Repertorio de Ensayistas y Filósofos

Leopoldo Zea

 

El pensamiento latinoamericano

PRÓLOGO A LA TERCERA EDICIÓN

El meollo de este libro es el que, bajo el título de Dos etapas del pensamiento en Hispanoamérica, se publicó en 1949. En 1965 apareció la segunda edición, ya bajo el título de El pensamiento latinoamericano, ampliada con dos capítulos en la Introducción, la inclusión del pensamiento brasileño y un Epílogo, con dos capítulos en los que se exponían ya las expresiones del pensamiento latinoamericano de la primera mitad de nuestro siglo xx. En esta nueva edición se agregan ahora, al Epílogo (que se transforma en una Tercera Parte), tres amplios capítulos en los que se expone el pensamiento latinoamericano expreso hasta nuestros días. Ya no serían dos etapas, sino tres, del pensamiento o filosofía latinoamericanos, incluyendo el pensamiento brasileño y el que se ha expresado en las Antillas francesas en forma ejemplar con Aimé Cesaire y Frantz Fanon. No se trata de una exposición exhaustiva de este pensamiento. Como se verá, a lo largo del libro se expone a través de algunos de sus representantes, en mi opinión los más destacados y los que mejor expresan una línea de desarrollo de nuestra historia, la historia de la América Latina.

José Gaos, al comentar la primera edición de este libro, Dos etapas del pensamiento latinoamericano, señalaba lo que consideraba la principal aportación del mismo, el ser una interpretación de la historia de la América Latina a través de su pensamiento. “Por eso es distintivo de este su libro —escribía—, aunque ciertamente no sin un notable antecedente en los suyos anteriores sobre el positivismo en México, el dominio a que ha llegado en la composición, incluyendo su rico material en cuadros a la vez tan ordenados y dinámicos, que permiten apresar el vasto y diversificado proceso histórico que es su tema como una marcha dotada de un sentido unitario, que es decir también de una significación instructiva [...] Si éste ha podido encuadrar como lo hace su material, es porque lo ve desde la altura de una nueva filosofía de la historia de Hispanoamérica que se adelanta muy explícitamente en la Introducción y que es prueba excelente del cambio y la etapa mentados [...] En vez de deshacerse del pasado, practicar con él una Aufhebung, palabra empleada por usted mismo en coyuntura de este sentido, en la acepción de Hegel [...] y en vez de rehacerse según un presente extraño, rehacerse según el pasado y presente más propios con vistas al más propio futuro. ¿No es ésta la que ya se puede llamar la filosofía toda de usted y de sus compañeros de generación, y de las generaciones aún más recientes, especialmente de los jóvenes que son sus colaboradores? El sentido unitario y la significación instructiva del proceso histórico que es tema de su libro serían lo más valioso de éste, si no lo fuera lo que los hace posibles, la nueva filosofía a que acabo de aludir. Este su libro de usted quedaría prendido, inestablemente, de su Introducción, si usted, suficientemente preparado y maduro ya para ello, no procediese a desarrollar la interpretación filosófico-histórica adelantada en ella, a llevar por su parte a plenitud la nueva filosofía iniciada” (Gaos, 1950: 158-161).

Es dentro de esta misma línea de interpretación filosófica de la historia de nuestra América que ha sido ampliado este libro. Las dos etapas del primero se complementan con una tercera, la propia de nuestros días, la que se inicia con el siglo, en el pensamiento de un José Martí, José Enrique Rodó, José Vasconcelos, Antonio Caso y otros muchos hasta llegar a la preocupación última de nuestros días, el de una filosofía de liberación que ponga fin a situaciones de dependencia a través de la cual se ha ido expresando el pensamiento latinoamericano. La primera etapa de este pensamiento, el de los románticos, el de los negadores del pasado histórico como expresión de la dominación ibera, el de los “emancipadores mentales”, dispuestos a arrancarse el pasado y a imponerse el modelo de un futuro que, por ser extraño, se transformará en nueva yuxtaposición dominante. La segunda etapa, la de los constructores del nuevo orden, inspirados en el positivismo, buscando hacer de sus pueblos copias, desgraciadamente sólo copias, de formas de un orden extraño a nuestra realidad. La tercera etapa, la que ahora agregamos a esta historia, la historia contemporánea de nuestro pensamiento, viene a ser la antítesis del pensamiento filosófico del siglo xix. Un pensamiento consciente de los errores cometidos por sus antecesores tratando de realizar algo extraño a lo que debería ser potenciado, la propia realidad.

Conciencia de esta realidad en sus múltiples expresiones. Conciencia de las yuxtaposiciones impuestas a esta realidad en relación con las diversas formas de dependencia impuestas, ayer por el mundo ibérico, ahora por el mundo llamado occidental. Búsqueda de la identidad del hombre de esta América, a partir de la cual podrá exigir el reconocimiento de su humanidad y el de su participación en el hacer de una historia que debe ser de todos los hombres. Preocupación que alienta este pensamiento, lo mismo en el Altiplano mexicano y andino, como en la Patagonia, las llanuras de la Gran Colombia y las Antillas, puente entre África y el resto del Tercer Mundo. Empeño en la elaboración de una filosofía de la liberación que destruya formas de dominación propias de las filosofías hasta ayer importadas.

Tal es el pensamiento filosófico aquí expuesto, como expresión de una historia que viene a ser característica de pueblos largamente sometidos a diversas formas de dependencia. De esta misma dependencia, pero al nivel del pensamiento político, hablo ya en mi libro Dialéctica de la conciencia americana, a partir de la conciencia nacionalista y antiimperialista que surge en los pueblos latinoamericanos ante el impacto de un nuevo y poderoso imperialismo que aparece con nuestro siglo xx. Ahora bien, expresión de esta misma conciencia será el pensamiento filosófico latinoamericano de este mismo siglo xx, el que ahora agregamos a esta historia. Porque si bien el pensamiento político del siglo xx se empeñará en la búsqueda de soluciones que pongan fin a la dependencia, el subdesarrollo y el neocolonialismo, el pensamiento filosófico, como podrá verse, enfrentará a su vez el problema de la enajenación de la conciencia que han venido sufriendo los pueblos latinoamericanos a través de las diversas etapas de su historia, para tratar de ponerle fin. Enajenación sobre la que han descansado y descansan las diversas formas de dependencia política, social y económica. En la exposición de este pensamiento, el que va a caracterizar al del siglo xx, el autor toma por razones obvias una actitud más crítica y beligerante por el mismo afán de la desajenación de nuestra conciencia. Tal es nuestra historia, la historia de nuestra conciencia, la historia de los pueblos de la América Latina, que está resultando ser, también, la historia de otros muchos pueblos del planeta en situación semejante a la de los latinoamericanos. Una historia cuyo secreto está en lo que estos pueblos han ido buscando y haciendo consciente en el pasado y que, acaso, esta misma conciencia en el presente, les permita encontrar y realizar.

Para terminar este breve prefacio, quiero hacer expresa mi gratitud a la Editorial Ariel, que publica esta nueva edición de mi libro. Ahora este libro podrá llegar a otros muchos lectores, diversos de los que con anterioridad se interesaron en él. Para mí es una forma de ampliar las posibilidades de esta nuestra conciencia en su afán por identificar su propia personalidad y, a pesar de ella, seguir practicando una acción al servicio del hombre que debe ser, también, propia de todos los hombres.

Leopoldo Zea
Chimalistac, México, D. F., julio de 1974.

 

 

© Leopoldo Zea. El pensamiento latinoamericano.  Edición a cargo de Liliana Jiménez Ramírez, con la colaboración de Martha Patricia Reveles Arenas y Carlos Alberto Martínez López, Diciembre 2003. La edición digital se basa en la tercera edición del libro (Barcelona: Ariel, 1976) y fue autorizada por el autor para Proyecto Ensayo Hispánico y preparada por José Luis Gómez-Martínez. Se publica únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines deberá obtener los permisos correspondientes.

PROYECTO ENSAYO HISPÁNICO
Home / Inicio   |    Repertorio    |    Antología    |    Crítica    |    Cursos