Repertorio de Ensayistas y Filósofos

Gabriel Restrepo Forero

 

"Historia doble de una profecía
Memoria sociológica, 1959-1986"
[1]

Me siento impulsado a emplear un tono anecdótico en esta intervención, a pesar de ser el único entre los expositores que no fue discípulo de Orlando Fals Borda. Acaso por lo mismo me vea inhibido ahora para juzgar con libertad sobre el contenido de su obra y prefiera referirme a algunos pasajes de la parábola vital del autor que tocan con la formación o deformaciones de este discípulo a distancia. Porque como sucedió a muchos colegas de mi generación, el conocimiento franco y directo del autor y de su obra fue precluido por el azar y por una enorme barrera de mitos y prejuicios y, aún más, de sentimientos adversos.

Ocurrió luego que aquello que veíamos pasar y consentíamos como ingenuo juego juvenil adquiría la dimensión de un auténtico rompecabezas. Porque mientras en las toldas universitarias fue acreditándose la leyenda según la cual Fals Borda era supuesto agente del imperialismo o del neocolonialismo cultural, desde los tronos se lo juzgaba como profeta del comunismo y de la subversión. Estigmatizado por unos y por otros, en un ejemplar caso de esquizofrenia del juicio común, el efecto ha sido minimizar una de las empresas intelectuales vitales más serias de nuestro medio, reconocida y valorada fuera del país.

Por muchas razones vale la pena ensayar el estudio de un asombroso proceso en el cual se distorsionaron al máximo la imagen y los papeles sociales de una persona, transformada de repente en agente doble y cruzado de fuerzas antagónicas en un exceso de inventiva y de suspicacia que envidiarían los escritores de novelas de espionaje. Puede ser éste un tema apasionante de la sociología del conocimiento. O de la sociología de la sociología. O revelador de tensiones y cambios sociales en la Colombia reciente.

Pero, ante todo, para mí, como para muchos compañeros de generación y de circunstancias, el asunto ha incitado a resolver uno de esos enigmas que suelen cruzarse en el camino de la vida, denso de interrogantes éticos.

Llegué a conocer en persona a Orlando Fals Borda sólo años más tarde, con motivo del Tercer Congreso Nacional de Sociología, en agosto de 1980. Como se recuerda, este evento académico representaba un verdadero ritual de restauración: era la prueba del porvenir de la reconstituida Asociación Colombiana de Sociología, cuyas labores habían expirado, como toda expresión pública de la profesión, en 1967.

Más de una década de diáspora y de silencio, tras la muerte de Camilo Torres Restrepo, corría el riesgo de prolongarse indefinidamente, de no mediar un tratamiento equilibrado de los potenciales conflictos que distanciaban a los sociólogos por diferencias de generación, de escuela, de región, de posición laboral, de estilo, de partido, facción o ideología.

Las evaluaciones eran inevitables. Y ninguna diplomacia podía eludir en ellas las polémicas menciones de la figura del líder, o –en sus términos–, del anti líder carismático. Fuerza de los hechos, en cualquier crónica de los breves lustros de sociología académica y profesional, el protagonismo de Orlando Fals Borda debía llenar la mayor parte, por acción o por reacción. Lo demás podría ser registrado como notable intención, o como insalvable impedimento.

Y como sucede con toda memoria viva, los balances comprometen subjetividades densas de pasiones, sentimientos y, a menudo, antipatías. La única manera de exorcizar estos ídolos consistía en retomar en la espiral de la memoria, con lógica y serenidad.

¿Cuando había ocurrido la fábrica de la leyenda? Exactamente, a partir de 1966. En ese entonces, yo había ingresado como estudiante al Departamento de Sociología de la Universidad Nacional, movido quizá como muchos por encontrar un sucedáneo a la misión o vocación religiosa que había naufragado en aquellos días conciliares, sucedáneo que tal vez veía encarnado en la figura de Camilo Torres Restrepo. Signos de los tiempos, también atraía hacia esa capilla secular la ambivalente curiosidad de hallar en ella lo que para muchos era sospechosa confluencia de católicos, librepensadores (acaso masones pensaba), con la silueta de un equívoco protestante, confluencia mediada por un común ideal de saber aplicado a la paz, a la justicia y a la reforma social.

Pero aquella ya había de ser imagen de otro tiempo, porque justamente en el momento de iniciación en la sociología, se había producido un quiebre que a la postre explicara con verosimilitud aproximada los delirios y padecimientos venideros de la historia política e intelectual Colombiana. Camilo Torres Restrepo había muerto con otra investidura el 15 de febrero, en combate de las guerrillas contra las Fuerzas Armadas. Luego, el 11 de abril el decano de la institución sociológica, Orlando Fals Borda, se despedía de la aterrada y disminuida comunidad.

En un viaje sin retorno a los claustros durante muchos lustros, Fals iniciaba una meditación y un viraje intelectual que luego desembocarían en un promisorio trabajo con las comunidades campesinas de la costa del Caribe colombiano.

Describir lo que sucedió en el resto de la década sobre aquel doble vacío, tomaría demasiado espacio. Baste decir que constelaciones de coincidencias mundiales y locales transformarían el campo universitario en una efervescente nave de locos –aunque aún con entreverados lúcidos razonamientos–, y casi en tierra de nadie, dispuesta al saco de izquierdas o derechas. Fueron tiempos de generaciones perdidas por deliberadas amputaciones intelectuales (recuérdese la influencia de la revolución cultural China). Tiempos de alzamientos estudiantiles. De los inicios de experiencias lúdicas y masivas con la droga. De la escalada de Guerra en Vietnam. De retorno de militarismos en América Latina. De movimientos de insurgencia y de contrainsurgencia. Del nadaísmo y del mefitismo. Del populismo de la papa y de la yuca. Del estropicio administrativo y directivo de la Universidad Pública. En aquel escenario que de prisa se vaciaba de una poca racionalidad frontera con la locura, la herencia sociológica –puesta en duda y delatada por muchos– corría el riesgo de extinguirse. Fue salvada con la frontera del plan de estudios, en 1969, bajo una directriz que a mi modo de ver era la única opción inteligente: un acento en la formación clásica, con un llamado a formar una sociología científica, nacional y política.

No es hora de ahondar en señalamientos sobre aciertos y límites de este proyecto, acaso disculpable en lo inacabado por las fallas directivas y administrativas y por el oprobioso atolondramiento de una universidad en declive de lustros.

Pero lo llanamente injusto de esta operación de típico salvamento –porque sin duda significó preservación intelectual y moral de muchos en un entorno decadente– fue el haberse instaurado como epopeya, con denuesto y mala interpretación de lo pasado. Sobre la etapa del Departamento y Facultad de Sociología liderada por Fals Borda entre 1959 y 1966 caía un manto de olvido y algo de anatema. Olvido amparado en la desaparición de los vestigios: porque todo aquello que había hecho gloria de la antigua Facultad –biblioteca, medios de cómputo, posgrado, publicaciones, centro de investigación– se había perdido de vista, más por un equívoco proceso de centralización y de integración de servicios, que por bulla universitaria o por interpuesta malicia.

En cualquier caso, la fundación de una nueva etapa de la sociología, sobre febles soportes materiales, institucionales y ambientales, fue muy desvirtuada con la tergiversación sobre la figura y obra de Fals Borda, convertido, por espuria regla de tres, en agente de penetración y de corrupción cultural. Y si bien es una típica época de ingeniería y de control social (para la muestra el plan Camelot) muchas suspicacias podían ser plausibles, era tan exagerado atribuir a Fals Borda poderes de demiurgo, como identificar toda tendencia empírica, o toda la sociología norteamericana, o cualquier sesgo hacia la investigación local o regional, con piezas de un proyecto neocolonial.

Ya en la decadente década del sesenta, la preservación de un etéreo clima "antifalsista" en el Departamento de Sociología, se explicaba por el fenómeno de segregamiento espacial. No habiendo lugar común para el diálogo, porque el territorio y la institución se consideraban propios y a la vez excluyentes, las imágenes sobre "el otro" o "lo otro" se autoperpetuaban como prejuicios arraigados por falta de interlocutor o contradicción. Además, ante las acusaciones, Orlando Fals Borda callaba indiferente, y lejano elegía estoico la confirmación del trabajo por la vía de los hechos.

Por mi parte, ya como neófito profesor en el nuevo espíritu de la academia sociológica desde 1970 me sentía asaltado por un sentimiento de vacuidad: solo veía sombras cuando en los debates o recuerdos de los claustros se aludía a una nefasta prehistoria sociológica. Era como luchar, en esa oscuridad de la década, con una figura caída, sin identidad ni voz, contra su estigma.

Pero al final del decenio el asombro daría pase a una auténtica angustia ética, con ocasión de los infames procesos de persecución política y de indiscriminada sindicación de intelectuales, no menos lacerantes porque fueran pálido reflejo de cuanto acontecía en el Sur.

¿Qué pensar? Bajo contrario signo, otros con poderes más vastos que el rumor, obraban con la misma lógica de anatema y exclusión, con odio manifiesto y por injusta causa. Hilvanaba así la aterradora conclusión de que acaso lo único que salvaba al intolerante de practicar con daño la intolerancia podía ser la carencia de medios materiales de coacción. Y en un sentido más positivo, podía confirmar que la tolerancia es una precaria y ardua conquista y disciplina del espíritu.

Como el personaje de una novela de Francisco Sánchez, Sala Capitular, comenzaba a comprender que "la vuelta al origen es más peligrosa que la aventura de un viaje a lo desconocido". Sin embargo, ese estremecedor retorno a las raíces era inapelable como lavatorio y como sabiduría hacia la dignidad y el decoro. Por fortuna, era una exploración de herencias y de tradiciones coincidente con la de Gonzalo Cataño y con la de quienes nos proponíamos un proyecto sociológico.

Era necesario contraponer al prejuicio una visión aproximada de lo que había ocurrido entre 1959 y 1966. Un cierto azar me había conducido a recuperar del padecimiento de la nada el archivo que encerraba la memoria de aquellos años. Sumido allí podía reconstruir fragmentos desconocidos de la prehistoria y de la historia de la sociología en Colombia, tránsito que se fechaba no en 1969, sino en 1959, y que se asociaba sin duda al protagonismo de Orlando Fals Borda.

Ya entonces muy distante de las resonancias ideológicas de los años sesentas, todavía sin embargo me sorprendía desconfiado del sentido del activismo de aquel protagonista, y contra mi voluntad buscaba ciertas evidencias que confirmaran los heredados prejuicios de un supuesto complot contra la soberanía nacional.

Lo que en los archivos se revelaba difería del predicado de los atavismos. Era incluso posible reconstruir la causa de las antipatías mediante una fórmula o figura: el síndrome del "destino del innovador extraño y extrañado". Síndrome que califica la resistencia social contra el líder carismático no protegido institucionalmente.

Los cambios introducidos acaso puedan ser finalmente asimilados, pero se sacrifica o se aísla a quien los alentó y encarnó, porque su otredad se hace socialmente insoportable.

La conducta de Orlando Fals Borda ha sido la típica del innovador, tanto en patrones intelectuales, como en dimensiones administrativas e institucionales. Su caso es el de una excepcional simbiosis de entusiasmo por la investigación y devoción por la práctica, apoyada en la capacidad de encarnar simultáneamente diversos papeles sociales que en otras personalidades serían excluyentes.

Pero lo que sería una conducta inequívoca y aceptada en una época estable o de cambios graduales y ordenados se prestaría a confusiones y a tergiversaciones en tiempos de irónicos cambios, como los sucedidos entre 1959 y 1966.

La fundación de la institución sociológica en los claustros de la Universidad Nacional había coincidido con una auspiciosa esperanza de cambio social en Colombia. Se creía en el renacimiento democrático con el ensayo de la inédita reforma nacional. Se estimaba posible extirpar a violencia mediante pactos políticos y cambios sociales. Se aseguraba el desarrollo gracias a la aplicación de sistemas de planeación penetrados de conocimiento económico, sociológico y técnico. A dos años de la revolución cubana, en 1961, la Alianza para el Progreso crearía la ilusión de una dinámica de saneamiento de la democracia: reforma agraria, crédito externo y modernización de las instituciones bastarían para detener en su fuente los potenciales conflictos.

Un lustro fue suficiente para desvanecer el optimismo. La reforma agraria languidecía ya en 1964, año en el cual resurgía también una nueva forma de violencia tras la invasión de Marquetalia y el Pato. El movimiento estudiantil, glorificado por su papel en el derrocamiento de la dictadura, pasaba a ser vilipendiado en las primeras confrontaciones universitarias, ocasionadas y enrarecidas a menudo por torpes manejos directivos. Fueron años en los cuales el mentado compromiso social de la iglesia entraba en contradicción. Años que registran el desplome de un serio proyecto cultural (la Revista Mito), desplome que dejaba como única herencia alternativa el nadaísmo o un sálvese quien pueda (opción mucho más inteligente).

En suma, a poco andar de gloriosos comienzos, el Frente Nacional se mostraba como un sistema ahogado por estrecheces económicas (crisis externa y fiscal), atrapado en sus deficientes políticas (reparto clientelista y excluyente del poder) y desbordado por la progresión de necesidades derivadas del crecimiento demográfico y de la migración urbana.

Incapaz de suscitar entusiasmo en los crecientes grupos de universitarios, profesionales e intelectuales, débil en sus fuentes de legitimación, extraño a las dimensiones modernas de la cultura, olvidado del aliento democrático, apelaba con recurrente frecuencia a soluciones de fuerza y en algunos casos a la Iglesia como soporte ideológico. A esto se sumaba el giro de la percepción de los asuntos de América Latina desde el Pentágono: los delirios reformistas de América Latina habían obrado como aprendiz de brujo. Sólo la convocatoria a los generales podría contener ilusiones desatadas sin control.

En poco tiempo se había producido tal polarización de fuerzas y tanto se habían trastocado las reglas de juego, que la identidad de los personajes en el escenario se confundía. Los innovadores y reformadores sociales, estimulados en un principio por un ambiente de proyectos, eran tildados ahora por unos de subversivos, por otros de conformistas. Signo de tragedia, sólo una muerte extrema, como la de Camilo Torres Restrepo, salvaba los equívocos. De resto un grupo considerable de intelectuales, que no aceptaría nunca el dilema de plegarse a un orden de fuerza o de rebelarse en armas, padeceríamos por muchos años de muerte civil y política, en limbos de reclusiones, de evocaciones y recreaciones, en donde cada quien alimentaría como mejor pudiera sus esperanzas y utopías para otros tiempos.

Es ésta quizás una plausible explicación del enclaustramiento de la academia de sociología, como también de tantos exilios interiores y exteriores. Al mismo tiempo, esta abrupta transfiguración del escenario hace posible comprender las desafortunadas tergiversaciones sobre la personalidad de Orlando Fals Borda, y arroja luz sobre el sentido de la meditación intelectual que emprendió en 1966, y aún más, sobre la visionaria misión con comunidades que se impuso en la década del sesenta y que culminaría en ese extraordinario y premonitorio universo de la Historia Doble de la Costa.

Que el equívoco se disuelve de esta manera, lo sustentaría una lectura simultánea o doble de las primeras obras y de las más recientes publicaciones de Orlando Fals Borda. Como el célebre personaje de Ulises de Joyce, éste podría decir: "Soy otro y si embargo el mismo" Entre Campesinos de los Andes y Retorno a la Tierra hay más continuidades de las que pensaría el lector, y más acaso de las que quisiera reconocer el autor.

Por supuesto, son convergentes los temas del campesino y de la tierra, examinados con semejante apasionamiento, descritos con tanta precisión y multilateralidad, diseccionados de modo sincrónico y diacrónico, aproximados con extraordinaria simpatía y empatía. Incluso la técnica de la devolución (aunque no sistemática) está ya anunciada en la lectura a los saucitas de apartes de los manuscritos, antes de su publicación.

Un epígrafe en el prefacio de Campesinos de los Andes revela lo esencial de las afinidades y diferencias entre uno y otro tramo de la vida. Es la admonición de Mardoqueo a Ester: "No pienses en tu alma que escaparás en el palacio… Porque si absolutamente callares en ese tiempo, respiro y libertación surgirán de otra parte… ¿Quién sabe si para esta hora te han hecho llegar?" (Ester, XV:14).

Por lo menos dos sentidos hallaba este texto en aquel contexto. El primero, no mentado por el autor, pero a mi ver más profundo que el manifiesto, contiene la advertencia de un espíritu, acaso religioso, al hombre de ciencia. Es el llamado a no extraviarse en los vericuetos del edificio del conocimiento, a no encerrarse en la torre de marfil en épocas de turbulencia que demandan juicio y responsabilidad social de poner el conocimiento al servicio de la justicia. Es el enunciado de una vocación irrenunciable que marca el destino y el sentido de la vida: "¿Quién sabe si para esta hora te han hecho llegar?"

En el diálogo entre el maestro ético y el discípulo académico, aquel compulsa a éste a una misión liberadora mediante el ejercicio de un saber virtuoso. Y ordena deponer el orgullo y la vanidad que suelen apoderarse de aquellos a quienes ha sido concedido el don del conocimiento. Y manda no olvidar jamás los orígenes y las raíces, a las que siempre se retorna.

En un segundo sentido, este sí explícito en el texto, es ya el científico social, penetrado de aquel verbo, quien advierte a la élite en el poder: la condición del campesino es injusta, y de no resolver mediante una reforma agraria el oprobioso divorcio del hombre con el fundamento común de su existencia, entonces "respiro y libertación surgirían de otra parte".

Sobre estas admoniciones, valgan algunos comentarios. Uno de los aspectos más contradictorios en los países de América Latina y del Caribe es la dimensión ambivalente del Estado. Lo es todo, pero también nada. Se impone sobre una irreconocible sociedad civil y sobre el pueblo, pero carece de presencia y efectividad, hasta el punto de ser percibido como despiadado límite de la libertad y de la creatividad. Llega a ser un fetiche, un ídolo de barro, que bien merece el irrespeto.

Aún así la ideología suele atribuir en veces al Estado una supuesta virtualidad como medio de aproximación a la justicia social. Ante esto, si bien la estirpe protestante y la formación anglosajona de Orlando Fals Borda podrían sugerirle cierta desconfianza frente al Estado (palabra apenas usada en inglés), el científico social apelaba a los enunciados ideológicos del gobierno y de la élite en el poder para aconsejarlos sobre un cambio de conducta, en favor de reformas sociales imperativas.

Al mismo tiempo, el hombre activo que no quería perderse en el laberinto de la biblioteca, ofrecía su capacidad de revelación científica a la causa de la justicia y el cambio social que un íntimo mandato religioso y ético predicaba.

Así, en la dinámica peculiar de su personalidad, Orlando representó por cerca de año y medio, desde 1959, diversos papeles sociales: fundador, profesor e investigador de la Facultad de Sociología y director del Ministerio de Agricultura, posición crucial por el diseño y aplicación de planes de rehabilitación en zonas de violencia, y por los preparativos técnicos de la futura reforma agraria. Era una encarnación in individuum del teorema de investigación –acción.

La doble atribución de oficios significaría desafío y sacrificios imponderables, dadas las limitaciones del medio universitario y la cada vez más enrarecida atmósfera nacional e internacional.

Por fortuna, en el frente universitario la labor podía ser más fecunda y promisoria, por la maravillosa confluencia de espíritus activos y afines con el Departamento de Sociología, pronto transformado en facultad. Ya he aludido a cierta analogía entre la academia secular y un concilio local de iglesias, de creencias y de nacionalidades, vinculadas por un mismo y digno ideal de paz y de reforma social.

Empero, la Universidad no era entonces más que una expresión geográfica en la que se yuxtaponían parcelas incoherentes de saber libresco y mal digerido, en dedicaciones parciales. De ahí que la empresa innovadora debía proyectarse con energía sobre este flaco ambiente, con todos los conflictos que esto acarrea. De todos modos, la actividad de publicaciones, de investigación, la extensión universitaria, la apertura a la nación y al mundo fueron rasgos sobresalientes y excepcionales.

La acción comunal, la extensión agrícola y la educación popular figurarían como centros de interés de la institución sociológica, entre muchos otros. la Facultad debía ser escuela de hombres y de sociólogos para el cambio social dirigido, educados en un ambiente interdisciplinario que pudiera dar cuenta, como en Campesinos de los Andes, de la complejidad de fenómenos como el agrario, atentos tanto a la práctica, como a la teoría, y bien asentados sobre estas realidades mestizas de nuestra América.

Sin más, podría decirse que la Facultad de Sociología marcó el sendero hacia la Universidad moderna que hoy ya se vislumbra, y que, con buena probabilidad, pagó con creces el precio de ser "innovadora extrañada". Cuando se integró a la facultad de Ciencias Humanas, el Departamento de Sociología fue quien más dio y quien menos recibió en una torpe fusión de mediocridades.

De otra parte, las tensiones con el medio nacional se hacían cada vez más hondas. El divorcio entre los enunciados y los hechos tornaba imposible los encuentros. Aquellas admoniciones habían pasado indiferentes en un diálogo de sordos.

Camilo Torres Restrepo y Orlando Fals Borda asistían al Consejo Técnico del INCORA. Allí se manifestaron ya los primeros conflictos por el alcance ilimitado que atribuían a la ejecución de la Reforma Agraria. Otro motivo de decepción lo constituía el rumbo de la acción comunal, transformada en mecanismo de intercambio de dádivas y de votos. Pero quizás un hecho crucial en la resolución de las incógnitas del destino, en particular para Camilo Torres Restrepo, fue el que se hubiera desechado la propuesta de una solución reformista y civil en el tratamiento del asunto de las llamadas "repúblicas independientes", solución que años antes se había ensayado con éxito en el Tolima, con la participación de los sociólogos.

No es necesario abundar en más detalles. Excluido por partida doble de la sala capitular de la Academia y de la ilusión sobre el reformismo del Estado, Orlando Fals Borda iniciaba en 1966 un ciclo de meditación. Ahora debía interrogarse sobre la naturaleza del Estado, del poder y de la violencia y sobre el sentido de la historia.

Como lo haríamos los académicos en el obligado y maltrecho refugio de la Universidad Nacional, estas reflexiones debían retornar a los maestros del pensamiento social y de la sociología: Maquiavelo, Hobbes, Marx, Sorel, Max Weber. Pero en el caso de Orlando esta introspección se nutría de una sustancia vital y vivida, padecida con desgarramiento, por sus aproximaciones a los campesinos y a la tierra, y por todos los desencuentros subsiguientes. Además, tocaba de cerca la crisis de los modelos de desarrollo de América Latina.

Este lustro de ensimismamiento (1966-1970) demarcaría las diferencias y discontinuidades entre la Historia Doble y Campesinos de los Andes.

En el cuarteto, el diálogo con la élite ha sido sustituido por un diálogo plural con los que antes eran anónimos informantes. Todo el método, es decir, todo el camino hacia la verdad, mediaba ahora la reconstrucción de este diálogo entre conocimiento y saber, diálogo como el más célebre de don Quijote y Sancho Panza, del que siempre se extraerán las enseñanzas y las creaciones humanas más auténticas.

Este diálogo (en su etimología, un logos construido entre varios hablantes) posee una virtud catártica y liberadora, como por lo demás la ha tenido esta forma de conocimiento desde Sócrates. Sólo que el diálogo perdió de hace mucho tiempo su fuerza como método de conocimiento, subsumido, salvo en el psicoanálisis, por la lógica de la investigación natural. En el cuarteto, por el contrario, el diálogo se trasforma en concierto de voces populares, a las que pocas veces se había concedido tan extraordinaria atención.

Cobra nuevo sentido la sentencia: "respiro y libertación surgirán de otra parte": en una tercera dimensión de la profecía que se cumple a sí misma. Si la élite no concede poder al pueblo, es necesario enseñarle a éste el camino para reclamarlo.

¿Qué queda entonces del “palacio”? La moraleja implícita en las trasmutaciones es de enseñanza tan antigua como la Biblia. La emancipación del hombre proviene de su propio espíritu, iluminado en lo más profundo. La redención de los campesinos jamás vendrá de éste o de cualquier otro palacio. Ha de ser su reclamo liberador, acaso solamente inducido, como en el arte mayéutica, por un dialogante sabiamente ético, y fundado en el íntimo reconocimiento de sus herencias, de su simbiosis con la naturaleza, de sus modos de sobrevivir y de rebelarse.

En mi personal interpretación de un texto como el Retorno a la Tierra, lo concibo también como el regreso a unas convicciones de raigambre cristiana y protestante –convicciones también presentes en religiones orientales–, que soy muy tentado a compartir: es la principal desconfianza contra la suerte de poder, no sólo del que se encarna en el Estado, sino contra cualquier poder que fácilmente se torna contra el hombre. De ahí, en el libro, ciertas conclusiones apologéticas sobre el pensamiento anarquista, que pueden confundir a más de un ingenuo.

Mirado en el reverso, el anarquismo postula el principio de oposición a todo poder establecido. Bakunin lo resumía a la perfección cuando declaraba que una vez conquistado el poder, encabezaría de nuevo la revuelta para destruirlo. Vista esta filosofía en el anverso, en una perspectiva más edificante y menos siniestra, confirma la vieja sentencia que dice que no hay ni podrá haber forma óptima o buena de gobierno, porque todas son intrínsecamente perversas y pervertibles, como producto que son de la caída y que, en consecuencia, lo más sensato es explorar las modalidades menos imperfectas, entre las cuales deben preferirse las que concedan salvaguardias y libertades para modificar aquellas que, formas de dominio al fin y al cabo, se aparten de un orden inspirado en la exploración del bien común.

Allí se enlaza el pensamiento anarquista con la tradición cristiana que desde Santo Tomás al célebre dignatario criollo masón y obispo (Juan Fernández de Sotomayor y Picón), pasando por Suárez y Vitoria, predica el derecho a rebelarse contra suma injusticia y tiranía. Anarquismo que ha tenido más influencia en Colombia de lo que se piensa, por ejemplo para instaurar una desconfianza acérrima contra todo poder central, desconfianza que han compartido conservadores, liberales y comunistas.

Hasta ahí algunas suscitaciones. Antes de poner fin a esta memoria, es bueno atisbar el futuro, nuestro futuro, amparados en esta herencia.

A breve término del milenio, ¿por qué no razonar soñando? Algunas luces de esperanza aparecen el horizonte de América Latina y de nuestro propio país: son luces que proceden del espíritu de libertad. Por nuestra parte, tenemos ya mucho dolor y sepultura, como para abonar sin odio nuevas tierras. ¿No podríamos decir, cada uno de nosotros, como en el verbo: "¿Quién sabe si para esta hora te han hecho llegar?".

 

BIBLIOGRAFÍA

  • ADSUN. “Informe sobre la Sección de Investigaciones Sociales del Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Humana”. Bogotá, Nov. 1966, 7 p, mecanografiado.

  • COMITÉ INTERAMERICANO DE DESARROLLO AGRÍCOLA. COLOMBIA. 1966. Tenencia de la Tierra y Desarrollo Socioeconómico del Sector Agropecuario. Washington. Oficina Panamericana.

  • CATAÑO, GONZALO (Comp.). 1987. Ciencia y Compromiso: en torno a la obra de Orlando Fals Borda. Bogotá, Asociación Colombiana de Sociología.

  • DEPARTAMENTO DE SOCIOLOGÍA. 1971, Estructura de Clases en Colombia: 1920-1970. Bogotá, Universidad Nacional, Departamento de Sociología, febrero, 156 p. (Serie cuadernos de Sociología, No. 5)

  • FALS BORDA, ORLANDO. “Discursos”. En: Archivo del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional.

  • FALS BORDA, ORLANDO. "Correspondencia con Lynn Smith". En: Archivos del Departamento de Sociología.

  • FALS B. ORLANDO. 1961. Campesinos de los Andes. Estudio Sociológico de Saucío. Bogotá, Universidad nacional, Facultad de Sociología y Ed. Iqueima, marzo, 340 P. (Serie Monografías Sociológicas, No. 7)

  • FALS BORDA, ORLANDO. “El problema de la autonomía científica y cultural en Colombia”. En: Eco (Bogotá) 21 (6): 600-627, 1970.

  • GALTUNG, JOHAN. “Después del proyecto Camelot”. En: Revista Mexicana de Sociología 30 (1), ene-mar., 1968.

  • GUTIÉRREZ DE PINEDA, VIRGINIA. La Familia en Colombia. Bogotá, Universidad Nacional, Facultad de Sociología y Ed. Iqueima, julio, 442 P. (Serie Monografías Latinoamericanas, No. 2), 1963

  • GUZMÁN, GERMÁN, FALS B. ORLANDO Y UMAÑA L. EDUARDO. La Violencia en Colombia. Bogotá, Universidad Nacional, Facultad de Sociología y Ed. Tercer Mundo, Julio 394 P. (Serie monografías Sociológicas, No. 12).

  • HAVENS, EUGENE Y OTROS. 1977. Metodología y desarrollo de las ciencias sociales; efectos del crecimiento dependiente sobre la estructura social colombiana. A Eugene Havens et. al. Traducción de O. Restrepo y G. Restrepo, Luis Germán Ribón, E. Peñalosa. Bogotá, Universidad de los Andes, 1977. 614 p.

  • HAVENS, EUGENE, MONTERO, L. Y ROMIEUX, M. 1965, Cereté: un Area de latifundio. Bogotá, Universidad Nacional, Facultad de Sociología, mayo,257 P.(Serie (Serie Informes Técnicos, No. 3).

  • HUNTINGTON, SAMUEL P. Political order in changing societies. New Haven, Yale University Press, 1968. 488 páginas.

  • JARAMILLO URIBE, JAIME 1977. La Personalidad histórica de Colombia y otros ensayos. Bogotá, Colcultura, 274 páginas.

  • JARAMILLO, JAIME EDUARDO. 1979. Polémica; "producción agraria y capitalismo". En: Revista Colombiana de Sociología (Bogotá) 1(1). Dic. 1979.

  • LIPMANN, Aron, 1966. El Empresario Bogotano. Bogotá, Universidad Nacional, Facultad de Sociología, y Editorial Tercer Mundo, Octubre, 190 P. (Serie Monografías Sociológicas, No. 22).

  • MAGNUSSON, WILLIAM LEE. Reform at the National University of Colombia; administrative strategy in Institution Building. Berkeley, University of California (tesis de doctorado), sep. 1970.

  • MANKELIUNAS. MATEO y RESTREPO, HORACIO.197361975. “Influencia de integración académica de la Universidad sobre el desarrollo del Departamento de Psicología” . Revista de Psicología (Bogotá) 18/20 (1/2): 7-15, 1973/1975.

  • MAYOR, ALBERTO, PEREZ, "HESPER EDUARDO, WEISS, ANITA. Metodología y Técnicas: su enseñanza en el Departamento de Sociología. Bogotá, Universidad Nacional, Departamento de Sociología, Sección de Metodología y Técnicas, abril, 12 P. (Serie Documentos de Sociología, No. 1), 1977

  • ARCINIEGAS, Germán. Memoria del Ministerio de Educación Nacional. Bogotá, Imprenta Nacional, 1946.

  • PARSONS, TALCOTT, 1979. Autobiografía intelectual. Traducción de Gabriel Restrepo. Bogotá, Editorial Tercer Mundo.

  • PARSONS, TALCOTT. 1949 . “The problem of Controled Institutional Change: An Essays in Applied Social Science”. En: Essays in Sociological Theory Pure and Applied. New York, Free Press, 1949 (Hay traducción española).

  • PARSONS, TALCOTT “Some Reflections on the institutional Framework of Economic Development” (1958). En: Structure and Process in Modern Societies. New York, Free Press, 1960.

  • PARSONS, TALCOTT. The American University. Cambridge, Harvard University Press, 1973

  • RESTREPO, GABRIEL, “Contexto, función y propuesta de los doctorados en una nueva estrategia de desarrollo del país y de la universidad". En: Cárdenas, Jorge Hernán (Editor): Doctorados: Reflexiones para la formulación de políticas en América Latina. Bogotá, Tercer Mundo, 1991, páginas 337 a 371.

  • RESTREPO, GABRIEL, " La Sociología de la Ciencia: una línea de investigación". En: Asociación Colombiana de Sociología. La Sociedad colombiana y la investigación sociológica. Memoria del IV Congreso Nacional de Sociología. Bogotá, editorial Guadalupe, sin año, pp. 273-283.

  • RESTREPO, GABRIEL, “Institucionalización de la investigación en la Universidad: análisis histórico". Ciencia, Tecnología y Desarrollo. Bogotá, enero a junio. Revista de COLCIENCIAS. Vol. 7, números 1 y 2, pp. 33-73, 1983.

  • SÁNCHEZ JIMÉNEZ, Francisco, Sala Capitular, Bogotá: Planeta Colombiana Editorial, 1984.

  • Studium (Bogotá) 2 (4/5); 125 (Ene-Sep. de 1958).

  • SUÁREZ NORMANDO y Equipo interdisciplinario de Villa Nueva, Guajira. Investigaciones regionales interdisciplinarias. 1979. “El alto valle del rio César” . En: Revista Colombiana de Sociología (Bogotá)1 (1). Dic. 1979

  • TORRES RESTREPO, CAMILO. 1970. Cristianismo y Revolución. Prólogo, selección y notas de Oscar Maldonado, Guitemie Oliviéri y Germán Zabala. México, Era.

  • UMAÑA LUNA, Eduardo y Neissa Rosas, Carlos. Recopilación de documentos sobre la actual crisis de la Universidad Nacional (mimeo), ago.1962. 34 pp.

  • USANDIZAGA, ELSA Y HAVENS, E. 1966, Tres barrios de invasión. Bogotá, Universidad Nacional, Facultad de Sociología y Tercer Mundo, mayo. 94 P. (Serie informes Técnicos, No. 5).

  • ZABALA, Jaime et. al. Manifiesto a la opinión pública. Bogotá, mimeo, dic. de 1965. 8pp.

  • ZSULC, TAD. 1967. Latin América. New York, Atheneum.

 

ARCHIVOS

  • Archivos de la Asociación Colombiana de Sociología

  • ADSUN Archivos del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia

  • Archivos de la Universidad Nacional de Colombia

  • Archivos Personales A – Z P

  • Diarios Personales

  • ADSUN, Rockefeller Foundation 1959/60, Jun.25 de 1959

  • ADSUN, Fals - Lynn Smith, diciembre 10, 1960

  • ADSUN, Fals - Lynn Smith. Octubre 30 de 1964

  • ADSUN, Discursos

  • ADSUN, Informe, 1966.

  • ADSUN, Fals – Rockefeller: Diciembre 10 de 1960).

 

Nota

[1] Se trata de la intervención en el seminario de homenaje de la Asociación Colombiana de Sociología a Orlando Fals Borda, realizado en mayo de 1986 en Barranquilla y editado en el libro de CATAÑO, GONZALO 1987, como homenaje a los cuatro tomos de Historia Doble de la Costa. Por entonces, quien esto escribe ocupaba el cargo de presidente de la Asociación Colombiana de Sociología, al tiempo que era Jefe de Unidad de Desarrollo Social en el Departamento Nacional de Planeación, ya en las postrimerías del gobierno de Belisario Betancur y en la víspera de la promulgación del acto legislativo número 1 de 1986, por el cual se instauró la elección popular de alcaldes, único signo – aunque importante– que quedaría de una voluntad de paz y de modernización política que naufragó por muchísimas causas. Debe advertirse que en Colombia, así como en América Latina la década – perdida en economía – significaba el retorno de la preocupación por la democracia, luego de regímenes militares y, en el caso de Colombia, de gobiernos amparados en fuertes regímenes de excepción.

 

Gabriel Restrepo Forero
Profesor Especial de la Facultad de Sociología
Universidad Nacional (Bogotá, Colombia)
Actualizado Junio de 2010

 

[Fuente: Capítulo IV del libro de Gabriel Restrepo Forero. Peregrinación en Pos de Omega. Sociología y Sociedad en Colombia. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 2002, 296 p.]

 

© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

PROYECTO ENSAYO HISPÁNICO
Home / Inicio   |    Repertorio    |    Antología    |    Crítica    |    Cursos