existencia personal. (Juan Pablo II, Centesimus Annus, 1991)

La interpretación de Pedro Morandé es quizá la más compleja, la más elaborada teóricamente y la más profunda entre las numerosas versiones de la tesis de la identidad mestiza. Ella se basa en un contexto teórico de concepciones sobre la cultura, la modernidad y la historia y la modernización en América Latina. La obra principal en que se expresa es Cultura y modernización en América Latina, de 1984 y ha continuado desarrollándose en ensayos del autor, y en las obras de Carlos Cousiño, Cristián Parker, y otros autores, llegando a constituir en Chile una importante corriente de interpretación de la identidad cultural. Esta gran resonancia se ha extendido a algunos países de la región y ha sido objeto de cuidadosos análisis y cuestionamientos de destacados sociólogos como Jorge Larraín; filósofos: Marcos García de la Huerta; e historiadores: Mario Góngora y Cristián Gazmuri ( Góngora 1985, Larraín 1987, García de la Huerta 1999).

La obra de Morandé es heredera del hispanismo en la mayor parte de sus supuestos fundamentales, especialmente el de Eyzaguirre y Lira. Pero, también, según su autor, ha recibido la influencia, de una parte, de los ensayistas latinoamericanos, donde habría que incluir los autores chilenos populistas de comienzos de siglo; de otra, algunos autores alemanes, especialmente Franz Hinkelammert. Se mencionarán los aspectos centrales del pensamiento de Eyzaguirre, que Morandé ha hecho explícitamente suyos. Se trata de una visión de la cultura y la identidad que proviene de "un pensamiento militantemente católico, que reconoce el magisterio de Rerum Novarum y Cuadragesimo Anno " (Morandé 1984 b: 32). Esta versión -señala Morandé- contiene una interpretación de la crisis de la sociedad chilena de comienzos de siglo, y de la situación política y cultural de los años cincuenta y sesenta, pero no sitúa sus orígenes y causas en el siglo XIX, sino los encuentra a mediados del siglo XVII español y colonial, donde se inicia la decadencia del ideal cultural heroico y salvacionista precedente de la Contrareforma, siguiendo la interpretación de Maetzú.

Morandé sostiene -siguiendo en algunos aspectos a Eyzaguirre- que durante el siglo XVI y XVII, se habría constituido una síntesis cultural única con los componentes provenientes de la cultura española, especialmente el catolicismo, y las culturas autóctonas que constituiría el núcleo de nuestra identidad cultural hasta hoy. Así concebida, la identidad cultural, como ya lo afirmara el historicismo alemán, permanece, aunque los pueblos la olviden y sigan otros modelos culturales; siempre es posible explicitarla y recuperarla (Meinecke 1936). Cree, como Eyzaguirre, que "cada pueblo tiene su alma propia y las vehementes trasfusiones foráneas pueden llegar a serle mortíferas (...) Hay que hurgar en la entraña nacional para descubrir su esencia, la veta de lo auténtico. La raíz de la propia e irrenunciable vocación" (Eyzaguirre 1946: 65). Como se ve, en esta posición convergen las tradiciones románticas y esencialistas. Asimismo, el autor entiende la identidad esencial como una vocación que debe ser conservada en el futuro, de acuerdo al principio ético de la fidelidad al propio ser: "A Ibero-América le llega la hora de desprenderse de lazos extraños y recobrar su voz interrumpida (...). Hay que salvar el alma, pero también redimir el cuerpo de América" (Eyzaguirre 1946: 52). Morandé, por su parte, habla del "necesario reencuentro con el origen para rescatar la identidad y el sentido histórico perdido" (Morandé 1984 b: 32).

Sin embargo, hay una diferencia importante entre los hispanistas como Eyzaguirre y Lira respecto a Morandé, en cuanto a la valoración de las culturas vernáculas. Los hispanistas, consecuentes con una tradición que se remonta a Ginés de Sepúlveda, no sólo idealizan y exaltan la cultura española, sino que desvalorizan radicalmente las culturas amerindias, considerándolas bárbaras, sacrílegas e inferiores. Es así que, en sentido estricto, ellos creen que hubo mestizaje natural, pero no cultural. La cultura latinoamericana no sería mestiza sino novohispánica o simplemente parte de la hispanidad, como dice Maetzu.

La versión de Morandé es una interpretación de la cultura latinoamericana de indudable carácter teológico, en la cual la religión, específicamente el catolicismo, constituye el centro de la vida cultural y, en general, del proceso histórico y humano. "El legado español -escribe- no es otro que el catolicismo. España actúa sólo como vehículo e instrumento (...). Sería un mero acto de abstracción pretender disociar en nuestro caso el catolicismo de España" (Morandé 1984 b: 33). Esta orientación se ha profundizado en el pensamiento del autor. En uno de sus últimos libros asume, explícitamente, la (actual) concepción teológica católica de la cultura (1994). Allí se cita un fragmento de Centessimus Annus, que hemos reproducido al inicio de este parágrafo. Esta característica central se mantiene en los autores que siguen a Morandé, en los cuales, sin embargo, no es explícita la influencia directa de Eyzaguirre y del tradicionalismo católico.

Asimismo, esta corriente es heredera, aunque en menor medida, de las concepciones del mestizaje de los autores populistas y, de modo más remoto, de las concepciones jesuitas coloniales y su proyecto cultural. Para Nicolás Palacios y Roberto Hernández, ensayistas chilenos de comienzos del siglo XX, la identidad nacional reside en los sectores populares mestizos, especialmente en el roto. Se diría que estos autores contribuyeron a que Morandé y los otros representantes de esta corriente, revalorizaran, en alguna medida, las culturas amerindias y, especialmente, la cultura popular actual, (al menos) en sus aspectos religiosos o de religiosidad popular.

Como se decía, en la formulación teórica de Morandé lo característico de la identidad cultural latinoamericana es que se habría formado en el encuentro entre los valores culturales indígenas y la religión católica traída por los españoles. Escribe: "España aportó una síntesis nueva, que no destruye las culturas autóctonas, sino que las asume e integra en proporciones aún mayores de las que jamás podrían haber soñado" (Morandé 1984 b: 33). Este nueva identidad cultural no habría emergido como una forma de cultura escrita, porque los indios no conocían la escritura, sino como una experiencia fundante más vital, que ocurre en la oralidad, como un ethos. Morandé argumenta que para entender la síntesis cultural nacida del encuentro entre indios y españoles hay que privilegiar las relaciones de participación y pertenencia, respecto a las relaciones de diferencia y oposición.

Así por ejemplo, el énfasis católico en los ritos y la liturgia se encontró y amalgamó con la concepción cúltica y ritual de la vida en las culturas indígenas. Tanto las prácticas cúlticas católicas como las indígenas estaban basadas en el sacrificio ritual llevado a cabo o representado en templos. "Para Morandé el símbolo primario alrededor del cual se puede comprenderla cultura latinoamericana (...) serían los ritos sacrificiales (...); en ellos se fundan culturas y sociedades" (Góngora 1985: 126). El interés en la danza, la liturgia, el teatro y los rituales, que eran el acompañamiento esencial de las fiestas y festividades religiosas alrededor de las cuales se organizaba el año, es también una característica en que coincidían estas distintas culturas. Tanto en España, como en los imperios indígenas el trabajo y el tiempo se organizaba por medio del calendario litúrgico de acuerdo a las estaciones. El ciclo agrícola correspondía al ciclo religioso (Morandé 1984 a).

Por todo ello, el lugar del encuentro, la cuna de la cultura latinoamericana, es sacra y la cultura latinoamericana tiene «un sustrato real católico», que se constituyó entre el siglo XVI y el XVII (Morandé 1984 a: 139-140). En consecuencia, el ethos cultural latinoamericano tiene cuatro rasgos fundamentales. Primero, se originó antes de la Ilustración y, por lo tanto, la razón instrumental no forma parte del mismo. Segundo, tiene una estructura subyacente necesariamente católica. Tercero, privilegia al corazón, los sentimientos y la intuición y, por lo tanto, releva el conocimiento sapiencial respecto del conocimiento científico. Cuarto, se manifiesta en la religiosidad popular (Morandé 1984 a: 144 y 145). Como señala el autor, ella no se expresa sólo en las actividades religiosas propiamente tales, sino también en el trabajo, en el modo de producir, en los estilos de vida, en el lenguaje cotidiano, en la expresión artística, la organización política y la vida cotidiana (Morandé 1984 a).

El autor sostiene que el mestizaje no se caracteriza por ser sincrético, sino que constituye una síntesis cultural, en el sentido fuerte de la expresión. Es decir, se habría constituido una identidad distinta a la identidad europea o de otros continentes: América Latina sería, literalmente, un Mundo Nuevo. Morandé asevera que no habría sincretismo, sino una 'síntesis cultural', ya que los elementos culturales provenientes de las culturas amerindias, africanas e hispano-lusitanas, habrían generado un horizonte propio, en el cual cada componente ya no podría ser separado de la nueva unidad. En su opinión, sólo el cristianismo podría haber contribuido o hecho posible este logro, ya que es la única religión universal, la única que permite armonizar las identidades particulares con la universalidad de la condición humana.

El origen de esta concepción parece encontrarse en el pensamiento del sacerdote Osvaldo Lira el cual sostuvo que "las naciones hispanoamericanas constituyeron desde un principio y siguen constituyendo todavía un todo perfectamente homogéneo de cultura entre sí y con España" (Lira 1950: 13). Estas naciones serían mestizas, pero su esencia cultural habría provenido de la cultura hispánica, la cual sería indudablemente superior a las culturas indígenas. La cultura española "ha desempeñado -dice-, desde el principio, una misión perfectamente análoga a la que en el compuesto humano desempeña la forma sustancial; es decir, la de constituir la razón última intrínseca y la raíz propia de todas sus perfecciones" (Lira 1950: 45 a 46).

Para Lira "los valores indígenas han sido puro y simple sujeto pasivo", por ello muy poco habrían tenido que oponer a la lengua española, y a la religión católica aportada por los conquistadores (Lira 1950: 42 a 44). En este caso, resulta difícil determinar si estamos frente a una tesis del mestizaje o frente a una tesis hispanista. La relación con Lira es relevante, puesto que Morandé al hacer suya la concepción de síntesis cultural, asume sus supuestos ontológicos aristotélico-tomistas, según los cuales dicha síntesis genera un nuevo ente, cuya esencia sería permanente e inmodificable en el proceso histórico. La concepción de Morandé es diferente y opuesta a una concepción dialéctica de la síntesis -especialmente de una "dialéctica sin término"-, para la cual las síntesis culturales son siempre históricas, provisionales y abiertas al cambio que se genera en la interacción entre las contradicciones internas de las síntesis, y las transformaciones históricas que constituyen su 'exterior'. La concepción de Lira y Morandé de la síntesis cultural establece así un límite absoluto entre lo propio y lo ajeno de esa identidad. Todos los elementos culturales que tengan un origen distinto, por ejemplo, de la cultura liberal de origen europeo o norteamericana serían elementos culturales foráneos y habría una imposibilidad ontológica de incorporarlo al ethos cultural latinoamericano, que ya está cerrado.

 En una tónica similar a la de Eyzaguirre y, consecuentemente, con las consecuencias teóricas de su postura, Lira se lamenta de la traición de la mayor parte de los sectores dirigentes en Hispanoamérica, que "lejos de mantenerse sanamente irreducibles (...) a las influencias extranjeras, se han dejado seducir por ellas, relegando al olvido, e incluso, en muchos casos, renegando de los mismos valores que los habían engendrado a la existencia histórica" (Lira 1950: 55).

La postura hermenéutica objetivista de Morandé le lleva a asumir radicalmente y sin dudas la tesis de la cultura mestiza, pero, a la vez, se encuentra con el problema de que ésta no habría sido asumida como tal por los sujetos de esta cultura. Esto lo lleva a interpretar la historia de las sociedades latinoamericanas desde el nacimiento de las Repúblicas independientes como un gran error, por su negación del mestizaje cultural, de la síntesis cultural mestiza. Sin embargo, esta negación se realiza sobre todo a nivel de las élites políticas dirigentes, a nivel del "criollo", según sus palabras, mientras que el mestizaje seguiría vivo en la religiosidad popular. Morandé, asimismo, afirma que la negación del mestizaje se da a través del discurso, mientras que a nivel de las prácticas, sobre todo religiosas y rituales, se mantiene viva la memoria histórica del encuentro cultural fundante.

Esta síntesis cultural latinoamericana, sin embargo, nunca habría sido asumida por las clases dirigentes, las cuales habrían rechazado sus orígenes mestizos, identificándose con el modelo ilustrado racional europeo. Con ello se habrían alienado de sus propias raíces y por ello aplicaron en sus países programas modernizadores que no podían tener éxito, porque eran opuesto a dicho ethos. Mientras la razón iluminista europea alaba a las élites racionalistas modernizantes y desprecia las creencias religiosas atrasadas de las masas alienadas, Morandé alaba la autenticidad de las tradiciones religiosas populares y menosprecia los fallidos intentos modernizadores de una élite culturalmente alienada. La única vía para una modernización exitosa sería la de renunciar al iluminismo de la razón instrumental y plantearla desde el ethos cultural latinoamericano.

Esbozo de una crítica de la tesis de la identidad mestiza

Para mi no puede haber una teoría que se quede tranquila y se entienda como definitiva, sino que la teoría es un quehacer; un quehacer que incluso se va negando a sí mismo en un proceso interno de construcción y reconstrucción (...) Creo que la eficacia de la teoría radica en la posibilidad de llevar esta tarea a su máxima expresión. (Arturo A. Roig, "Entrevista" en Concordia, 1991).

Un análisis crítico de las distintas versiones de la tesis del mestizaje, dada su complejidad y diversidad, requeriría de una exposición cuidadosa de éstas. Sin embargo, la tarea excede los límites de este ensayo. Por ahora, en la última parte, se ofrecerá una contribución o esbozo de dicha crítica, el cual incorpora algunas de los principales cuestionamientos de Gustavo Gutiérrez (1978), Jorge Larraín (1996) y Marcos García de la Huerta (1999).

Las versiones de Morandé, Uslar Pietri y otras, parecen muy sólidas porque se fundan en concepciones metafísicas; porque se han articulado a una discursividad metafísica de una filosofía de la cultura de carácter teológico y de raigambre aristotélico-tomista, de una parte, o de otra, a una filosofía de la historia evolucionista, como la de Uslar Pietri. Ahora bien, esta solidez es sólo aparente. Estamos viviendo una crisis profunda, quizá terminal, del pensamiento metafísico que ha sido radicalmente cuestionado por las distintas corrientes del pensamiento post-metafísico: la filosofía analítica, de Nietzsche y Heidegger, de Habermas y de otros autores.

Desde el punto de vista de su construcción teórica, la versión de Uslar Pietri de la teoría del mestizaje, adolece de una debilidad fundamental: la ambigüedad y polisemia de la categoría del 'mestizaje', y el carácter doctrinal y no refutable de sus concepciones. Semánticamente, en sus textos 'mestizaje' significa algunas veces 'síntesis', otras 'sincretismo', o '(mera) influencia', pero también 'hibridismo', o 'carácter local', '(presencia de) contrarias influencias (en un mismo objeto), etcétera. Es decir, cualquier relación entre elementos culturales de distinto origen sería 'mestizaje'; así concebido, (casi) todos los elementos culturales lo serían. Por ello, es que ésta versión sería un buen ejemplo de concepciones formuladas con tal nivel de generalidad que no son contrastables, porque no hay experiencia posible que pudiera refutarlas, y todo lo que sucede podría ser interpretado como una prueba a favor de su validez (Popper 1953). Se ha mostrado que esta limitación se encuentra en muchas otras versiones de esta tesis (Montecino 1998: 226 a 235).

El caso de Morandé es diferente: existe una clara definición del mestizaje como 'síntesis cultural'. Sin embargo, esta opción teórica, aunque evita la ambiguedad, ha sido uno de los aspectos más cuestionados de su versión (Larraín 1996 y García de la Huerta 1999). En términos generales podría decirse que la elección de la categoría biológica del 'mestizaje' para caracterizar complejos procesos culturales crea problemas de construcción teórica casi insolubles. De una parte, el naturalismo de la categoría favorece que se naturalicen las culturas, como lo hace Uslar Pietri; de otra, sugiere niveles y formas de integración cultural, por ejemplo, la 'síntesis cultural', que implica una unidad en la cual desaparece el carácter tensional y a veces contradictorio de los aspectos o componentes de llamada "cultura latinoamericana". "La tentación entonces es resolver esta heteronomía afirmando un ser mixto o híbrido, una identidad mestiza. Pero sólo en apariencia resuelve el problema, pues tampoco lo mestizo es algo unívoco (...). El 'mestizo' menos que nadie, quizás, es alguien que coincide definitivamente consigo mismo" (García de la Huerta 1999: 132).

 Relacionada directamente con esta problemática aparece una debilidad, presente en (todas) las versiones de la tesis de la identidad mestizas: el supuesto de la unidad de la cultura latinoamericana. Esta es presentada "como un todo homogéneo", aunque algunas versiones, no precisamente las que consideramos, reconocen la existencia de las diferentes culturas nacionales e incluso de subsistemas culturales en ellas: sin embargo, este reconocimiento "no pesa en el desarrollo del tema" (Gutiérrez 1978: 193).

La complejidad de las sociedades latinoamericanas y la diversidad de sus tradiciones implica serias dificultades para las diversas versiones de la tesis del mestizaje. Casi todas ellas afirman la existencia de una cultura mestiza, en directa relación con el mestizaje biológico, suponiéndolo realizado o en vías de realizarse completamente. La tesis no reconoce la diversidad de las sociedades latinoamericanas, desde este punto de vista biológico, social y cultural. Es así que en varias de ellas, como Chile o Argentina, no hubo significativo mestizaje negro, ni influencia cultural africana. En otras no existió componente indígena porque dichas etnias se extinguieron en el 'encuentro' con los europeos, como sucedió en Cuba.

Uruguay es un caso interesante en el cual la tesis del mestizaje es inaplicable, tal como ha sido formulada, puesto que allí también los pueblos originarios fueron extinguidos y (casi) toda su población proviene de la migración europea, por tanto no puede decirse que sea un país mestizo. Por ello, es el mejor ejemplo de los llamados "pueblos trasplantados" (Ribeiro 1969). Hay otras naciones, "pueblos testimonios" (Ribeiro), donde la mayoría de la población no es mestiza, sino indígena, por ejemplo, Guatemala y Bolivia, en las cuales los mestizos son una minoría. Aunque existe cierto grado de mestizaje en la población argentina, especialmente en el interior, ¿podría considerarse dicha sociedad como mestiza biológica y culturalmente?

Sólo un grupo de naciones, "los pueblos nuevos" (Ribeiro): Chile, Brasil, Colombia, Venezuela y los antillanos, serían 'sociedades mestizas'. Sin embargo, culturalmente son muy diferentes entre sí, puesto que algunos de ellos carecen de tradiciones culturales africanas, como Chile; y en otras el componente indígena como en Brasil tiene una importancia menor que en Colombia, por ejemplo. Más aún, los autores de la tesis del mestizaje, habitualmente, no consideran las diferencias entre las culturas vernáculas y tienden a hablar de ellas como si fueran una sola cultura, o como si las especificidades de dichas culturas fueran irrelevantes. Es así que las formas de sincretismo o mestizaje cultural que se han producido entre la cultura española y la mesoamericana o azteca son distintas a las que se dieron con la cultura guaraní.

Los partidarios de esta tesis creen que existe una cultura latinoamericana porque el origen de estas sociedades sería compartido. Esta afirmación requeriría mayor examen, puesto que, en aspectos significativos, la colonización española fue distinta de la portuguesa. En este sentido, en las dos versiones que consideramos la historia se convierte en un destino insuperable. Se explicita aquí un grave problema de la tesis del mestizaje: su compromiso con una concepción teórica, conservadora, de la identidad cultural que privilegia el pasado como fuente de identidad, y, consiguientemente, la hace sinónimo de 'legado' o 'tradición'.

Desde John Locke sabemos que la identidad se constituye en el recuerdo de lo que hemos sido y, por ello, proviene del pasado (1690: cap. XVII, 310 a 332) Pero, también sabemos, desde Kierkegaard, y por los teóricos contemporáneos, que la identidad cultural nunca es mero legado o tradición, siempre tiene una dimensión proyectiva (Habermas 1987). La identidad cultural no se refiere sólo a lo que hemos llegado a ser, sino también involucra lo que queremos ser. Más aún, el pasado del cual siempre se busca extraer definiciones sobre la identidad cultural, no es nunca unívoco: las versiones identitarias son interpretaciones de dicho pasado, elaboradas a partir de una selección de hechos y tendencias del pasado, y por ello, siempre son controvertibles, modificables y abiertas a transformaciones y complejizaciones (Habermas 1987 y Larraín 1996). Sartre ha mostrado, filosóficamente, que nuestra (re)construcción del pasado siempre está condicionada por nuestros proyectos.

La versiones analizadas presentan otra insuficiencia teórica, relacionada a su unilateralidad temporal. Esta es su concepción 'esencialista' de la identidad, como las denomina Larraín (1996), o 'realista', como la llama García de la Huerta (1999). Esta concepción forma parte de una concepción de cultura que resulta cuestionable (Gutiérrez 1978). Larraín ha señalado que una concepción esencialista concibe la identidad cultural como un ente permanente y cerrado que se conserva sin ser modificado por el proceso histórico, lo cual no es plausible. La teoría actual de la identidad cultural, en cambio, ha mostrado que ésta es siempre abierta e incompleta, y que se va transformando en el proceso histórico.

El antropólogo mexicano Gilberto Giménez ha observado que "curiosamente, el tópico de los cambios de identidad social ha sido insuficientemente tratado en la bibliografía sociológica y antropológica. Sin embargo, reviste enorme interés para comprender muchos fenómenos: reafirmación de identidades étnicas, aparición de nuevos movimientos sociales" y otros (Giménez 1993). García de la Huerta, por su parte, asevera que "esta noción no parece la más indicada para realidades históricas. La realidad humana es disímil con respecto a sí misma, heterónoma, diversa (...) El riesgo del concepto realista consiste en que la determinación de una esencia o principio identitario comporta una violencia: suprime la heteronomía constitutiva de la realidad humana y la diversidad del colectivo (1999: 131). Desde los análisis de Gutiérrez, podría decirse que una gran parte de la versiones de la referida tesis consideran que "la cultura es "un estilo de vida", "el ser íntimo de un pueblo". Sólo una observación: lo religioso lo económico, lo político, lo artístico no son sólo expresiones de un "ser íntimo" que permanecería igual a sí mismo, sino que a su vez influyen y cambian ese ser íntimo" (Gutiérrez 1978: 193).

Este realismo o esencialismo se liga con otro tema relevante que muestra las debilidades de la tesis del mestizaje y su carácter hostil a la modernidad. En las dos versiones analizadas la identidad cultural latinoamericana esencial se habría constituido durante la colonia. De este modo, el aporte de las culturas europeas que no son ibéricas, después de la Independencia, no formaría parte de dicha identidad, o incluso, como dice Morandé, representaría una modernidad ilustrada opuesta a la modernidad barroca donde se constituyó el ethos cultural latinoamericano. Consiguientemente, los llamados "valores normativos de la modernidad" (Habermas): autodesarrollo, autonomía y autogobierno, así como la democracia, la igualdad y el pluralismo no formarían parte de la identidad cultural de nuestra región (Larraín 1996). La versión de Morandé, y en cierto sentido también la de Uslar Pietri, contendría una utopía arcaica y premoderna: "no sólo simplifica el pasado, sino que lo resignifica, pero representa un intento anacrónico de replicar la estructura ética-política del Estado del siglo XVI-XVII. La vuelta o la reposición de una cultura sincrética requiere justamente de un Estado absoluto (...) La modernidad política, lejos de suponer un mundo sincrético donde exista la unidad como propósito fundante y principio legitimador, supone justamente pluralidad y diferencia. La cultura secular habla diversos lenguajes" (1999: 139).

En general, si bien podemos encontrar en las versiones de la tesis del mestizaje cultural un cierto reconocimiento al valor de las culturas que conforman la sociedad latinoamericana, también implican modalidades de exclusión de otras identidades. Por ejemplo, la valoración del mestizo frente al indígena, visto como mestizo no asumido (en el caso de Morandé), o la escasa o nula consideración del aporte cultural francés e inglés durante el siglo XIX. En fin, con frecuencia la valoración del mestizo se convierte en la valoración de una identidad ya conformada, frente a la cual no existirían otras formas de identidad cultural sino a lo sumo fenómenos de sub-identidad muy marginales y de poca importancia.

El mestizo, no hay que olvidarlo, podría ser el único realmente producto de la síntesis, en el sentido que no existe previamente a ella, pero no cabe duda que no escapa a las transformaciones históricas posteriores, aún si, como se supone a veces, las identidades indias y de origen español carecieran hoy de importancia. Por todo esto, podemos decir que la tesis de la identidad cultural mestiza pretende reducir la complejidad, privilegiando el componente mestizo y minimizando o excluyendo otros. Por ello, se trata de una construcción identitaria de carácter simplificador y esquematizador.

En la medida en que la referida tesis afirma la unidad de la cultura latinoamericana, podría decirse, en otras palabras que, sin ser conciente de ello y en apariencia haciendo lo contrario, duplica a nivel discursivo el "no-reconocimiento del otro" (Calderón, Hopenhayn y Ottone 1996) o bien tiende a bloquear su descubrimiento. "Las lenguas diferentes que hablan los pueblos presentes desde siglos en el continente y que no se expresan primariamente en idiomas occidentales, son una exigente manifestación de la presencia del Otro en América Latina, que hemos comenzado a descubrir", como ha señalado Gutiérrez (1978: 194). Este otro, sin embargo, no se reduce a los pueblos vernáculos.

Las sociedades de nuestra región presentan profundas fracturas culturales, se diría, más relevantes que las que analizara Gramsci, en los treinta del siglo pasado, entre las regiones italianas. Estas son las que se producen entre la cultura de las elites y la(s) popular(es); entre la cultura urbana y la campesina; o bien del interior, sierra o provincias. Asimismo, constatamos fracturas que se producen entre las subculturas de los distintos sectores sociales, lo cual se expresa en el lenguaje cotidiano, por ejemplo, que se refiere a la existencia de dos (o tres) Chile. ¿ Quien podría decir que la cultura de Perú es integrada ? De este modo, la metáfora de los archipiélagos culturales para caracterizar las "culturas nacionales", adquiere pleno sentido. Estas diversidades culturales se manifiestan, por ejemplo, en la narrativa peruana de Arguedas, Scorza y otros.

Por ello, puede decirse que la tesis analizada, justamente por su monismo cultural, no permite comprender y aceptar las diversas modalidades de multiculturalismo que existen en la mayor parte de las sociedades latinoamericanas. Este requiere, como condición de posibilidad, el reconocer la existencia de pueblos vernáculos con su propia cultura que no es occidental ni mestiza; cultura que quieren mantener y desarrollar, y que aspiran a que sea respetada por los Estados y las sociedades respectivas.

Convendría recordar que, históricamente, la tesis del mestizaje precedió y formó parte del horizonte de sentido de los proyectos de integración política y cultural que surgieron con la crisis de la república oligárquica. Por ello es que se podría sostenerse que se ha producido un envejecimiento de esta tesis, tanto desde el punto de vista de las teorías actuales de la cultura como desde el punto de vista del pensamiento político. En ese contexto cultural y político se plantearon los proyectos indigenistas que intentaron realizar, es decir, cubrir el hiato entre lo afirmado por la tesis y la realidad (Bonfil Batalla 1981). De ahí el interés que conllevaría una lectura crítica de la tesis del mestizaje, desde la crítica al indigenismo e incluso desde los cuestionamientos de los autores indianistas a la tesis del mestizaje (V. gr. Bonfil Batalla 1987 y Matul 1989). En esa perspectiva sería de interés estudiar el debate español, de las últimas décadas sobre el Estado nacional y las autonomías.

Otro aspecto cuestionable de las versiones analizadas de la tesis de la identidad mestiza, que se encuentra en casi todas sus versiones y sobre el cual no se ha reflexionado suficientemente, es el de la relación entre el carácter general y regional de la tesis, y las identidades nacionales. Este problema es relevante, pues las identidades nacionales siguen siendo las identidades culturales más importantes en nuestras sociedades, aunque se encuentran en proceso de transformación y redefinición en un contexto cultural globalizado. Las versiones analizadas no se refieren al problema y otras lo mencionan, pero seguidamente señalan que no hay conflicto entre ambas. Sin embargo, el problema es complejo y requiere mayor análisis.

En primer lugar, no se puede considerar las interpretaciones de las identidades nacionales como una mera aplicación de la tesis de la cultura mestiza. Muchas de dichas interpretaciones, por ejemplo, que se han elaborado en "pueblos trasplantados", como Uruguay y Argentina, explícitamente rechazan el mestizaje natural y cultural indígena-europeo como la fuente de su identidad nacional, por razones históricas. En otros casos, incluso en "pueblos nuevos" donde el mestizaje biológico es considerable, no hay consenso de que su cultura sea mestiza. En Chile, por ejemplo, gran parte de la población no se considera mestiza ni biológica ni culturalmente, y sigue creyendo que "Chile es un país blanco" y de cultura occidental. En México, tampoco hay consenso alrededor de esta tesis. Dos de las más influyentes interpretaciones de la identidad nacional: la de Octavio Paz (1950) y la de Bonfil Batalla (1987) por razones diferentes niegan que la cultura mexicana sea mestiza.

Segundo, con frecuencia las interpretaciones sobre las identidades nacionales están construidas a partir de la especificidad de la historia, la vida social, e incluso la geografía humana de dichas sociedades. De este modo, en su referencia a la historia, privilegian las peculiaridades de su período republicano en vez del colonial, por la obvia razón de que ahí se construyeron las naciones latinoamericanas.

De este modo, son bastante diferentes las interpretaciones de la identidad nacional de los países autodenominados 'bolivarianos' que los del Cono Sur, especialmente Chile donde se han desarrollado diversas construcciones nacionalistas de su identidad cultural, explícitamente antibolivarianas. Asimismo, las interpretaciones sobre la identidad nacional suelen incluir aspectos específicos de geografía y geografía humana. Se habla sobre el carácter andino y/o amazónico de Bolivia o se incorporan a dichas interpretaciones la contraposición sierra-costa, relevante en países como Perú y Ecuador.

Tercero. Las interpretaciones sobre la cultura nacional contienen, casi siempre, construcciones identitarias sobre los otros pueblos latinoamericanos, a diferencia de las versiones de la identidad cultural que se construyen en relación a un otro sajón, norteamericano o iluminista, o constituido por todos las otras naciones que no son latinoamericanas. Estas diferencias en la construcción identitaria de los otros son relevantes respecto a los contenidos que se atribuyen a las identidades sea mestizas o nacionales, como puede verse en el caso de Vasconcelos que opone la identidad mestiza hispanoamericana a la raza blanca, especialmente sajona. En cambio, en las interpretaciones de la historiografía conservadora, en el caso de Chile, por ejemplo, un aspecto clave de la identidad nacional sería el de la superioridad racial de los chilenos frente a los otros peruanos y bolivianos, su disciplina y sentido del orden, en contraste con la mayoría de los otros países de la región.

En las versiones de Vasconcelos, Morandé y Uslar Pietri hay una inconsistencia o debilidad que se encuentra también en otras y que fue percibida por Gutiérrez. En la descripción de los contenidos de la cultura mestiza se privilegia los componentes europeos del supuesto mestizaje cultural. Para Vasconcelos el aporte de indígenas ('amarillos' y 'rojos') y de los negros es mínimo frente al cristianismo traído por los blancos que otorga su 'filosofía' de conciliación universal a la quinta raza. Por ello es que dicho autor afirma a la vez que somos la "raza cósmica" y que somos 'latinos' e 'hispanoamericanos'. Para Lira, los indígenas sólo aportan la 'materia', en el sentido aristotélico, pues la 'forma' y consiguientemente la dimensión espiritual de la síntesis cultural proviene de la cultura europea.

Uslar Pietri, por su parte, en su concepción del mestizaje cultural latinoamericano, en muchos casos, privilegia el componente europeo. De este modo considera que el idioma español latinoamericano es mestizo porque ha enriquecido su léxico, tiene diversos acentos y algunas variantes gramaticales. Su insistencia en presentar a Garcilaso de la Vega como ejemplo paradigmático de la personalidad cultural mestiza resulta cuestionable, puesto que este escritor pasó gran parte de su vida en España, viviendo como español. Más aún, no parece consistente con su idea de que la cultura mestiza posee una cosmovisión propia, su afirmación de que somos parte de "la comunidad hispánica" y que la tradición medieval y renacentista española nos pertenece (1991: 157 a 166).

En Morandé, el problema requeriría mayor análisis, pues este autor considera que el ethos cultural latinoamericano incorpora la concepción cúltica, oral y sacrificial de las culturas indígenas. Sin embargo, esta concepción ya estaba presente según el autor en la cultura española de la época. Más aún, el elemento central de la síntesis cultural sería el cristianismo, aunque entendido como "religiosidad popular". Frente a la tensión que se produciría entre el carácter europeo de esta religión y su carácter mestizo en Latinoamérica, Morandé hace suya la concepción teológica de que el catolicismo es la única religión universal que permitiría integrar las identidades particulares con la universalidad de la condición humana. Puede decirse, en todo caso, que para la mayor parte de las versiones de la tesis de la identidad cultural mestiza, los componentes europeos son considerados los decisivos, de este modo la cultura latinoamericana sería una filial de la europea o bien una parte de la "cultura occidental" cuyo núcleo se encuentra en Europa (Gutiérrez 1978: 193). Podría conjeturarse que ninguna de las versiones de la referida tesis se compromete a afirmar que estaríamos en presencia, en estricto sentido, de una nueva cultura de carácter 'mestiza', aunque Uslar Pietri afirme que somos un Nuevo Mundo.

Con el desarrollo actual de las ciencias sociales, y el reconocimiento de la relevancia de la subjetividad de los fenómenos sociales ha ido asumiendo mayor importancia el cuestionamiento del objetivismo (hermenéutico) de las versiones de la tesis del mestizaje. Sus autores, casi siempre, construyen sus versiones basados sólo en su introspección, análisis y reflexiones; y casi nunca incluyen en sus textos, estudios o comentarios sobre otras interpretaciones. De este modo, al no realizar una discusión crítica sobre el tema no tienen la posibilidad de enriquecer y complejizar sus propias interpretaciones. Tampoco incorporan la experiencia identitaria de sujetos también portadores como ellos, en este caso, de la identidad cultural latinoamericana.

Podría pensarse que ésta es una legítima opción por metodologías hermenéuticas objetivistas, en vez de elaborar su interpretación desde el examen de los testimonios y expresiones de la experiencia subjetiva de los portadores. Sin embargo, esta ausencia de posibilidades de contrastación o su limitación restringe las posibilidades de validez de estas interpretaciones. Suele hacer de ellas monólogos que pueden ser, en mayor o menor medida, persuasivos, pero que presentan frecuentemente muchas limitaciones e insuficiencias. Estudios recientes sobre la cultura e identidad latinoamericanas como de los de Larraín y Marcos García de la Huerta, ya citados, contienen una análisis crítico de las principales interpretaciones sobre la identidad latinoamericana. Asimismo, en sociedades complejas, las representaciones identitarias de un miembro de dicha(s) sociedad(es), sobre dicha identidad cultural, aunque se trate de un filósofo, cientista social o escritor, no es suficiente (empíricamente) para construir una interpretación de la identidad cultural cuyas pretensiones de validez sean significativas.

Como han señalado algunas teorías sociológicas contemporáneas, la reflexividad no es privilegio de los cientistas sociales e intelectuales sino que se encuentra en todos. Por ello es que la construcción de interpretaciones sobre la identidad cultural más plausibles y cuya validez pudiera ser reconocida requeriría incorporar representaciones provenientes de testimonios o registros de la experiencia identitaria de otras personas del mismo grupo o sociedad.

Finalmente, a modo de síntesis se podría decir que la tesis de la cultura mestiza, en su distintas versiones, es una de las creaciones más importantes de los estudios culturales latinoamericanos del siglo pasado. Y ha significado una apertura y valoración de múltiples fenómenos y expresiones culturales 'mestizos' que la cultura del período oligárquico ignoraba o minimizaba. Asimismo, esta tesis ayudó a replantear nuestra relación a la cultura europea y norteamericana y ha implicado la afirmación de nuestra especificidad cultural regional.

Sin embargo, como se ha visto en este análisis de sus limitaciones y de su validez, quizá su mayor defecto fue de generalizar para toda la cultura latinoamericana las características de algunos de sus fenómenos. Sin duda, existen expresiones culturales que pueden ser denominadas 'mestizas', siempre que se especifique en que sentido preciso se está usando este adjetivo. No obstante, esto no significa que no haya otras que pertenecen a las culturas vernáculas, o que no sean extensiones o duplicaciones de fenómenos culturales europeos o norteamericanos, o provenientes de otras culturas.

Sobre esta tesis, podría decirse lo que Hegel aseveró sobre una filosofía: "es verdadera en lo que afirma, pero no en lo que niega". Es decir, tiene razón en afirmar la existencia de ciertos fenómenos, pero no en negar otros distintos. Si es correcto el dictum aristotélico: "lo que vale para el todo vale para cada una de sus partes", no lo es el que dice: "lo que vale para algunas partes vale para el todo", a excepción de los todos-de-partes homogéneas y la cultura latinoamericana no lo es.

Podría responderse a esta objeción diciendo, como han sostenido Vasconcelos, Uslar Pietri y otros de sus representantes, que si el mestizaje no se ha realizado aún plenamente, sin embargo, se efectuará porque hay una tendencia necesaria al mismo. Sin embargo, dicha afirmación de necesidad, como se ha mostrado, proviene de cuestionables concepciones metafísicas de la historia cultural latinoamericana. Desde la Conquista hasta nuestros días no sólo encontramos fenómenos y tendencias al mestizaje cultural sino manifestaciones que no pueden ser considerados mestizas y tendencias significativas a evitar el mestizaje.

En la Conquista, los templos de las religiones vernáculas y sus sacerdotes fueron destruidos como parte de las estrategias de evangelización, de imposición del catolicismo, tratando de evitar el sincretismo religioso. Se podría escribir una historia cultural de los dispositivos, órdenes, prohibiciones, destinadas a evitar el mestizaje no solo biológico y sexual, sino religioso, en las costumbres, la administración de las ciudades, etcétera. Las elites nacionales, desde la Independencia hasta hoy, han dirigido procesos destinados a 'civilizar', 'desarrollar', 'modernizar', 'globalizar' las sociedades latinoamericanas, las cuales han estado acompañadas de intensivos proceso de aculturación, aunque los modelos culturales han ido cambiando, a través del tiempo, desde el francés al norteamericano. La tesis de la cultura mestiza no ayuda a conocer esta historia, a comprender lo que está en juego con los actuales procesos de globalización no sólo como legado cultural sino como imagen de futuro de nuestras sociedades. Ante estos procesos intenta reivindicar tradiciones en gran parte perimidas y la imagen de una edad del oro colonial. Aunque sólo fuera por estas razones, la tesis de la cultura mestiza sería cuestionable.

Jorge Vergara Estévez
Universidad Bolivariana

Referencias bibliográficas

  • Bonfil Batalla, Guillermo (1981). "Indigenismo" en Diccionario de Política. Tomo I, de Norberto Bobbio y Nicola Matteucci. México: Siglo XXI, 1985.
  • Bonfil Batalla, Guillermo (1987). México profundo. México: Grijalbo, 1994.
  • Biagini, Hugo E. (1989). Filosofía americana e identidad. Buenos Aires: Eudeba, 1989.
  • Calderón, Fernando, Martín Hopenhayn y Ernesto Ottone (1996). Esa esquiva modernidad. Caracas: Nueva Sociedad, 1996.
  • García de la Huerta, Marcos (1999). Reflexiones americanas. Santiango de Chile: Lom, 1999.
  • Giménez, Gilberto (1993). "Cambios de identidad y cambios de profesión religiosa" en Nuevas identidades culturales en México. Guillermo Bonfil (coord.). México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1993.
  • Góngora, Mario (1985)."Cultura y modernización en América Latina: un comentario". Opciones Nº 5, Cerc, (enero-abril 1985).
  • Gutiérrez, Gustavo (1978). "Sobre el Documento de Consulta para Puebla". La fuerza histórica de los pobres. Lima: Centro de Estudios y Publicaciones, 1980 (originalmente publicado en Páginas Nº 16 y 17, vol. III, junio de 1978, Lima).
  • Habermas, Jürgen (1987). "Conciencia histórica e identidad nacional". Identidades nacionales y postnacionales. Madrid: Tecnos, 1989.
  • Eyzaguirre, Jaime (1946). Hispanoamérica del dolor. Santiago de Chile: Universitaria, Santiago, 1982.
  • Juan Pablo II (1991). Centesimus annus, Santiago de Chile: Paulinas, 1991.
  • Larraín, Jorge (1996). Modernidad, razón e identidad en América Latina. Santiago de Chile: Andrés Bello, 1996.
  • Larraín Jorge y Jorge Vergara (1998). Identidad cultural y crisis de modernidad en América Latina. El caso de Chile. Santiago de Chile: Informe final de un proyecto de investigación para Fondecyt, 1998.
  • Lira, Osvaldo (1950). Hispanidad y mestizaje. Santiago de Chile: Covadonga, 1985.
  • Locke, John (1690). Ensayo sobre el entendimiento humano. México: F.C.E., 1956.
  • Matul, Daniel Eduardo (1989)."Estamos vivos, reafirmación de la cultura maya", Nueva Sociedad Nº 99, enero-febrero, Caracas.
  • Meinecke, Friedrich (1936). El historicismo y su génesis. México: F.C.E., 1943.
  • Montecino, Sonia (1997-1998). "Mestizaje" en Boletín de Filosofía Nº 9, vol. 3 (Diccionario de pensamiento latinoamericano). Santiago de Chile: Universidad Católica Blas Cañas, 1998.
  • Morandé, Pedro (1984 a). Cultura y modernización en América Latina. Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica, 1948.
  • Morandé, Pedro (1984 b). "Romanticismo y desarrollismo". en Nexos Nº 2, Montevideo.
  • Morandé, Pedro (1994). Persona, matrimonio y familia. Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile, 1994.
  • Palacios, Nicolás (1904). La raza chilena. Valparaíso: Imprenta y litografía alemana, 1904.
  • Paz, Octavio (1950). "El laberinto de la soledad". El laberinto de la soledad, Postdata y Vuelta a El laberinto de la soledad. México: F. C. E., 1994.
  • Polanyi, Karl (1944). La gran transformación. México: F.C.E., 1992.
  • Popper, Karl (1953). "La ciencia: conjeturas y refutaciones". Conjeturas y refutaciones. Barcelona: Paidós, 1989.
  • Ribeiro, Darcy (1969). Las Américas y la civilización. Caracas: Ayacucho, 1992.
  • Rodó, José Enrique (1900). Síntesis de Ariel. Madrid: Aguilar, 1957.
  • Roig, Arturo (1991). "Posiciones dentro de un filosofar". Rostro y filosofía de América Latina. Mendoza: Universidad Nacional de Cuyo, 1993.
  • Sarmiento, Faustino (1883). Conflicto y armonía de las razas en América, "Conclusiones". Fuentes de la cultura latinoamericana. Tomo I, Lepoldo Zea (compilador) México: F.C.E., 1993.
  • Uslar Pietri, Arturo (1956). Las nubes. Santiago de Chile: Editorial Universitaria, 1956.
  • Uslar Pietri, Arturo (1969). En busca del Nuevo Mundo. México: F.C.E., 1969.
  • Uslar Pietri, Arturo (1991). La creación del Nuevo Mundo. México: F.C.E., 1991.
  • Vasconcelos, José (1925). La raza cósmica, ("Prólogo" en Filosofía e identidad cultural en América Latina, Jorge Gracia e Iván Jaksic (comps.), Monte Avila, Caracas, 1988 y "Selección" en Antología latinoamericana del siglo XX, tomo I, Mario Contreras e Ignacio Sosa, comps. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1973).
  • Vasconcelos, José (1937). Bolivarismo y monroísmo. Santiago de Chile: Ercilla, 1937.
  • Véliz, Claudio (1996). "Persistencias culturales y preocupaciones innecesarias". Revista universitaria Nº 54, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago.
  • Vergara Jorge y Jorge Iván Vergara (1996). "La identidad cultural latinoamericana". Persona y sociedad, vol. X, Nº1, abril, Ilades, Universidad Alberto Hurtado, Santiago.
  • Villoro, Luis (1965). "De la función simbólica del mundo indígena". Fuentes de la cultura latinoamericana. Leopoldo Zea (comp.), tomo II. México: F.C.E, 1993.
  • Wagner, Peter (1994). Liberté et discipline. Les deux crisis de la modernité. París: Métailié, 1996.
  • Zea, Leopoldo (1977). "América Latina: largo viaje hacia sí misma". Fuentes de la cultura latinoamericana. L. Zea (comp.). México: F.C.E., 1993.

 

índice

siguiente

 

Hugo E. Biagini, Compilador. Arturo Ardao y Arturo Andrés Roig. Filósofos de la autenticidad. Jornada en homenaje a Arturo Andrés Roig y Arturo Ardao, patrocinada por el Corredor de las Ideas y celebrada en Buenos Aires, el 15 de junio de 2000. Edición digital de José Luis Gómez-Martínez y autorizada para Proyecto Ensayo Hispánico, Marzo 2001.
© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

 

Home Repertorio Antología Teoría y Crítica Cursos Enlaces