María Zambrano y Alfonso Reyes
Correspondencia

 

Morelia, 15 de abril 1939[1]

 

Sr. Don Alfonso Reyes

Mi distinguido y buen amigo:

Acabo de ver en el periódico “El Nacional”, la gratísima noticia de que ha sido Ud. nombrado Presidente de la “Casa de España”- Iba a decirle que le felicito, pero la verdad es que me felicito a mí misma antes que nada, como miembro de la Casa de España y aún como española. Su nombre me es desde tantos años familiar y próximo a las cosas que me han interesado siempre, que aunque el trato personal sea reciente, me lo hacen tener por un amigo antiguo.

Aquí me tiene en Morelia, ciudad preciosísima llena de luz y de silencio. Me afano en cumplir bien con las clases de Filosofía; hay algunos muchachos muy ávidos de saber y entusiastas. Tengo dos clases diarias, pues explico Psicología, Sociología e Introducción a la Filosofía dentro de la cual he  defendido[2] Lógica, Ética y Doctrinas Filosóficas. El mismo trabajo me fortifica y conforta y ya he tomado contacto con mis “papeles” que traje de España. Entre ellos vienen temas sobre “pensamiento español” que quiero ordenar para las conferencias que dé en Méjico por la Casa de España.

Tuve carta de mi familia en la que me dicen que después de mi salida de París llegaron dos cartas de Maruja Mallo muy animosas y llenas de cariño, ofreciéndome no sé cuántas cosas. Dicen que me hablaban de Ud.

Con mucho afecto le saluda su amiga muy sincera

María Zambrano

 

Notas

[1]  La carta es manuscrita en su totalidad.

[2] Notará el lector la discrepancia con el manuscrito pues también puede leerse “referido” y “aprendidos”, preferimos la señalada en el texto por ser más acorde a lo que se dice en general.

 

© José Luis Gómez-Martínez
Nota: Esta versión electrónica se provee únicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines, deberá obtener los permisos que en cada caso correspondan.

 

Home Repertorio Antología Teoría y Crítica Cursos Enlaces