Leopoldo Zea
 
 
TEXTOS

 

Texto 28

[Zea problematiza constantemente en sus obras el concepto de humanidad y libertad que, según él, identifican lo más fecundo del pensamiento occidental. Este texto de 1969 expresa con claridad una posición que va a ser fundamental en la articulación de un discurso de la liberación.]

"El Occidente ha hecho expresa una filosofía que por sus metas se presenta como universal. Una filosofía que habla y actúa en nombre del Hombre, en nombre de la Humanidad. Claro es que este Hombre parece no tener otra encarnación que la del que la enarbola. Pero al enarbolarla hace, también, posible la conciencia que de su propia humanidad tomarán otros hombres, aquellos que son objeto de apropiación del supuesto Hombre. El conquistado y dominado encuentra su humanidad sintiendo y resistiendo la humanidad expansiva del conquistador y dominador. En este sentido, la cultura occidental y, con la cultura, la filosofía occidental, han dado a los dominados conciencia de su humanidad [. . .].

["La occidentalización del mundo entero es un hecho, independientemente de que sean los occidentales mismos los últimos en enterarse de que sus creaciones son ya bienes universales y de que sus valores son ya propiedad del mundo que con su expansión han originado", p. 51.]

"Latinoamericanos, asiáticos y africanos hablan, no como ecos, no como reflejos de ajenas vidas, sino a nombre propio, reclamando al Occidente los valores que su filosofía ha presentado como universales. Esto es, hace de esa filosofía, al asumirla y hacerla propia, una auténtica filosofía universal, del Hombre y para el hombre, concediendo esta calidad a todo hombre. No se acepta la interpretación occidental de que existan Hombres y sub-Hombres, no se acepta la Humanidad y la infrahumanidad. Y para reclamar todo esto se enarbolan las ideas que esa filosofía ha originado haciendo de ellas algo propio" (La filosofía americana como filosofía sin más, pp. 49-50).

 

Home Repertorio Antología Teoría y Crítica Cursos Enlaces