Benito Pérez Galdós

 

"Presentación"

Con justicia pasa a formar parte de esta galería de pensadores, españoles y universales, nuestro novelista canario, Benito Pérez Galdós, con quien la historia no ha sido siempre justa, ni en el juicio que su figura debiera merecer ni menos aún en la difusión rigurosa de su obra pues aún nos encontramos lejos de contar con la edición de unas obras que se aproximen a completas. Con seis Congresos Internacionales ya celebrados, una sociedad mundial de galdosistas y una revista -Anales Galdosianos-; con decenas de números monográficos y centenares de libros y artículos dedicados a él, la figura de Galdós ha recorrido todas las vicisitudes que históricamente pueden recordarse: reconocido por las clases populares como nos recordaba Beltrán de Heredia al hacer la crónica de su entierro y, sin embargo, mirado de reojo por bastantes intelectuales que han hecho con él su particular ajuste de cuentas con la historia de España; olvidado y entronizado, Galdós "el garbancero" y don Benito Pérez Galdós, respetado... Amigo de Pereda y Menéndez Pelayo como ha publicado recientemente Francisco Pérez Gutiérrez en su biografía sobre Marañón; compañero de viaje político de Pablo Iglesias en su vejez, reconocido en privado por los noventayochistas para ser criticado en público como ha documentado Rodolfo Cardona... El propio Ortega tuvo la sensibilidad de escribir con justeza el día de su muerte, pero no podía quitarse de la mente que Galdós era un hombre del siglo XIX.

Posteriormente, ha sido el furioso anticlerical para la España tradicional y un paleorrealista para las vanguardias y progresía en general. Sin embargo, hasta bien entrada la década de los setenta sucedía lo que ya "Clarín" denunciara a propósito precisamente de Galdós un siglo antes: "Enfrascado en la lectura de filósofos y poetas alemanes, me parecían entonces poca cosa muchos de mis contemporáneos españoles... a quienes no leía". Han sido unos pocos hispanistas ilustres: Rodolfo Cardona, Juan López Morillas, José Montesinos, Joaquín Casalduero, William Shoemaker con el gran bibliógrafo Hensley Woodbridge en Estados Unidos; Jean François Botrel, Yvan Lissorgues y Josette Blanquat en Francia; y en España estudiosos como Ricardo Gullón, Francisco Ynduráin, Rodríguez Puértolas, Francisco Pérez Gutiérrez, Laureano Bonet o José María Jover quienes comenzaron a "leerle" y nos han permitido, a través de los múltiples estudios sectoriales, llegar al meollo de la cuestión: precisar cuál es su valor y su significado histórico como novelista. Más aún, si se quiere, llegar a saber por qué la novela se erigió como literatura y como arte emergente en torno a la Revolución Septembrina para consolidarse en las primeras décadas de la Restauración borbónica.

José Luis Mora García
Universidad Autónoma de Madrid
 

índice

siguiente

 
© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.
 

 

Home Repertorio Antología Teoría y Crítica Cursos Enlaces